ÉPALE314-SERIE DEL CARIBE

POR GERARDO BLANCO •@GERARDOBLANCO65 / ILUSTRACIÓN  JUSTO BLANCO

La Serie del Caribe es un invento venezolano. Nació como una iniciativa del dirigente deportivo y empresario Jesús Corao, quien organizó la llamada Serie Interamericana en 1946, en el estadio Cerveza Caracas. Ante el notable éxito comercial y de afición de este torneo, en el que participaron clubes de Cuba, Estados Unidos, México y Venezuela, los publicistas y narradores de beisbol, Oscar “Negro” Prieto y su eterno socio Pablo Morales, impulsan el proyecto de disputar una Serie del Caribe con equipos campeones de las ligas de beisbol profesional de Cuba, Panamá, Puerto Rico y Venezuela, una idea que fue acogida y llevada a cabo por la Confederación del Caribe a partir de 1949 en La Habana, Cuba.

Después de que, entre 1949 y 1960, las novenas cubanas ganaran siete de las 12 ediciones celebradas, el torneo se apagó desde 1961 hasta 1969, porque el beisbol de Cuba sale de la Confederación cuando los equipos de beisbol dejan de ser un negocio privado al llegar la Revolución. Sin los poderosos clubes de ese país, la Serie pierde su atractivo deportivo y comercial. Cuando se reanuda en 1970, en el Estadio Universitario de Caracas, Navegantes del Magallanes se convierte en el primer equipo venezolano en ser campeón al concluir con récord de siete triunfos y una derrota en el torneo que disputa contra Leones de Ponce de Puerto Rico y Tigres del Licey de República Dominicana.

En la década de los 80 México salvó a la Serie de volver a desaparecer, acogiendo la competencia en cuatro ocasiones: Hermosillo 1982 (cuando los Leones del Caracas ganan su primer título), Mazatlán 1985, Hermosillo 1987 y Mazatlán 1989 (donde alzaron vuelo las Águilas del Zulia). En 2014 se produce el regreso de Cuba al torneo con la presencia de Naranjeros de Villa Clara y tres años después Vegueros de Pinar del Río vuelve a darle un título a Cuba, tras el último ganado por Elefantes de Cienfuegos en 1960.

Este año la Serie quedará marcada por las presiones injerencistas de Estados Unidos contra Venezuela para intentar derrocar al presidente Nicolás Maduro. Pese a todas las garantías ofrecidas por el Gobierno Nacional y la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP), la Confederación del Caribe, presionada por sus jefes de la Mayor League Baseball (MLB), dejaron a Barquisimeto sin sede, alegando razones de seguridad. Un argumento que carece de sustentos, ya que en 2001, cuando se produjo el atentado terrorista contra Nueva York y Washington, la MLB no dejó de jugar la Serie Mundial. Pero el beisbol castiga, y por eso, hoy más que nunca, la Venezuela que ama la paz y rechaza la intervención y la guerra ligará unida para que Cardenales de Lara sea el campeón de la dignidad del beisbol nacional en el Caribe.

ÉPALE 314

Artículos Relacionados