POR MIGUEL POSANI  @MPOSANI  / ILUSTRACIÓN JESSICA MENA

ÉPALE282-LIBREMENTEConstantemente, sin darnos cuenta, estamos previendo o tratando de adivinar el motivo de la acción o conducta de otra persona, y en ese momento, e inconscientemente, proyectamos en estas personas contenidos negativos o positivos. Esto es lo que quiere decir el proverbio cada ladrón juzga por su condición, es decir, si eres ladrón verás a todos como ladrones.

Y esto nos sucede a diario, como algo natural, y más cuando estamos implicados sentimentalmente o de una forma importante. La proyección es un mecanismo de defensa.

Constantemente “proyectamos”, como un proyector de cine, contenidos a las acciones que otros hacen, y más aún cuando la situación o el contexto en donde se da el comportamiento del otro no es claro y da pie a la incertidumbre. También sucede esto cuando nuestras inseguridades afloran en las situaciones cotidianas. Así, por ejemplo, si estoy enojado y soy racista, y veo una persona de piel oscura lanzar algo hacia otra persona puedo perfectamente interpretarlo como un acto de violencia, cuando en realidad estaban jugando.

Esto del proyectar contenidos en otros o interpretar comportamientos de otros, sin darnos cuenta de nuestras predisposiciones negativas, no es necesario decir que trae muchos problemas. Uno de ellos, y principal, es que nos engañamos nosotros mismos. Y en el caso de proyecciones negativas sobre los demás no tenemos paz, ya que constantemente estamos como en guerra porque sentimos que todo nos amenaza.

Muchas veces proyectamos contenidos de experiencias negativas de nuestro pasado en el presente. Claro, es un mecanismo inconsciente de protección, pero si no pasa por el control de la consciencia entonces, seguramente, muchas veces estaremos “negativizando” muchas situaciones y negándonos posibilidades.

ÉPALE282-LIBREMENTE 1

ÉPALE 282

Artículos Relacionados