POR HUMBERTO MÁRQUEZ / ILUSTRACIÓN JESSICA MENA

ÉPALE263-BOLEROSEste bolero es el canto de un hombre enamorando a su mujer, Olga Guillot, a quien llamaban “pionera de la canción erótica”; y, no en vano, esos versos recuerdan sutilmente la última noche de amor: Yo estoy sintiendo lo que nunca sentí, es muy profundo mi deseo de ti, / te lo juro, todo es nuevo para mí. / La noche de anoche, revelación maravillosa / que me hace comprender que yo he vivido / esperando por ti. Con razón decía René Touzet, en una entrevista de radio: “Yo soy un poeta en un mar de música”; y, más allá, Olga Guillot (lo recalcaba en nuestro texto de la semana pasada): “René era poeta y yo una mujer sensible y aguerrida. Le dije: ‘Estoy enamorada de ti’, y nació una canción: ‘La noche de anoche… revelación maravillosa’, que yo estrené”. De ese romance surgió, como ya lo decía, graficando, que le dejó “su mejor canción: mi hija Olga María”.

Sobre el día de su creación, René le cuenta a Rossana Azuero en una entrevista, tras la pregunta del nacimiento de “La noche de anoche”: “Estaba en casa de mis padres en Cojimar. Había un piano casi destrozado de lo viejo: ese parto lo tuve ahí y lo llamo así, pues, para mí. Es igual cuando una mujer pare un bebé, unas sufren más que otras, y es que todos los hijos no nacen igual. Te hablo del año 1957”.

Luego, la Reina del Bolero cuenta, en otra entrevista, que había escrito su autobiografía para “legarle a mi hija y a mi público la historia de mi carrera, y de cómo conocí a René Touzet —el padre de mi hija Olga María—, que fue un gran músico cubano, autor de ‘La noche de anoche’”.

Para el cronista Eloy Jáuregui Olga “es la monarca del bolero, el mito y la vergüenza de aquellos que alguna vez, por un cariño, empeñamos la calma. Se desgarró por ráfagas del sentimiento y anclada en las entrañas del deleite, con esa penitente voz engrandecida en los fondos marinos, gritó su ternura a los siete vientos”.

“Después del cielo, Cuba. Después de Cuba, Olga Gillot”, dijo Agustín Lara, y Nat King Cole remarcó lo dicho por el “flaco de oro”, quien aprendió a cantar en español con las canciones de Olga.

ÉPALE 263

Artículos Relacionados