ÉPALE256-RECONSTITUYÉNDONOS

CUANDO EN MEDIO DE LA LUCHA DIARIA HAY MESCOLANZAS, NO HAY NADA DE QUÉ AVERGONZARSE: ESTA CORTA HISTORIA —QUE PICA, REPICA, SE EXTIENDE, SE EXPANDE Y UN MONTÓN DE COSAS MÁS— APENAS ESTÁ COMENZANDO

POR CLODOVALDO HERNÁNDEZ • CLODOHER@YAHOO.COM / FOTOGRAFÍAS MOISÉS SAYET

La semana 16 trajo a la ANC una mezcla de sentimiento vinculado al futuro, la esperanza y otro relacionado con el pasado: la nostalgia; a propósito de la participación de un grupo de líderes estudiantiles en una de las sesiones plenarias. Las chicas y los chicos llegaron al Palacio Federal Legislativo a la cabeza de una bullanguera multitud de liceístas.

En el acto especial, la directiva de la Federación de Estudiantes de Educación Media prestó juramento ante la ANC, en otro emotivo momento de esta corta historia que comenzó en agosto.

ÉPALE256-RECONSTITUYÉNDONOS 1

Julio Escalona, esperanzado y nostálgico

Los constituyentes se animaron con esta oportunidad de observar de cerca el semillero de cuadros políticos con el que cuenta la Revolución. Los de la generación intermedia comentaron que es un síntoma muy esperanzador, porque construir un movimiento estudiantil sólido ha sido, hasta ahora, una tarea incompleta para el chavismo.

Los más emocionados con la presencia de los chamos fueron los constituyentes adultos mayores, entre quienes hay varios que comenzaron sus luchas en la etapa liceísta, en tiempos de dictadura propiamente dicha o de aquella democracia que disparaba antes de averiguar.

El más reciente intento de la derecha por tomar el poder a través de la violencia duró cuatro meses. La Asamblea Nacional Constituyente está arribando también a esa cantidad de tiempo. En total son ocho meses en los que se ha concentrado la historia de 2017, un año de antología.

En los cuatro meses de violencia se gestaron los cuatro meses de Constituyente. Los cuatro meses de la iniciativa opositora ha implicado la debacle de una coalición política que apenas un año antes le había ganado por nocaut al chavismo, por primera vez en casi 17 años.

PARA SER MÁS JUSTOS CON RESPECTO A LO OCURRIDO: EN TIEMPOS DE PAZ SE HA INTENSIFICADO LA AGRESIÓN DE LOS PRECIOS, DE LA ESPECULACIÓN CAMBIARIA Y EL CERCO INTERNACIONAL

_

El factor común en estos ocho meses (y en los tres primeros del año, y en los años anteriores) es la guerra económica. Esta floreció en tiempos de violencia, como complemento del clima de inestabilidad y perturbación en las calles, y ha seguido en tiempos de paz. Para ser más justos con respecto a lo ocurrido: en tiempos de paz se ha intensificado la agresión de los precios, de la especulación cambiaria y el cerco internacional.

Una oposición que solo puede actuar en el exterior.

Claro que todo proceso pasa por unas etapas de efervescencia y otras de ralentización y estancamiento.

LA MALA COSTUMBRE

Los llamados poderes fácticos están empeñados en demostrar que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) puede lograr éxitos políticos, pero no económicos. Por eso es que en la semana en la que se aprobó la Ley Constitucional de Precios Acordados no hubo manera de comprar carne ni pollo (a ningún precio), un pote de mayonesa llegó a costar 60.000 bolívares y el cartón de huevos traspasó los 100.000. ¿Habrá una manera más clara de decir que esos poderes reales y concretos del capitalismo pretenden estar por encima de la soberanísima y plenipotenciaria ANC?

La pugna entre dos modelos económicos (que implican dos formas de estar en el mundo) se da en el día a día: el socialismo tiene la ANC, pero el capitalismo tiene el aparataje económico-financiero.

Bueno, la pelea es peleando. Los constituyentes dicen que, obviamente, su sola aprobación no iba a frenar los precios y que la gente debe tener paciencia para que el efecto de la nueva legislación de sienta. También afirman que la normativa surtirá efectos si el pueblo en general se dispone a aplicarla. No está fácil para el pueblo aguantar más ni tampoco participar en la aplicación de la Ley, pues la estructura que mantiene en vigor la delirante escalada de precios está determinada a causar el mayor daño posible y compromete a mucha gente, desde los altos niveles empresariales y de funcionarios civiles y militares hasta hombres y mujeres comunes y corrientes, quienes se han acostumbrado a vivir de la especulación.

ÉPALE 256

Artículos Relacionados