ÉPALE121-YANIRA ALBORNOZ

POR GUSTAVO MÉRIDA /FOTOGRAFÍA ENRIQUE HERNÁNDEZ

YANIRA ALBORNOZ, DIRECTORA DE HOY VENEZUELA  (WWW.HOYVENEZUELA.INFO) PROPONE NUEVOS CÓDIGOS DISCURSIVOS PARA HACER LO QUE HAY QUE HACER: ESCRIBIR Y LUCHAR, LUCHAR, LUCHAR

 epaleccsN121_220315_18-20.indd“Lo primero que hay que hacer es quitarle al periodismo ese sesgo pequeñoburgués que tiene, que dice que los medios estamos por encima de todo, que son algo supranacional, esa cuestión de que ‘los medios observan la sociedad’. Eso no es así, esa es la visión burguesa del periodismo. Hay que superar esa visión de que están fuera de la crisis, que no forman parte de ella. Los medios forman parte de la crisis. No pueden abstraerse y ver todo desde allí. Los procesos sociales no son así, la neutralidad no existe. Es desde la crisis que hay que pensar en hacer periodismo y comunicación. Mientras pensemos que el periodismo es neutral estamos fregaos. Cuando hablan de ‘justos y balanceados’ están mintiendo, tienes que develar tu posición, tienes que decir: ‘Estoy haciendo periodismo desde acá, y desde acá creo que este periodismo va a contribuir a solventar esta situación’”.

Entonces, lo vi claro: O a escoñetarla más. Yanira Albornoz me dijo todo eso en los jardines del Museo de Ciencias, y todo eso lo dijo luego de preguntarle qué podían hacer los periodistas en este contexto en el que el presidente de EEUU nos amenaza al decir que nosotros los amenazamos, y toda esa pregunta la hicimos luego de ver a Jordán Rodríguez preguntarle algo similar a Luis Bilbao en el programa matutino de VTV “El Desayuno”, en el que no dan desayuno sino café, y que este no respondió porque no le dio tiempo, por el tiempo en televisión.

Amenazas, traiciones, muertes. Guerra. Drones. Obama… Cuando la conversación cogió ese rumbo, decidimos mejor adentrarnos en la Filven ya que estábamos cerca del pabellón infantil, en la Plaza de los Museos, y los carajitos no se merecen eso. Frente al stand de Puerto Rico, Enrique, el fotógrafo, se acuesta en el suelo para hacerle un contrapicado a la entrevistada y un señor lector, supongo, le hace un picado a él. Antes de eso, tomamos café. La gente andaba contenta, tanto, que por los pelos se puede traer, sin que duela mucho, que parecía, por la alegría, estar (salvo en la Plaza de los Museos) gente sobre gente haciendo más gente. O, sin ir tan lejos, gente caminando por un sendero en la montaña. Gente que se encontraba con gente y con la alegría genuina al mismo tiempo. Y eso siempre es grato verlo, vivirlo.

NUNCA LA REGIÓN LATINOAMERICANA ESTUVO TAN BIEN PARADA COMO AHORA ANTE EL IMPERIO. POR TANTO, SÍ, SOMOS UNA AMENAZA “INUSUAL Y EXTRAORDINARIA”

Yanira habla de paradigmas positivistas, de periodistas como Kapuscinsky, de ética y de buena fe. Quizá (solo ‘quizá’: denme el beneficio de la duda) me vio perdido y me ayudó, preguntándose y respondiéndose: “¿Por qué de buena fe? Porque a veces tú te das cuenta de que hay medios que cuando hablan de un problema específico, ponte tú, la inseguridad, no lo hacen con el fin de que ese problema se solucione, lo hacen con el fin de que ese problema se agudice, y eso lo hacen los medios que se han convertido en actores políticos que son prácticamente todos”. Como dicen por allí: ¿Así, o más claro?

