ÉPALE257-PICHONES 3

POR MALÚ RENGIFO • @MALURENGIFO / FOTOGRAFÍAS CAMILLE BRICEÑO

ÉPALE257-PICHONESLa última vez que fui pichona de sibarita les conté sobre un restaurancito de la esquina de Hospital, ahí donde está la plaza La Concordia, donde se pueden comer unas cachapas buenísimas a costo moderado. Bueno, agarre su brújula, porque si usted se encuentra ahí, en esa esquina donde venden cachapas, y camina unos 15 metros en dirección norte, como si quisiera salir a la avenida Lecuna, verá la entrada de un estacionamiento a mano derecha, es decir, la acera oeste. No importa que usted vaya a pie, deténgase y entre: ese estacionamiento guarda el secreto de las cocadas más cremosas, sabrosas, naturales y espectacularsísimas de toda la ciudad, que yo sepa.

El establecimiento no tiene nombre visible, aunque un documento guarda el registro de que alguna vez fue bautizado “Club Social y Deportivo Ternera Grill”. El amable señor Luis Solano, oriundo de El Vigía, estado Mérida, nos contó que su idea era hacer un gran restaurante y lugar de esparcimiento donde las familias pudieran ir a pasar un rato agradable y comer, pero hubo dificultades para obtener los permisos. Como nada amilana el espíritu y el tesón de los andinos, el señor Luis decidió seguir adelante con la idea de hacer de aquel lugar el espacio de sustento de su familia y montó un negocio todo-en-uno rarísimo, pero funcional: estacionamiento, venta de cocada, tizana, jugos y verdulería.

El establecimiento es un negocio familiar donde todos colaboran en alguna actividad. Solano, durante años, ejerció el oficio de mesonero y es un hombre apasionado por el buen servicio, la amabilidad y la calidad de sus productos. Su hermano, Carlos, fue integrante del equipo fundador de la famosísima heladería Coromoto, en la ciudad de Mérida, y todos los secretos aprendidos durante años hoy los aplica en su venta de cocada.

“Estamos aquí desde el año 2000 y ya somos conocidos en la zona, la gente viene a buscar nuestra cocada por lo buena que es, porque nosotros no le echamos agua ni casi azúcar. Esta cocada es puro coco de verdad, es cremosa porque es pura pulpa de coco licuada en el agua de los mismos cocos y con muy poquita azúcar; así es mucho más saludable, más sabrosa y cae bien en el estómago”, afirma el señor Luis, orgulloso. Es cierto: la cocada del lugar es increíble de buena.ÉPALE257-PICHONES 1

Para el día que realizamos la visita, el precio de un vaso generoso de cocada era de Bs. 10.000. Un coco frío, por su parte, tenía un valor de Bs. 5.000 que, a juzgar por lo que está costando un agüita mineral pequeña en cualquier lado, figura como una opción mucho más agradable para saciar la sed.

A futuro, el plan de los hermanos Solano es remodelar todo el espacio y ofrecer hamburguesas y parrillas con el sello de calidad y la atención cálida de los andinos. Estaré pendiente, cuando esté listo les cuento en otro pichón.

ÉPALE257-PICHONES 2

ÉPALE 257

Artículos Relacionados