La República 3.0

En este pandémico siglo XXI las revoluciones también se hacen de manera virtual. Es una nueva trinchera comunicacional de la Revolución
bolivariana, en medio de los fuegos cotidianos

POR MARLON ZAMBRANO • @MARLONZAMBRANO
FOTOGRAFÍAS ARCHIVO

Aunque a la mayoría le entusiasma, la internet 3.0 realmente asusta. La llaman la web semántica, y esto, por un hecho peligrosamente anómalo, podría decirse que ilícito y aberrante: piensa por usted.

Al que le gusta que le digan qué hacer, y así se ahorra los excesos de las funciones sinápticas, no tendrá reparos en admitir con felicidad que su teléfono inteligente se permita introducir por su cuenta un “emoticón” con cara de pendejo abrazando un corazón, luego de que usted escriba con sus propios dedos un lánguido “te quiero” al receptor del otro lado de la línea (si es que aún puede llamarse así).

Cada vez más las plataformas digitales se acercan a un límite que, aunque parecía remoto, se anunciaba hace un siglo desde la literatura y el cine de ciencia ficción: de un momento a otro actuarán de forma autónoma, separando al creador del objeto creado a través de una brecha más o menos beatífica.

Pero nada es gratuito ni inocuo, y mucho menos venerable, en el tenebroso mundo de los algoritmos. Detrás hay un universo de intereses económicos y políticos que han dogmatizado a las redes, a favor siempre del pensamiento más ortodoxo y reaccionario, ese que glorifica la estandarización del pensamiento, inflexible, generador de ventajas financieras, compañero fiel de los poderes fácticos e imperiales.

El presidente Maduro mandó a bajarle a Twitter y entrarle a Tik Tok

La lógica es que las máquinas van a empezar a razonar y a entender como humanos, evitándole a la gente tener que aprender cosas nuevas. Gracias al vértigo 3.0, según el discurso de los “integrados”, es decir, los infaltables apologetas de las tecnologías, esta revolución va a permitir “democratizar” de manera profunda el uso de internet y la capacidad de conectar entre las personas.

Por otro lado, antes, con la web 2.0, usted creía que interactuaba con otros usuarios y se limitaba a un ejercicio casi accidental de diálogo. La 3.0 integra una asociación con inteligencia artificial que permite asociar repeticiones para tener una prospectiva de lo que queremos decir o hacer a futuro. O sea, la web nos dirá qué queremos, vale decir, qué necesitamos, qué debemos consumir, qué tenemos que adquirir, cuál ideología debemos abrazar.

Da miedito.

Para Gustavo Borges el venezolano es un pueblo comunicador

LA HERRAMIENTA

La red de redes, no obstante, es una herramienta y, aunque permanece secuestrada por el pensamiento unipolar, gracias a su multiplicidad permite filtrar entre sus grietas algunas propuestas espontáneas que benefician a movimientos sociales, iniciativas de resistencia, opciones alternativas como, por ejemplo, la Revolución bolivariana.

Por eso, ni corto ni perezoso, el presidente Nicolás Maduro se ha esforzado por diversificar sus mensajes a través de las redes, y alguna vez, aunque generó estupor ante la perplejidad de algunos, aupó el uso de la red Tik Tok; aunque más recientemente desechó públicamente la opción Twitter (pidió “destuiterizarnos”), una de las plataformas donde más se ha golpeado a la gestión del Gobierno revolucionario.

Anunció la próxima aparición de una red venezolana para multiplicarnos en el universo digital que, eventualmente, partirá del Sistema Patria, la plataforma más grande del país con “20.600.000 usuarios activos”, según palabras del vicepresidente sectorial de Comunicación, Cultura y Turismo, Freddy Ñáñez, anfitrión del Congreso Venezuela Digital 2020, que se desarrolló entre el 9 y el 13 de noviembre pasado.

Los otros acuerdos surgidos del evento, y enumerados por Ñáñez, son la creación de un movimiento que aglutine a las fuerzas de la comunicación digital llamado, en principio, Venezuela Digital; la activación de un laboratorio de formación y de producción audiovisual especializado en redes sociales; y la preparación de un diplomado de Comunicación Digital avalado por la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV).

EL GARITERO MAYOR

Con ponencias como Medios Digitales y Redes, Seguridad y Derechos Digitales, Redes Sociales y Organización Popular, Desmontaje de fake news
en RRSS,

Tik Tok para el Mensaje de Paz y Big Data y la Guerra de las Redes, el encuentro sirvió para conocer experiencias como las del activista de la comunicación popular Gustavo Borges, creador de una comunidad denominada Reporte Garitero a través de la red social Facebook.

