Jeanpier Anaya: “El odio es propio del capitalismo”

El internacionalista afirma que la xenofobia actual es consecuencia de ideales capitalistas, y que los medios actuales han exacerbado, con un click, el desprecio a todo el que es diferente

Por María Eugenia Acero @andesenfrungen / Fotografía Archivo

El odio al que es diferente, últimamente, ha atacado a miles de familias centroamericanas en la frontera estaounidense; también a todas y todos los que se lanzan al mar buscando huir de África. Quienes logran sobrevivir deben pasar, luego, el calvario de poder ingresar a Europa sanos y salvos. Ese mismo odio lo sienten los rumanos y gitanos en el mismo continente. Recientemente, los venezolanos empezamos a sentir, por primera vez, un desprecio sin precedentes en todo el mundo, que ha llegado a niveles de políticas de Estado.

Pareciera que parte de la agenda del nuevo orden mundial contempla que la humanidad le tenga ojeriza a todo lo que no se parezca a sus características físicas. El rechazo no sólo se suscita contra negros, indios y afines, no sólo se da por su fenotipo: el principal componente de desprecio está en la clase social y el poder adquisitivo.

Teniendo en cuenta estas realidades consultamos al internacionalista, exdiplomático y profesor de Relaciones Internacionales Jeanpier Anaya. Anaya tuvo oportunidad de ser el encargado de negocios de Venezuela en Chipre por varios años.

—¿Sentiste rechazo durante tus viajes o en tu misión diplomática? ¿Qué tal fue tu experiencia?

—No, la verdad que la condición de diplomático te expone a una situación muy diferente, la actitud de las personas es bastante abierta cuando eres diplomático. Así que no puedo decir que sentí eso en mi persona. Lo que sí pude observar en Europa es la institucionalización del racismo. Por ejemplo: los trabajadores rurales nepalíes, las trabajadoras domésticas de Filipinas, la trata de chicas rumanas y ucranianas para la prostitución… la gente se refería a estas personas como inferiores sin ningún prurito. Incluso, el abuso sexual sistematizado es visto como algo normal y necesario para la economía.

—¿Por qué se suscita el odio global? ¿Es natural?

—Es propio del capitalismo: se necesita de alguien a quien despreciar para poder explotarlo, para que haga los trabajos que no quieres hacer por un sueldo de hambre y debes estar convencido de que le haces un favor; no es una persona completa, es alguien que estás salvando, como un perro o un pajarito.

—¿Está el mundo más xenófobo que antes? ¿Cuáles elementos han exacerbado el odio?

—No, la Historia nos muestra que hemos tenido tiempos peores; pero ahora lo sabemos, tenemos medios de comunicación instantáneos y estamos llenos de información. Países que antes eran discriminados hoy son potencias económicas, como India, China o México. Ya estamos en un mundo distinto, pero la necesidad de despreciar se mantiene.

—¿Qué opinas de las medidas consulares que han aplicado a venezolanos en Latinoamérica? (Perú, -Ecuador)

—A mí no me gusta mucho opinar al respecto, pero hace 30 años eran los venezolanos quienes pedían que se aplicarán esas medidas en Venezuela. Chávez fue el que cambió eso. Creo que estamos cobrando los intereses de la generación anterior.

—¿Consideras que Venezuela no es xenófoba?

Consideró que sí lo somos. En nuestro imaginario los colombianos son ladrones, los árabes abusadores, los portugueses brutos y tramposos, los haitianos son sucios, los chinos antihigiénicos y poco honestos. Es un mito eso de “los brazos abiertos”. Al día de hoy nuestra ciudad aún tiene “chetos”: personas que en 40 años no se integraron, pues eran los “diferentes”.

—¿Qué opinas  de los venezolanos que han emigrado?

La migración es un proceso natural del ser humano, todos nacimos en África y hoy hay personas viviendo hasta en el Ártico. Es nuestra naturaleza.

—¿La diplomacia  venezolana está manejando el tema de los ataques a venezolanos en el extranjero? ¿Consideras que su trabajo es eficiente?

Es limitado por naturaleza. Las competencias de las misiones se limita a garantizar el ejercicio de los derechos básicos según la ley nacional de los países de acogida. Y ésta debe ser solicitada.

—¿Te parece que la oleada de rechazo hacia venezolanos por parte de países latinos oculta una agenda política?

—Una agenda política y de negocios. Al hablar de “masas de desplazados” creas una demanda de ayudas y otras fuentes de financiamiento, que son administradas por ONG y que son empresas libres de impuestos que negocian con la lastima.

 —¿Qué mensaje deseas darle a la comunidad a través de Épale CCS?

—La movilidad es una característica del ser humano y es normal buscar nuevos horizontes. Si están pensado en migrar tengan en cuenta dos cosas:

1) Nunca vayan a un sitio donde no los quieran.

2) Aquí siempre los vamos a querer.

ÉPALE 362