ÉPALE300-LOPE DE AGUIRRE

POR CÉSAR VÁZQUEZ • @CESARVZQUEZ3 / ILUSTRACIÓN JUSTO BLANCO

Del relato de la conquista, que llegaría a manos del rey de España con el nombre de Crónicas de Indias, se desprenden algunos mitos que sobrevivieron al encuentro equinoccial del nuevo mundo, mismo que Colón pondría al servicio de la corona para sacar a España del atolladero en el que había caído después de las Cruzadas. Cientos de españoles partieron, a lo largo del siglo XVI, en una aventura sin retorno hacia el nuevo continente buscando la fortuna que Europa les había negado.

Lope de Aguirre, siendo uno de ellos, decide embarcarse en una de esas expediciones que partiría desde Sevilla, con 250 hombres al mando de Rodrigo Burán, para llegar hasta el Perú, hacia 1536. Reconocido tempranamente por su crueldad, y siendo un consumado sanguinario, pronto destacará por su valor como oficial a la orden del rey.

La conspiración contra la corona se fraguaría entre los mismos colonos, dando lugar a la primera guerra civil entre españoles en territorio americano. De Aguirre tuvo que huir al Potosí, donde es acusado como infractor. Al negarse a ser azotado pide que lo sentencien a muerte; de lo contrario, mataría al juez que le dictó la condena. De Aguirre jura no montar a caballo y no usar calzado hasta limpiar su honor. Caminó 7.000 kilómetros hasta el Cusco para cumplir con su venganza. Lope regresa después de que el Perú se convirtiera en un hervidero de mercenarios a sueldo y buscadores de fortuna; había quedado cojo después de haber sido herido en batalla. Para 1560 el virrey del Perú, Hurtado de Mendoza, lo invita a asociarse en una expedición por el Amazonas en busca de El Dorado. La exploración es un fracaso. Aquella ciudad prometida, que los aldeanos decían bañada en oro, nunca se encontró y el cansancio era evidente cuando los alimentos empezaron a escasear. Lope de Aguirre toma el mando después de asesinar a Urzúa, el capitán de la expedición. Los cronistas cuentan que asesinó, en esa travesía, a no menos de 72 personas (64 varones españoles, cuatro mujeres, tres sacerdotes y un solo indígena) en un lapso de diez meses, cambiando el nombre a la empresa que había conseguido la expedición por el de los Marañones, por el nombre del río que los acoge: Marañón.

El 23 de marzo de 1536 los 186 capitanes y soldados que lo acompañaban firman una declaración de guerra y proclaman a Lope Príncipe del Perú, Tierra Firme y Chile. Este envía una carta a Felipe II, rey de España, para explicar sus planes de libertad y autogobierno, la cual firma con el remoquete de “el traidor” diciendo en ella que todos los españoles en tierras americanas son unos traidores; ha comenzado una rebelión representada en el imaginario como una locura desatada de sangre, fuego y terror.

En 1561 llega por el Atlántico a la isla de Margarita, donde hace estragos: mata al gobernador y a 50 de sus habitantes. Lope de Aguirre y los Marañones le envían una segunda carta al rey que titulan El príncipe de la libertad, tal y como Bolívar le reconocería, viendo en esta proclama un primer esbozo de la independencia de América. La playa donde desembarca se conoce hoy como El Tirano. Algunos pescadores del lugar cuentan que por la noche, mientras todos duermen, se oyen los cascos del caballo del “loco” Aguirre. El 26 de octubre de 1661, sabiéndose solo, perdido y emboscado, mata a su hija “para que no sea colchón de bellacos”, antes de que lo maten a él.

ÉPALE 300

Artículos Relacionados