ÉPALE263-HENRRY MIRABAL

CRIADO EN LA PARROQUIA 23 DE ENERO, ESTE MÚSICO, TOTALMENTE AUTODIDACTA, ASEGURA QUE EL TRABAJO COMO SUPLENTE SUPERA AL DE PLANTA PORQUE ES MÁS EXIGENTE

POR ÁNGEL MENDEZ • @SWING_LATINO ⁄ FOTOGRAFÍAS JESÚS CASTILLO

Cuando Oscar D’ León cantó el clásico “Mi bajo y yo”, nunca se imaginó que la canción sería adoptada por todos aquellos que desdeñaron la guitarra, o cualquier otro instrumento de cuerdas, por ese “flaco barrigón”, que ya no lo es tanto y que en ocasiones prefiere ser arrullado por su dueño en los brazos y en forma horizontal. Henrry Francisco Mirabal lo prefiere en esa forma, quizá por ello nunca formó parte de La Salsa Mayor de Oscar D’ León o de La Crítica.

—Yo he tocado con todo el mundo. Si me lo preguntas yo te diría que la interrogante tiene que ser formulada de otra manera… algo así como ¿con qué banda no has tocado?

Mirabal es, además de bajista, un músico bien polémico. Le gusta meterse en honduras cuando algún tema que domina le salpica en las redes sociales. Defensor a ultranza de lo venezolano. “Aquí hay músicos para tirar al techo; el problema está en la proyección. La mayoría de las radios comerciales andan en otra rumba”, asegura.

—Lo que pasa es que uno tiene que aclarar conceptos. Hay colegas que se equivocan y, si está a mi alcance, los corrijo. En ocasiones hay gente que sabe aprovecharse y uno debe estar “mosca”. Por ejemplo: montar un festival invitando a cien orquestas y no pagarles ni una puya es aprovecharse porque, al final, ese organizador está percibiendo determinada cantidad de dinero y… qué bonito, un pancito con mortadela es suficiente para el protagonista del espectáculo. Yo me cuido de esos vivos, porque tengo una colección de “avivatos”.

—Se te cayó la cédula… ¿dónde estudiaste música?

—Yo soy totalmente autodidacta. Lo que pasa es que en mi barrio, ese 23 de Enero que está cumpliendo 60 años, había que destacar en algo para hacer un levante. Uno es negrito, chiquito y feo, y con esos atributos se debe tener algo más, por eso yo comencé con la guitarra cuando cumplí los 15 años y, antes de que me lo preguntes, te digo que nací el 11 de diciembre de 1959… bueno, con esos atributos y mi guitarra conquistaba a las pavitas de El 23. Fue a los 18 años que me inicié en el bajo gracias al mejor regalo que me han dado en la vida. Un amigo, de esos que uno debe nombrar con mayúscula, me regaló un bajo Fender, con estuche y todo. Ismael Hernández es el amigo, al que siempre le estaré agradecido.

—Pero yo he visto que lees música.

—Claro, me fajé a estudiar por cuenta propia y me encariñé con el instrumento, y a principio de los 80 ya estaba haciendo mis arreglos, escribiendo música.

"Uno debe estar mosca"

“Uno debe estar mosca”

Mirabal se muda a San Agustín en lo que a ambiente musical se refiere. Allí forma parte de la Orquesta Yambaó, “propiedad del señor Rada, quien era bajista, pero no leía. Por eso me llamaron a mí”. En verdad Mirabal es una especie de músico omnipresente. Uno lo ha visto recorrer cualquier cantidad de orquestas.

—No te gusta estar fijo con ninguna…

—No, la verdad que no. Pero eso tiene un motivo. Al ser autodidacta la suplencia me enriquece musicalmente. Suplir a un colega me permite aprender más, porque es un proceso donde no hay tiempo para ensayar. A uno le ponen un papel por delante y a tocar se ha dicho.

—Dices que has tocado con todo el mundo, pero no te he visto con Oscar.

—Con él sería difícil. Primero porque él mismo es bajista y todo un show cuando agarra el instrumento; y en segundo lugar porque yo no toco el baby, lo mío es bajo de pecho. Me agrada tener en mis brazos el instrumento. Es el estilo de Salvador Cuevas.

—¿Anécdotas?

—Una vez fui a tocar con la Orquesta La Raza, en Barlovento. Cuando llegamos a la zona de Guarenas todos nos bajamos a comer arepas. El caso es que los de la orquesta terminaron dejando al bajista. En primera instancia no se percataron porque yo no era su bajista sino el suplente. Cuando se dieron cuenta tuvieron que devolverse… Yo aproveché para comerme otra arepa, que tuvieron que pagar.

—¿Con quiénes tocas actualmente?

A ver… con Los Incorregibles, Marianela y su Orquesta, Orquesta Nevada Show, Troy Purroy y… con todo aquel que me llame. El que pague tiene mis servicios. Esa es la consigna.

ÉPALE 263

Artículos Relacionados