ÉPALE 223 MÚSICA 1

POR MERCEDES SANZ • @JAZZMERCEDES

El mundo de las nuevas tecnologías ha tenido consecuencias en la música venezolana, entiéndase que nos referimos a la que se hace dentro del país en todas sus vertientes.

Por un lado, vemos cómo muchos artistas utilizan las plataformas del ciberespacio (pagas o gratuitas) para proyectar su música; y, por otro, cómo se van consolidando los sellos digitales nacionales. El mundo tecnológico da para todo, es un cosmos inagotable de opciones. Si antes las casas discográficas tenían el control absoluto sobre el músico y su obra, ahora este rol se ha revertido.

De alguna forma las nuevas disqueras asumen poder, pero también es cierto que el músico cuenta con otras vías para independizarse y crecer. “Hoy en día hay más acceso a la música. Antes solo llegaba a quien podía comprar el disco. Hay más iniciativas independientes porque puedes hacerte tu propio estudio de grabación en tu casa, con una computadora, un micrófono, y eso era imposible”, señala el politólogo y músico Armando Flores, actual presidente del Centro Nacional del Disco (Cendis).

Para Armando Flores (Cendis) la tecnología digital posibilitó el estudio de sonido en casa

Para Armando Flores (Cendis) la tecnología digital posibilitó el estudio de sonido en casa

“En todo nos hemos beneficiado. En lo económico y en proyección. Es más fácil que la gente adquiera tu música, estamos en todas las redes y plataformas, nos damos a conocer, incluso fuera de nuestro país, y recibimos ganancias”, comenta Adrián Arbona, guitarrista del grupo zuliano Jahkogba.

“Es un fenómeno el tema de las nuevas tecnologías y redes sociales, que ayudan muchísimo a la producción independiente. Cada vez, con menos recursos, puedes hacer tus grabaciones de mayor calidad. Hay tecnología para microfonía, por ejemplo. Y eso, por supuesto, va de la mano con el artista independiente, que debe tener claro qué quiere hacer y decir, la instrumentación que utiliza, el formato. Las nuevas tecnologías son una gran herramienta que abarata costos. Por eso ahorita se ven tantas producciones. Antes, para poder grabar, tenías que estar firmado por aquellos que manejaban los estudios, que eran los mismos dueños de sellos, de medios y de otras cosas. Era un uniforme que solo funcionaba de esa manera. Así era ese sistema”, advierte el cantautor José Delgado, de los que más emplean el recurso tecnológico.

ÉPALE 223 MÚSICA 2

El desarrollo digital también ha permitido la creación de iniciativas como Entorno Doméstico (del Zulia), la cual actúa como un colectivo que emplea internet para vender discos de artistas zulianos. Proyectos como estos empiezan a nacer en nuestro país. Pero hay otras opiniones sobre este asunto. No todos lo ven como algo cien por ciento ventajoso. “Nunca hemos sido beneficiados en ningún formato (risas). La gente tiene acceso a tu música pero no paga derechos de autor. Uno ni se entera para qué la utilizan. Es cierto que la música llega a todas partes, pero uno no percibe nada”, expone el músico Pedro Marín.

Mientras que el antropólogo, musicólogo y director de Venezuela Demo, Alejandro Calzadilla, refiere: “Es un mundo aún en construcción, una dinámica que no terminará nunca. Ha sido útil ya que se han abierto ventanas de difusión, más allá de los sellos. La piratería es de las cosas negativas, pero el balance, en general, es positivo; nuestros músicos se están dando a conocer afuera. Claro, hay cosas por hacer. Por ejemplo: trabajar más la música tradicional venezolana en las redes. ¿Por qué son más conocidos Los Gaiteros de San Jacinto que Los Golperos de El Tocuyo? Uno busca a una María Rodríguez y no consigue su obra en plataformas. Hace falta asumir lo que una vez asumieron los cubanos: que la música es nuestro petróleo. El día que entendamos eso, todo cambiará”.

ÉPALE 223

Artículos Relacionados