POR MALÚ RENGIFO •@MALURENGIFO / ILUSTRACIÓN MALÚ RENGIFO

ÉPALE311-RECETARIOLa universidad de la vida es una enorme e invisible institución que, como la desaparecida recluta, nos agarra de improviso, en el momento menos indicado e invariablemente en contra de nuestra voluntad, de ahí que más nos vale estar preparados para las circunstancias y ejercitar las neuronas, ponerle creatividad al asunto para salir airosos de ella en el mayor número de semestres posible (porque aquí no se deja de estudiar hasta que estiramos la pata).

Para graduarse en la universidad de la vida hay que superar bastantes pruebas, siendo algunas de las más elementales aquellas que tienen como propósito sondear la capacidad de los postulantes para entender la mecánica de los instrumentos disponibles en pro de la sustitución de aquellos que no se encuentran a mano, o que son inaccesibles en épocas de pelazón. Es decir, que “si no lo logro de este modo, lo logro de este otro”: capacidad de adaptación, o lo que yo llamaría “la sustitución de los objetos para no darnos mala vida ni morir de inanición en el intento”.

EJEMPLOS DE MECÁNICA DE SUSTITUCIÓN DE LOS OBJETOS

1.- Un rodillo de amasar es lo mismo que un vaso, pero más largo, y con asas.

Modo de uso: tome usted el vaso más liso que tenga en su cocina, preferiblemente de un material rígido como el vidrio, colóquelo en posición horizontal, y hágalo rodar sobre la masa pasando su mano por el lomo del mismo.

2.- Una prensita de esmachacar los ajos es lo mismo que un rallador de queso, pero menos versátil.

Modo de uso: tome usted el ajo y rállelo por el lado finito del rallador, cuidando de no desguañingarse ni las uñas ni los dedos.

3.- Un despachurrador de patacones es lo mismo que dos platos, pero con bisagras.

Modo de uso: tome usted un plato que sea bien planito por debajo y espachurre sus rolitos de plátano, previamente medio fritos, contra la tabla misma donde los picó, o contra otro plato. Un culo de vaso también sirve, pero el plato es mejor porque es más grande

4- Un horno es lo mismo que un budare con una perola encima y una rejilla en el medio, pero menos ordinario y mucho más caro.

Modo de uso: pongamos que usted quiere hacer plátano al horno, pero no tiene horno. Lo que va usted a hacer es agarrar un budare, una rejilla sobre la que pueda colocar el plátano separado del budare, y una perola cualquiera (como una quesillera grande) con la cual encerrar la rejilla y el plátano encima del budare. Prenda la candela y gradúe su nuevo horno pelabola. Este truco de mecánica de la sustitución del horno sirve hasta para hacer pastichos y galletitas. En las carreteras del interior del país aún se consiguen rudimentarios ejemplares de hornitos como este a la venta.

5- Una yogurtera es lo mismo que una olla llena de vasitos de compota, pero sifrina.

Modo de uso: tome los frasquitos de compota y vierta en ellos una mezcla de un litro de leche y un vasito de yogurt. Colóquelos dentro de la olla sobre tres dedos de agua bien caliente que no cubra los frasquitos. Deje reposar en un lugar tibio de la noche a la mañana. El calorcito del agua facilitará el desarrollo de su yogurt.

ÉPALE 311

Artículos Relacionados