“Fake news, guerra sicológica, montajes, matrices de opinión falsas, son el día a día contra el pueblo chavista en las redes sociales. Los comunicadores populares, alternativos o comunitarios, como nos llaman, damos la pelea allí también. No quedan atrás nuestros medios tradicionales: un periódico en el barrio o el cine club, la radio en el cerro o simplemente radio bemba. Allí estaremos presente para siempre”, asume como introducción.

El garitero mayor, como también es conocido, considera que lo que “existe es una lucha porque se respeten y reconozcan nuestros espacios y avances dentro de ese mundo 2.0, 3.0, o como lo queramos llamar, como vector comunicacional. Hugo Chávez dio los primeros pasos para ello con la democratización del internet en Venezuela”.

Al hablar de una revolución digital contrahegemónica es inevitable discurrir en torno a las dificultades de conectividad, que mantienen al borde de la desesperación a la mayoría de los usuarios de internet, por no hablar del servicio eléctrico y telefónico en general. Borges se defiende: “Hay que tener en cuenta que las dificultades técnicas del servicio de telecomunicaciones en el país hoy están enmarcadas dentro de las sanciones, bloqueos y asedio contra nosotros, forman parte de la guerra multiforme, no convencional contra nuestro proceso político y, por ende, contra todo el pueblo. Esta guerra nos limitará todo, pero también es una oportunidad para avanzar en medio de ella”.

La otra inquietud, inevitable, es si la Revolución bolivariana ha sido realmente eficiente comunicando su gestión.

“El venezolano es un pueblo comunicador y esto, la comunicación popular dentro del proceso que impulsamos, se ha expandido, alimentado y reforzado a unos niveles de conciencia colectiva. Chávez nos dio voz y la usamos, perfeccionamos haciéndola cada vez más fuerte. Allí está la verdadera trinchera comunicacional de este proyecto: lo popular. Lo puedes ver también en las redes sociales: la defensa de nuestro proyecto por parte de los millones de usuarios conectados es firme, activa y consciente. ¿Los medios del Estado? Hacen su trabajo. Pienso que es imposible que tengan la fuerza arrolladora de la comunicación popular, pero son necesarios y deben mejorar. Lo intentan, me doy cuenta con CiudadCCS y
ÉpaleCCS”.

LA TIKTOKER

Andrea Arias Moro apareció con sus largas piernas por VTV y pocos imaginaron la claridad de su verbo y la efectividad de su militancia, sobre todo para analizar a una red social de tan dudosa reputación como Tik Tok, tan manoseada por la frivolidad.

Sin embargo, es otra herramienta más, dispuesta para atravesar las barreras generacionales y comunicar entre los más jóvenes.

“Tik Tok nos ofrece la posibilidad de ser creadores en línea. Como toda plataforma, tiene sus normas comunitarias que debemos respetar. Pero no por ser chavistas, de izquierda, revolucionarios, antiimperialistas nos van a censurar o a restringir nuestras cuentas, cosa que sí ocurre con plataformas como Twitter y Facebook, que recientemente decidió eliminar todo el contenido que pudiera hablar de la posibilidad de una cura para la covid-19 en Venezuela. Razón por la que Tik Tok sería, entonces, en este momento, un importante aliado para comunicar logros de la Revolución bolivariana”, nos advierte la bella periodista y productora de medios.

Sobre eso, y más, habló durante el congreso. Además, propuso la creación de laboratorios que se dediquen específicamente, con profesionales de la comunicación, a hacer monitoreo permanente con alertas a un equipo altamente capacitado para desmontar fake news; generar contenidos para las diversas redes sociales, incluyendo contenidos creativos específicos para Tik Tok, como audios y contenido audiovisual; difusión por parte de influencers; creación de nuevos influencers; estudio de los distintos algoritmos; capacitación y formación para el uso correcto y responsable de las redes sociales, con especial atención a Tik Tok.

—¿CÓMO FUNCIONA, SEGÚN TU ANÁLISIS, EL MUNDO DE LAS REDES SOCIALES  Y LA COMUNICACIÓN 3.0?

—Para mí es como salir de tu casa hasta otro sitio determinado todos los días: tú decides si te vas caminando o en transporte, si te vas por la autopista o por una carretera; escoges atajos, si los conoces, o tomas la vía más larga. Esto quiere decir que cada plataforma digital es una opción por donde a diario transitan millones de personas, pero cuando sabes y conoces los caminos que debes tomar, llegarás más rápido y a tiempo a tu lugar de destino, disfrutando o no del camino.

EPALE391