La parroquia de las pequeñas cosas

Conozcamos un poco más acerca de la zona que vio nacer y crecer al Ruiseñor de Catuche. San Juan es una comunidad que aún mantiene vínculos con su pasado a pesar de contar con una avenida amplia y moderna que la recorre, y en sus calles aún se ve pasar el reflejo de sus personajes más emblemáticos.

Por Maria Eugenia Acero @andesenfrungen / Fotografías Jacobo Méndez

Aquiles Nazoa estudió en la escuela 19 de abril

Aquiles Nazoa nació y desarrolló su infancia en el barrio El Guarataro, ubicado en la parroquia San Juan, al lado del 23 de Enero. Crecer en este sector le dio al hijo de Rafael Nazoa y Micaela González la sensibilidad de disfrutar y embelesarse con la sencillez de la vida, ya que las penurias de ser pobre le llevaron a desarrollar toda clase de artes y oficios para poder subsistir, como ser repartidor de bodega, panadero, aprendiz de carpintería, telefonista y botones. En sus propias palabras, Nazoa rememora sus primeros años afirmando que “Mi infancia fue pobre, pero nunca triste”. La escuela 19 de abril, ubicada en la Plaza Capuchinos, fue el espacio que le brindó al juglar sus primeros conocimientos, y tiempo después sería el recinto donde se desempeñaría como docente. Esta escuela aún sigue el legado de Nazoa, y se mantiene activa en el desarrollo de los poderes creadores del pueblo con la celebración de semanas temáticas llenas de teatro, poesía y artesanía. Se dice que Aquiles Nazoa tuvo muchas casas. No porque haya sido millonario, sino por la militancia política de sus padres, que les obligó a deambular de un lado a otro para protegerse. Sin embargo, la casa más emblemática de sus tiernos años está ubicada en la calle Real del Guarataro, cerca de la estación de ferrocarril Palo Grande, en la  esquina El Pino.  A través de su prosa podemos conocer el tranvía, las taguaras, los sainetes, el cine, los animales de Caracas, el amolador de cuchillos, la dulcera de la esquina de Sociedad con la que aprendió sus primeras lecciones de inglés, cuando tenía 12 años, “socorrido también por un vendedor de tostadas que tenía su carro junto a las escalinatas de El Calvario”, como lo cuenta el propio Aquiles Nazoa en su libro La vida privada de las muñecas de trapo (1974).

El Guarataro, es uno de los barrios más poblados de San Juan y por tal las casas crecieron apilándose piso por piso, uno arriba del otro

El barrio El Guarataro es una comunidad especial. Parte de él está en la parroquia San Juan, que contiene como 5 municipios más, tiene una población de 110.692 personas y la densidad es de 31.393 por km2. El Guarataro, es uno de los más poblados de San Juan y por tal las casas crecieron apilándose piso por piso, uno arriba del otro. A partir de su construcción, hasta los finales de los años 70, El Guarataro gozó de una reputación relativamente respetable debido a la construcción de la nueva maternidad y otras instituciones de salud que quedan muy cerca del barrio. Sin embargo, con la urbanización masiva desde el cerro a mediados y finales del siglo XX y principios del XXI, El Guarataro fue creciendo con sorprendente velocidad, ésta aupada por su localización cercana al centro de Caracas. Debido a su vertiginoso crecimiento, tanto físico como demográfico, la respetable reputación de la cual gozaba la zona, se fue perdiendo con igual celeridad.

El Guarataro es el barrio más emblemático de la parroquia San Juan

Desde su principio, la población del Guarataro era variada. Aparte de los venezolanos, llegaron a vivir allí una gran cantidad de portugueses, dominicanos y colombianos, todos conviviendo tranquilamente en el empinado barrio. Este barrio se erigió desde la calle la Amargura llegando hasta una calle llamada Venezuela, actualmente donde se encuentra el Hospital Militar. Posiblemente el barrio El Guarataro es llamado así por las pedreras de los padres Neritas, ya que existían bastantes piedras llamadas guarataras o rocas calcitas, que tienen en su interior material para hacer espejos y vidrios.

