Invocaciones de año nuevo

Clamar a los espíritus de la naturaleza, de la vida y la muerte en los distintos ciclos en los que el ser humano da sentido a sus formas particulares de ver el mundo, ha sido una de las prácticas rituales más antiguas de la humanidad. En esta oportunidad, para dar la bienvenida a esta nueva década, 12 almas inquietas juntaron sus deseos para conjurar en comunidad las aspiraciones colectivas de vivir en un mundo más digno, justo y bondadoso

Por Ketsy Medina Sifontes / Fotografías Michael Mata y Bernardo Suárez

Hace apenas pocos días despedimos un año intenso, de amores, sentires y pensares cargados de imprevistos, acciones y anhelos; de convulsos momentos vividos, moldeadores, a fin de cuenta, de los hombres y de las mujeres que hoy reciben este 2020.

Algunas experiencias pasadas se convertirán este año en recordatorios constantes de nuestro cambiante ser, en celebraciones para fortalecer nuestros ideales y en remembranzas que pondrán a prueba la templanza o fiereza de nuestras creencias.

Sirvan entonces los primeros días del mes de enero, mientras las calles de Caracas andan en calma y su cielo despejado, como tiempo idóneo para invocar a los espíritus del año que se fue y del que empieza con nuestros más sentidos deseos.

Escribir es una manera de decretar que nuestros deseos son posibles

Sugerencia que insinuamos desde el ejemplo, pensando en que la siguiente experiencia colectiva pueda servirles de inspiración para fijar en papel una intención más a las doce invocaciones, producto del encuentro suscitado entre las creadoras y creadores, que les presentamos a continuación.

Antonio Núñez Aldarozo: profesor y periodista, consejero de cultura, prensa y educación de la embajada de Venezuela en El Salvador; comunicador de la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) y enamorado de La matriz como historia hecha película.

Hace apenas pocos días despedimos un año intenso, de amores, sentires y pensares cargados de imprevistos, acciones y anhelos.

*De 2019: Deseo que se vaya el “país en guerra”, el de la permanente amenaza, en el que lo virtual y engañoso manda. En el que el enemigo se vale de los fake news, los falsos positivos y falsos supuestos para mentir, para matar.

*De 2020: Deseo que venga el “país de la verdad”, en el que se priorice el trabajo, la educación y la salud, que proteja a la cultura y se reconozca al otro.

12 deseos despiden al año viejo, 12 deseos reciben al año 2020

Bernardo Suárez: curucuteador de oficio, fotógrafo de los rostros de la ciudad, profesor esmerado y ciclista de pavimento.

*De 2019: A donde vayas deja de zarandear a los pueblos y quítale la luz a quienes jodieron.

*De 2020: Espero traiga en tu morralito unos cuantos lazos tricolores para la juntadera, que sumará en cada rincón de esta tierra lo que mes a mes iremos sembrando.

Francis Cova: mamá de tres, periodista y poetisa. Soñadora y, más que chica muda, silenciosa. Con el brillo en los ojos dedica tiempo a sembrar laberintos para “baipasear” prejuicios.

*De 2019: Le digo al año viejo que cada año que culmina es morir y nacer una y otra vez. Como quitarse la piel de la tristeza y descoser los rencores y los lamentos.

*De 2020: Le digo al año nuevo que nos tracemos nuevos caminos. Que volemos el amor como un papagayo y que… ¡qué coño, no seamos tan cobardes!

Tiempo idóneo para invocar a los espíritus del año que se fue y del que empieza con nuestros más sentidos deseos.

Escribir: el oficio para invocar

Heizel Patiño: costurera, investigadora del diseño textil quien, en sus ratos de ocio creativo, entona melodías criollas con su cuatro parlachín. Sus manos dan vida a Sagrada, marca personal de piezas de vestir para mujeres, con la que ha emprendido vuelo hacia su autonomía.

*De 2019: Que se vaya de una vez y para siempre la mentira de creer que, como venezolanos, no somos capaces de lograr grandes cosas.

*De 2020: Deseo que este año nos siga acompañando a los venezolanos y venezolanas esa inmensa capacidad creativa que ha aflorado en la adversidad.

Leorana González: cantora trujillana, piel canela y sangre india, diseñadora de libros, conuquera urbana, cosechadora de libertades.

*De 2019: En 2019 debe quedar atrapada la injusticia, la impunidad y los crímenes de lesa humanidad.

*De 2020: Que se acabe el imperialismo estadounidense. Sabemos que no ocurrirá pero, al menos, que en ese país gane un gobierno que respete la autodeterminación de los pueblos, de nuestra patria.

Malú Rengifo: creadora, escritora. Sus textos han sido reconocidos con el Premio Aníbal Nazoa de Periodismo en el año 2014. Es una cocinera creativa, pinta, cose, planifica y supervisa, todo al mismo tiempo, y es una monstrua muñequera.