Hice una pregunta tan mala y enredada que es mejor colocar solo la respuesta:

—Yo sí creo que somos una amenaza inusual y extraordinaria para el imperio yanqui. Países de la región, como Ecuador y Bolivia, ya tienen los ojos abiertos. Nunca la región latinoamericana estuvo tan bien parada como ahora ante el imperio. Por tanto, sí, somos una amenaza “inusual y extraordinaria”. La cuestión imperial tiene que ver con la capacidad que tienen ellos de hacer daño, desde el punto de vista de hacer chillar las economías, desde el punto de vista comunicacional, desde el punto de vista armamentista. Hay que hacer un medio recorrido por todos los países que han invadido y aplicado la misma estrategia, porque, como dice el presidente Daniel Ortega, “el mundo cambia y el yanqui no cambia”.

Hice otra peor.

—Los que nos informan siempre están diciendo medias verdades; siempre hay una parte que no te dicen, que ocultan por un interés particular. El medio no va a hacer nada, ni presentar otra arista con soluciones porque ya se convirtió en un actor político y no en un agente de transformación social.

Una más, la última.

—Eso no es trabajo de un día, es un trabajo largo. Los grandes cronistas, como Kapuscinsky —de quien te he estado hablando—, que se fueron a la guerra, ¿cuál fue su aporte? Ver una realidad que era atroz y hacerla conocer. Te estoy hablando de una época en que no había tanta tecnología como ahora. ¿De parte de quién se ponía? Del que no tiene voz, del que no tiene poder, del que está oprimido, vejado. ¡De esa parte es de quien te tienes que poner! Por eso yo no entiendo cómo es posible que haya gente que se ponga de parte de Obama. ¿Emergencia nacional? Cuando oí la noticia por primera vez pensé: “¿Será que Obama se atrevió a declarar una ‘emergencia nacional’ aquí desde allá? ¿De qué está hablando este loco?”.

Yanira, como buena investigadora, se volvió casi una experta en “declaratorias de emergencia nacional” en el país norteamericano. Me cuenta que en todas se usa la frase “inusual y extraordinaria”. Caminando por la Feria del Libro ella se detiene a ver zarcillos en compañía de una amiga, se encuentra gente, la saludan, la felicitan: acaba de cumplir años. “Esa muchacha que saludé era periodista y ahora es artesana. ¿Ves? De eso también habla el presidente Maduro cuando dice trabajar y luchar. Ese señor artesano hace unos zarcillos con un significado que él inventó y cuando lo hizo se le triplicaron las ventas. ¿Qué es lo que tenemos que hacer como comunicadores desde la trinchera en que estemos?: construir un discurso propio. La lucha es hacia allá. El discurso del capitalismo, por ejemplo. Nos lo clavan: bombas inteligentes, guerra amiga, daños colaterales. Nosotros, que estamos del lado de los que nunca tuvieron voz tenemos que crear nuestro propio discurso, nuestras propias representaciones. Usamos palabras y formatos prestados”.

—HÁBLAME DE “HOY VENEZUELA”

—“Hoy Venezuela” es un portal nuevecito, muy joven, apenas tenemos cuatro meses y nos inscribimos en esa lucha; no solamente informar lo noticioso sino también crear un discurso emancipador, propio, darle voz, aunque suene trillado, a los que no la tienen. Un discurso diverso que se desmarque del capital, buscar otros formatos, otras maneras, otras estéticas. Nos gustan mucho las infografías interactivas, estamos tratando de desarrollar esa parte. La gente puede descargar libros: queremos que le agarren amor a la lectura.

Quería terminar contando que Yanira compró un zarcillo, y que compra libros “que jode”, pero antes de finalizar la entrevista, y hablando acerca del punto de encuentro que es la Filven, me dijo: “La realidad se construye en la interacción social comunicativa, y eso es lo que debe guiar nuestras prácticas. Por eso es tan importante construir un discurso revolucionario. Y luchar, luchar, luchar”.

ÉPALE 246

Artículos Relacionados