Felipe pinta y cuenta a Aquiles

El barrio El Guarataro antiguamente era vigilado por los militares de la marina y la parte de la Acequia estaba enrejada porque se prohibía la proliferación de ranchos. Los límites de la parroquia San Juan actualmente son por el norte Parroquia 23 de Enero, por el sur parroquia La Vega y Santa Rosalía por el este parroquia Catedral y Santa Teresa, y al oeste Paraíso y Sucre. En el pasado contó con una estación de trenes. La estación de Palo Grande constituía el límite urbano de la ciudad, ahí llegaban visitantes tanto del interior del país como desde La Guaira por el túnel de El Calvario. Quizás las primeras pensiones y casas de vecindad de Caracas, alojamientos temporales que han devenido en viviendas precarias, estuvieron en El Guarataro y el casco de San Juan.

Este barrio es la comunidad más emblemática de la parroquia San Juan. Esta parroquia se distingue por la unión de su gente, por sus tradiciones y por los personajes emblemáticos que nacieron e hicieron vida en la zona, como Connie Méndez, Alfredo Sadel, José Luis Rodríguez, Héctor Cabrera, Óscar Yanes, Yolanda Moreno, Francisco Narváez y muchos más. Manu Chao y Calle 13 han inmortalizado al barrio El Guarataro no solo al frecuentarlo y festejar con la comunidad, sino al mencionarlo en sus canciones.

El barrio El Guarataro antiguamente era vigilado por los militares de la marina y la parte de la Acequia estaba enrejada porque se prohibía la proliferación de ranchos.

La reseña histórica de la zona cuenta que el corazón de la parroquia, la Plaza Capuchinos, fue establecida como Plaza León en 1776. Luego, fue renombrada Plaza de Abril entre 1875 y 1881 cuando se le llama Plaza Zamora. En 1827 Simón Bolívar acompañado de José Antonio Páez visitó el lugar como parte de su último viaje a la ciudad de Caracas. Años después de la construcción de la avenida San Martín recupera el nombre de Plaza Capuchinos.

La avenida San Martín ha recibido bastante cariño de las autoridades

La parroquia San Juan nace el 22 de febrero de 1834 cuando se segrega de la antigua parroquia de San Pablo, luego en el gobierno de Antonio Guzmán Blanco el conflicto con la iglesia católica llevó a la desaparición de la parroquia San Pablo, siendo anexada al este por la parroquia Santa Teresa y al oeste por la parroquia San Juan. Los límites desde entonces han variado en múltiples oportunidades, a comienzos del siglo XX la quebrada Caroata formaba el límite este, pero luego con la construcción de la avenida Baralt, éste pasó a ser el nuevo límite con Santa Teresa. Durante el gobierno del General Marcos Pérez Jiménez la parroquia sufrió una importante transformación con la construcción de diversas obras públicas incluyendo la Maternidad Concepción Palacios, el Hospital Militar Dr. Carlos Arvelo o el Mercado Municipal de Quinta Crespo. La parroquia San Juan posee una superficie estimada en 380 hectáreas o 3,80 kilómetros cuadrados. Está ubicada al oeste del centro histórico del Municipio Libertador. Entre sus principales urbanizaciones se encuentran San Juan, Artigas, El Calvario, San Martín, Puerta Negra, Eucaliptos, La Acequia, Cortada de Jesús y Las Piñas, entre otras.

La avenida San Martín es un símbolo de progreso en la parroquia

El legado de Aquiles Nazoa aún se siente en la parroquia, que aún destila destellos del pasado en medio del progreso de su amplia avenida San Martín. Justamente en ocasión de su centenario, la Alcaldía de Caracas y el Ministerio de la Cultura emprendieron un remozamiento de la Plaza Capuchinos y el levantamiento de un mural bajo la autoría del maestro Felipe García para el disfrute de toda la comunidad.

La Plaza Capuchinos se engalana para celebrar el centenario de Aquiles

ÉPALE 371