*De 2019: Que se lleve para siempre la mamagüevada esa de andarnos inventando siempre formas de ponernos las cosas complicadas los unos a los otros, la malparida viveza criolla, el pitiyanquismo balurdo, la violencia y la mala conducta callejera y la locura esa de creer que nos merecemos todo de gratis porque somos muy bonitos.

*De 2020: Sabiduría colectiva para reconocer y asumir con alegría nuestro deber individual. Lucidez para mirar la belleza de gente y país que somos. Creatividad para inventar maneras nuevas y más efectivas de ser y vivir en plenitud colectiva. Autonomía, entusiasmo y determinación para hacer de nuestras vidas una experiencia dignificante. Respeto y compromiso por el nuevo nosotros que estamos construyendo.

Alegría fue la musa inspiradora que acompañó la velada

Nadesjka Landaeta: activista por el software libre. Participa del equipo de mujeres que, desde los feminismos en red, investiga y comparte saberes sobre la ciberseguridad como clave para proteger sus derechos y los de la infancia. Hacedora de dulces para el compartir.

*De 2019: Deseo que se vaya la mezquindad, el oportunismo, el egoísmo, el individualismo, que son antivalores que entorpecen el que nuestro país pueda demostrar lo maravilloso que es.

*De 2020: Deseo, desde mi labor comunicacional para la promoción del software libre, que sea un año productivo, donde podamos sacar a relucir las potencialidades que tenemos como venezolanos y venezolanas en la innovación en tecnologías libres, para lograr la soberanía tecnológica que tanto necesitamos, para seguir creciendo como nación. También deseo que para 2020 logremos un crecimiento económico con la apropiación del software libre y el petro.

Niedlinger Briceño: mamá de Jade, artesana y feminista. Escritora, periodista, activista, defensora de la vida, tejedora de sueños, comunera y poetisa de la Tierra; en su sangre la Luna influye y, con sus letras, es multiplicadora de prácticas corporales y ancestrales para el empoderamiento de las mujeres.

*De 2019: Deseo que se lleve todo pensamiento y expresión de odio, sin derecho a réplica.

*De 2020: Deseo que la rebeldía de las comunes se haga presente en las calles y que el miedo se convierta en la fortaleza para continuar la lucha por la emancipación de la mujer.

Creadoras y creadores de posibilidades juntando potencialidades

Pablo García Sanoja: pintor, muralista, novel premio de artes visuales del Salón Juan Lovera, creador y productor de proyectos en los que pone en diálogo al pensamiento humano con las geometrías de la ciudad.

*De 2019: Que las tinieblas del pasado no sean la referencia de los deseos.

*De 2020: Que sonreír no amerite tanta logística, que lo sensible no sea tarea de pocos.

Tatun Gois: mujer, venezolana, hacedora de muchas y diversas cosas. Habitante del mundo, aprendiz de la vida, soñadora combativa, periodista y fiel practicante del diseño gráfico. Su palabra y práctica clave es creer. Por ello, también es escritora y paridora de ideas.

*De 2019: Deseo que se vaya la maldad en los comerciantes, que detengan la ambición que nos consume como pueblo, que dejemos de ser como la serpiente que se traga a sí misma y dejemos de hacernos tanto daño entre nosotros mismos.

*De 2020: Invoco para este año a la unión entre nosotras y nosotros. Al acercamiento sin arrogancias ni poses y que entendamos que sólo juntas y juntos podremos tener la Venezuela que soñamos.

Juntarse para lo hermoso, juntarse para conspirar

Teresa Ovalles: periodista, luchadora de la patria grande, enamorada, como Manuelita, de los sueños bolivarianos. Madre y hermana de sus amigas, vencedora de dificultades, admiradora de las Musas de Nathalia Lafourcade y melómana de la buena música

*De 2019: Deseo que todos comencemos a aprender que la muerte es parte de la vida. Sin tanta tristeza y dolor.

*De 2020: Ya Venezuela comenzó a ser una potencia ideológica y política en el mundo. Deseo para 2020 que pasemos a ser una potencia en lo económico, como invocó el presidente Chávez.

Roberto Malaver: periodista, profesor, compilador de conceptos con los que salvó a la ironía de ser confundida con el simple chiste; crítico de la palabra y acción humana a través del humor político y practicante de la agricultura urbana

*De 2019: Solo el amor de mi madre y mis amigas, lo demás lo dejo en el mostrador.

*De 2020: Que estalle la paz, la alegría y las emociones y que las altas pasiones sean nuestra mejor credencial para asistir a cualquier parte; y, además, que el conocimiento tome el poder.

A estas alturas del texto ya tengo preparadas mis invocaciones. Y tú ¿ya tienes listas las tuyas?

Las almas inquietas iniciando el ritual de bienvenida al año 2020

ÉPALE 354