Heizel Patiño, sagrada mujer

Hacer y que lo creado tenga funcionalidad es lo que describe a esta creadora que encontró en la confección espacio y oficio para lograr su autonomía e independencia

Por Ketsy Medina Sifontes@Ketsycarola / Fotografías Heizel Patiño

Heizel Patiño se describe a sí misma como una mujer inquieta y hacedora a la que le gusta de crear con las manos; dice que es curiosa, apasionada e indagadora, una alma noble que siente la necesidad de que su oficio, la costura, sirva para facilitar y mejorar la vida de las personas.

Aún cuando insistió en que no necesariamente como se describe una termina siendo en realidad, todo cuanto dice Patiño es cierto. Desde su taller hace magia con las manos al combinar telas, texturas, flores y colores para confeccionar piezas que se vuelven especiales para las mujeres que las utilizan.

Heizel es una mujer dulce y sencilla que goza de un espíritu autónomo que le permitió vencer el miedo de dejar los salarios fijos para convertirse en dueñas de su tiempo. Durante el inicio de la cuarentena por la pandemia global fue una de las que elaboró tapabocas para obsequiar en la calle.

—¿Qué es para ti una mujer creadora?

—Tanto mujeres como hombres tenemos la capacidad de crear, sin embargo, una mujer creadora le imprime sensibilidad y hermosura a este proceso; una mujer creadora debe ser fuerte porque en este camino te topas con personas que te harán dudar, una mujer creadora debe creer en sí misma con convicción férrea. Ser una mujer creadora no es algo que ocurra espontáneamente o que esté desprovisto de planificación y rigurosidad, al contrario, por tratarse de una actividad creativa que depende sólo de ti requiere mayor disciplina para alcanzar los objetivos que te has planteado, si esto no es así se queda todo en sueños, por eso es que a la planificación hay que darle mucha importancia.

—Como mujer creadora ¿a qué miedos te has enfrentado y cómo los has superado?

—El miedo que ronda siempre es el miedo a fracasar, a no lograr el sustento necesario para vivir; creo que la mayoría de los creadores y creadoras deben sentirlo porque no es un camino seguro, más bien es un camino bastante incierto, se va construyendo de a poco y depende sólo de ti, no tienes a nadie que te obligue o dirija, una es quien debe imponer su propia disciplina. El ánimo está implicado en todo esto, tendemos a bajar la guardia cuando los ánimos decaen, esto hace más inestable el camino, entonces pienso que es importante tener presente que mantener la constancia como mecanismo para avanzar es importante, también es necesario dar un paso a la vez para evitar agobiarse con los miedos, dominar la mente y, aunque las energías no estén en su mejor momento, seguir empujando para que cuando tengamos mejores ánimos podamos meterle chola al proyecto y así avanzar kilómetros.

Para conocer el trabajo de Heizel sigue su cuenta en Intagram @ropasagrada

—¿Cuáles mujeres te han inspirado en la vida?

—Tengo una anécdota que me gustaría compartir, un día le contaba a mi hija un cuento sobre mujeres maravillosas del mundo y ella me preguntó por qué no habían venezolanas en el libro, a partir de allí quise escribir cuentos de mujeres venezolanas, así que le escribí a varias conocidas y terminamos siendo casi cincuenta mujeres haciendo cuentos e ilustraciones que, junto a Zoralys Alba y Alejandra Herrera, estamos editando y diagramando. Les quise contar esto porque existen muchas historias de mujeres que inspiran y que pudieran, a través de su experiencia personal, facilitarnos el camino, pero que desconocemos y de las que mucho menos conocen nuestras hijas. Puntualmente, la mujer que más me ha inspirado es mi abuela materna, Lourdes, quien con sus manos y su poder creador echó para adelante a sus 14 hijos e hijas, imprimiendo amor en todo cuanto hacía, fue costurera y es allí donde siento nuestra mayor conexión.

—¿Qué consejo le darías a otras mujeres que están a punto de emprender un proyecto para lograr su autonomía?

—Lo primero es tener claro qué quieres lograr y a partir de allí cuáles son tus objetivos para alcanzar la meta; luego es importante diseñar un plan de trabajo que debe respetarse a morir, debe ser como un tu juramento con sangre. Puede pasar que los tiempos no sean exactamente los que proyectaste originalmente —la vida está llena de eventualidades, por ejemplo: la cuarentena que vivimos y lo que implica—, pero lo ideal es seguir el plan y cumplirlo. Este plan que te trazas no es obligado, es algo que tú misma has creado, y cumplirlo es la manera de lograr eso que quieres, por lo tanto eres la única interesada en que se cumpla, es un trabajo que haces para ti misma, entonces cumplirlo es respetarte a ti misma y darte tu espacio.

—¿Qué significa Sagrada para ti?

—Sagrada es el camino que decidí seguir para darle cauce a todo ese impulso creador que llevaba dentro de mí y que no había encontrado asidero, Sagrada se volvió el centro en el que vuelco todas mis ganas de hacer. Todo esto tiene que ver con que soy una mujer muy de hacer, me gusta que lo que hago sirva para algo, es decir, que termine siendo funcional, por ello cuando decidí confeccionar ropa, busqué no sólo que fuera sencilla, sino que pudiera usarse repetidas veces; esto ha sido muy importante porque las piezas que hago las pienso por las mujeres que somos, las que andamos resolviendo a diario y que no podemos optar por andar entaconadas, lo que nos hace buscar ropa versátil. Sagrada es la manera que conseguí de transmitir a las mujeres, que usan la ropa que hago con mis manos, que son poderosas, bellas, que no necesitan peluquearse ni hacer grande producciones para verse lindas porque son sagradas, son naturaleza; más allá de un cliché esta premisa es cierta porque somos bellas y perfectas así como lo es la naturaleza. Esta marca de ropa busca, con todos estos elementos, hacerte sentir cómoda contigo misma cuando la uses. Sagrada es una ropa que está hecha con mucha dedicación, cuidado y cariño, su elaboración es casi que personalidad, pues las hago yo misma, por eso en el proceso de corte y confección me imagino que puedo ser capaz de transmitir todo esto y hacerlo sentir a las personas que adquieren una de mis piezas.

—¿Cómo lograr ser autónoma e independiente siendo una mujer creadora?

—Dedicarse a una profesión creativa trae consigo ciertas dificultades, ser mujer le agrega otras porque, a pesar de que las mujeres hoy en día tenemos un camino bastante avanzado en materia de autonomía y empoderamiento, se sigue poniendo en tela de juicio la seriedad de este tipo de actividades. Cuando escogemos dedicarnos a lo que nos gusta constantemente se nos exige demostrar que lo que hacemos es realmente serio, importante y que vale la pena, pero más allá de estas especies de retos debemos estar convencidas de que es el camino que queremos andar, un camino lleno de prejuicios y juicios de valor de los demás.

ÉPALE 384