ÉPALE293-LIBREMENTE

POR MIGUEL POSANI •@MIGUELPOSANI / ILUSTRACIÓN RAUSSEO DOS

Hoy voy a tocar un peligro social que desde hace tiempo acecha a las personas con necesidades de atención psicológica, necesidad de afecto o problemas de autoestima e integración social.

No son sectas pero hacen uso de muchas de sus características y, generalmente, son empresas de lucro, es decir, un negocio que atrapa ingenuos. Se hacen llamar “Coaching para el éxito”, “Motivación al logro”, “Líderes inspiradores”, “Tus sueños se harán realidad”, “Emprendedores del éxito” y cositas por el estilo. Inicialmente te invitan a una demostración y, como los vendedores de resort, te van envolviendo, te ofrecen una que otra herramienta y ejercicios de autoestima, te van comprometiendo a través de la participación en grupo, cohesionándote en la experiencia de uno, dos o tres días. En otras palabras, te van lanzando un anzuelo y te van halando hacia sus redes de dependencia. Todo lindo y chévere pero, entonces, a un cierto punto, generalmente a la segunda o tercera semana de sesiones, comienzan a exigirte que traigas otras personas y si no lo haces tienes que pagar contribuciones o dinero o serás expulsado.

Esto lo denomino una “psicotrampa”: son empresas, muchas veces avaladas por psicólogos faltos de ética, que constituyen un inmenso negocio que juega con la emocionalidad y las necesidades de confianza y de seguridad de muchas personas. Para mí, los que hacen esto son unos auténticos miserables desvergonzados: la máxima representación del capitalismo en una transfiguración alienante de ciertos principios de apoyo y autoayuda dirigidos a explotar a las personas, que se convierte en una suerte de pirámide de negocios.

En estas psicotrampas juegan y chantajean a las personas con necesidades de seguridad y baja estima, convirtiéndolos en apéndices de un negocio sin escrúpulos.

Lo lamentable de esto es que el fenómeno está extendiéndose cada vez más, sobre todo entre los jóvenes sin experiencia, quienes caen en sus redes y luego les es muy difícil salir por el chantaje emocional al que los someten.

Consejo: desconfía de estas asociaciones-empresas de potencial humano y, antes de meterte, infórmate bien, consulta a personas del área terapéutica a ver qué opinan; y si ya caíste dentro, apenas comiencen a exigirte que lleves a otros o a multarte por no hacerlo, píntales una paloma y aléjate sonriéndote y lo más de prisa que puedas. Eso sí, no te vayas a refugiar después en una Iglesia.

Aprende de estos errores y crece, y si necesitas ayuda ve a un buen terapeuta.

ÉPALE 293

Artículos Relacionados