ÉPALE268-PICHONES 1

POR MERCEDES CHACÍN • @MERCEDESCHACIN / FOTOGRAFÍAS MICHAEL MATA

Cuando se trabaja con hambre las ideas fluyen pero pueden fluir con ciertos tropiezos. Un concierto gastronómico o un trío de tripas  buscando afinación no es lo más recomendable a la hora de trabajar. Eso de “barriga llena, corazón contento” es mejor que aquello de “pan para hoy y hambre para mañana”. Los periodistas o hacedores de publicaciones periódicas, sean diarias o no, tienen una predilección especial por trabajar bajo presión. Así pues, aunque Épale CCS es una publicación semanal, los días de cierre siempre hay gente escribiendo, tomando fotos, afinando detalles. La gente de diseño siempre tiene que estar porque sin ellos sencillamente no se avanza. Pero no cambié de tema, simplemente quiero contarles que esos días siempre hay hambre.

ÉPALE268-PICHONES 2El número mágico es doce, porque, aunque somos más, ese es el promedio de la gente que se queda trabajando hasta la última hora.

Anteriormente el presupuesto daba para contratar a una persona que hiciera eso que en la administración pública llamamos “refrigerios”. Había real para las arepas, o las cachapas que llegaban y no se preguntaba de dónde salían. Solo comíamos. Amarrados como estábamos a la dinámica de nuestra madre, Ciudad CCS, la papa dependía de sus ritmos, de sus avatares. Pero con la crisis llegó la organización y estuvimos buen rato preparando las comidas en la cocina de Épale CCS. La hacían Enrique Hernández y Michael Mata. Muy pronto eso se dejó de hacer porque la caja chica se hizo tan chica que para ni un kilo de harina de maíz alcanzaba.

ÉPALE268-PICHONESPasó el tiempo y nuevas dinámicas hicieron volver los días de la barriga llena. Idania, nuestra asistente, ha estado en todas las etapas de la llenadera de barriga. La última ha sido todo un éxito: arepas de carne mechada, cachapas con queso, pan canilla con jamón y queso y, la última, objeto de este pichón: hamburguesas.

IDANIA EN ACCIÓN

El último menú fue acordado: queremos algo distinto. Y, con una caja chica que no es tan chica ya, alcanzó para hacer una hamburguesa y media para cada comensal. Lo de la hamburguesa y media fue una decisión colectiva que objeté hasta que pude, pero fui derrotada por abrumadora mayoría. Comimos con los ojos.

Dos kilos de carne molida, lechuga, tomate, salsa ketchup, mostaza y mayonesa con pan traído directamente de Santa Teresa del Tuy, de la panadería Artesanal de Jasmín Fernández, hermana de Danielita, la encargada del mantenimiento de Épale CCS, fueron los ingredientes. Los panes de las hamburguesas tenían buen tamaño, pero son el refrigerio más costoso de los realizados por Idania. Los comensales no se quejaron e Idania se manifiesta activa para colaborar.

La comida del próximo cierre la preparará nuestro fotógrafo Enrique Hernández, aunque Idania sigue activa. El pana es chef por puro amor a la gastronomía, y cocinará en su casa para nosotros: arroz chino con pollo y vegetales. No les llevamos nada.

ÉPALE 268

Artículos Relacionados