La cruzada por el nuevo DT de la Vinotinto

Por Gerardo Blanco • @Gerardoblanco65 / Ilustración Justo Blanco

La contratación del nuevo técnico de la selección nacional se había vuelto casi una cruzada en la Federación Venezolana de Fútbol, donde habitan diversos y encontrados intereses. Por un lado está el grupo del, hasta el viernes, presidente encargado de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF), Jesús Berardinelli, deseoso de ocupar definitivamente el cargo de Laureano González, quien por razones de salud solicitó un permiso de 30 días y hoy regresa a poner la casa en orden.

Laureano tiene que preparar la memoria y cuenta del año 2019 para presentarla en marzo durante la Asamblea General de la FVF. Aunque Berardinelli ha venido moviendo piezas en las asociaciones para sumar adeptos a su causa de presidente de la FVF, sobre su cabeza pende la investigación iniciada por la Contraloría General de República por supuestos manejos ilícitos de los recursos de la entidad.

Los apóstoles de Berardinelli promovieron, primero, la posible llegada de José Pekerman al banquillo, y tras la negativa del ex seleccionador de Argentina y Colombia fueron hasta Brasil para conversar con Jorge Sampaoli. El problema con ambos era el dinero. ¿De dónde sacarían los recursos Berardinelli y su grupo para cancelar los cerca de 20 millones de dólares los que se requieren para traer un entrenador renombrado por un contrato de cuatro años si en la entidad ni siquiera funciona la Gerencia de Mercadeo?

Por eso la realidad se impuso a la fantasía. Se buscó a un entrenador con formación calificada en un fútbol que ha marcado hito en la preparación de entrenadores, como lo es Portugal. De la escuela lusitana han salido alguno de los técnicos más calificados de la actualidad, con José Mourinho a la cabeza; Jorge Jesús, que revivió las glorias del Flamengo al hacerlo campeón de Brasil y de la Copa Libertadores de América; o Carlos Queiroz, actual entrenador de la selección de Colombia.

La contratación de José Peseiro como nuevo seleccionador nacional es un revés para quienes soñaban con un técnico que se devorara los recursos de la entidad. La FVF apostó por un entrenador con una gran formación técnica, que aportará sus amplios conocimientos no solo en la conducción de La Vinotinto, sino en la formación de los entrenadores del país. Peseiro es graduado en Ciencias del Deporte (con especialización en fútbol), posee un máster en Entrenamiento Deportivo y un postgrado como coach de la UEFA.

El fervor por La Vinotinto y el sueño de clasificar a un mundial de fútbol suele confundir lo deseable con lo realmente posible. La FVF no tiene los recursos para las fantasías de un presidente encargado. Lo de Sampaoli siempre fue un show para la galería. La contratación de Peseiro es una apuesta firme, con la que se busca no solo sacarle el mejor rendimiento a La Vinotinto, sino un trabajo de capacitación para que los entrenadores de las categorías menores tengan mejores herramientas técnicas en la formación de los nuevos talentos de la selección.

ÉPALE 359