ÉPALE275-MIRADAS 1 - copia

EN EL CONTEXTO DEL MAYO FRANCÉS UN MOVIMIENTO ARTÍSTICO FUSIONA LA VIDA CON EL ARTE, EL MUNDO ESTABA CONVULSIONADO, HABÍA UN CAMBIO DE PARADIGMA Y ERA INNEGABLE; 4 AÑOS DESPUÉS EL SITUACIONISMO BAJARIA LA SANTAMARÍA

POR CÉSAR VÁZQUEZ  / FOTOGRAFÍAS ARCHIVO

Esta tarde vamos a hacer un nuevo mapeo, la comunidad se encargó de imprimir algunos elementos para mapear la zona, se trata de un mapeo y un relato colectivo a partir de los saberes y la experiencia cotidianas. “En esta esquina la banda de los tomates venden drogas”, dice Antonio y ubica los íconos y la esquina sobre el mapa. Una chica de unos 24 años señala que a tres cuadras “los policías matraquean cuando montan la alcabala”; una de las dirigentes comunitarias agrega que el maltrato a las trabajadoras sexuales en esa calle es permanente. Hemos bajado los íconos y la metodología de esta práctica desde una página de internet. Se llaman iconoclasistas (http://www.iconoclasistas.net ) y es un proyecto que se nomadiza entre el diseño colectivo, el arte, la pedagogía crítica y el activismo político.

EL MONOPOLIO DE LA APARIENCIA

Conocida como la última vanguardia del arte, con bases en el surrealismo y el marxismo, los situacionistas aparecen para atacar el statu quo y la sociedad burguesa, reencarna en su gestualidad el espíritu revolucionario de los años 60 y crea un enclave, un agenciamiento para la crítica a la sociedad de masas y a la cultura contemporánea. Aunque la palabra vanguardia haya quedado confinada a lo tecnológico y el concepto de multitud nos haya diferenciado de ella, no somos vanguardia ni retaguardia, somos cualquiera; las prácticas situacionistas se han disipado en la contemporaneidad transmigrando de formas en la cotidianidad incesante, como un discurso transversal en muchas áreas del conocimiento actual. La idea de crear psicomapas, que dependen de la posibilidad de perderse en la ciudad, como se conocía “La deriva”, fue concebida como una práctica artística sobre el territorio. De allí los mapas mentales: desaforar los soportes cartográficos en esas áreas fue parte de su transgresión estética. “Los situacionistas podían irse varios días a la deriva por París, comiendo, paseando y durmiendo en los sitios más insospechados. La deriva se podía convertir en una ‘psicogeografía’ definida como el estudio de los efectos precisos del medio geográfico al actuar sobre el comportamiento afectivo de los individuos”, señala la revista Situaciones en un artículo sobre situacionismo.

“LA INTERNACIONAL SITUACIONISTA NO NEGABA SU HERENCIA ARTÍSTICA, PERO ERA UN MOVIMIENTO POLÍTICO: LO URBANO YA NO ERA MATERIA DE EXPERIMENTACIÓN SINO DE ACCIÓN, DE INTERVENCIÓN REVOLUCIONARIA”

(EDUARDO ROTHE)

Sin embargo, el situacionismo tuvo su hombre duro, que fungía como un ideólogo sin ideología: Guy Debord escribió lo que se puede tomar como su fundamento, el manifiesto, toda vanguardia del arte dependió de un libro, y este fue La sociedad del espectáculo, que llevaría al cine. Entendiendo el espectáculo “como una forma de dominación y garantía del orden”. Si bien La sociedad del espectáculo no se impone solo desde los medios de comunicación, es desde esta visión crítica que nace lo que conocemos como “guerrilla comunicacional”.

El mapeo de las psicogeografías

El mapeo de las psicogeografías

UNA ENTREVISTA SITUACIONISTA

Es por eso que he querido conseguirme al Profesor Lupa (llamado así por el personaje que representa desde hace varios años en TV). Eduardo Rothe —a quien es difícil acertarle un adjetivo, pero me atreveré a llamarlo situacionista, sin dejar de mencionar su activismo y militancia política—, actualmente conduce su programa desde Telesur. Podríamos conversar sobre su paso por Vietnam del Sur en plena guerra, pero lo interceptaremos para hablar sobre su paso por París durante el Mayo Francés, unos años después de haberse creado la Internacional Situacionista.

¿CÓMO FUE TU ENCUENTRO CON LOS SITUACIONISTAS? ME DECÍAS QUE ELLOS NO SE LLAMARON ASÍ, ¿QUIÉN CREES QUE LOS LLAMÓ DE ESA FORMA?

—Los situacionistas se llamaban a sí mismos situacionistas. Lo que nunca hubo, ni la Internacional Situacionista aceptó, fue el “situacionismo”, porque eran enemigos de toda forma de ideología.

—¿TIENES ALGUNA ANÉCDOTA CON GUY DEBORD O LA INTERNACIONAL SITUACIONISTA?

—Tengo muchas, pero no me viene a la cabeza ninguna en especial. Recuerdo que Debord decía que la Historia nos había dado la razón, pero no habíamos sido capaces de imponer nuestra razón a la Historia…

—¿QUIÉN REPRESENTÓ EN ESA ÉPOCA A ESTÁ VANGUARDIA EN VENEZUELA O CUÁLES FUERON LAS PRIMERAS MANIFESTACIONES DEL SITUACIONISMO EN NUESTRO PAÍS?

—Repito, no hubo “situacionismo”. En ese momento en Venezuela había vanguardias armadas, en la montaña. En el terreno puramente teórico lo más avanzado era, creo, los camaradas que defendían la creación de un poder de Consejos Obreros, los “consejistas” de la “Revolución Internacional” (R.I.), de donde salieron luego muchos que han hecho buenos aportes al Poder Popular en la Revolución Bolivarina. En esos años yo estaba en Europa.

—¿QUÉ SIGNIFICÓ LA SOCIEDAD DEL ESPECTÁCULO PARA LA CRÍTICA Y LA IZQUIERDA MUNDIAL?

Represión policial contra los movimientos juveniles en los 60

Represión policial contra los movimientos juveniles en los 60

—El libro de Debord, La Sociedad del Espectáculo (del cual hay unas ediciones en castellano en España y Argentina), fue el aporte (junto con otras publicaciones situacionistas) más importante a la crítica revolucionaria en la segunda mitad del siglo XX. Para la llamada “izquierda mundial” ese libro no significó nada porque, sencillamente, lo ignoró, atrapada como estaba en la Guerra Fría y en la concepción leninista del partido. La lectura de La sociedad del espectáculo permite comprender la relación entre fenómenos separados, porque coloca al espectáculo en el centro del modo de producción y consumo de la sociedad capitalista. De paso, Debord realizó una película llamada La sociedad del espectáculo, con collages de muchas otras películas, noticiarios y textos de su libro. Se encuentra en You Tube.

—UNA DE LAS CATEGORÍAS ESTABLECIDAS POR ESTE MOVIMIENTO FUE “LA DERIVA”. ¿EXISTE UNA “DERIVA INSTITUCIONAL”, COMO LA LLAMAN LOS SITUACIONISTAS DE HOY? SI FUERA ASÍ, ¿CÓMO SE PODRÍA PENSAR QUE SEA?

—“La deriva” era una forma de experimentación correspondiente a la fase artística, presituacionista del movimiento: el urbanismo unitario. Los interesados pueden encontrar materiales en la revista Potlach. La Internacional Situacionista no negaba su herencia artística, pero era un movimiento político: lo urbano ya no era materia de experimentación sino de acción, de intervención revolucionaria.

—FRENTE A LA EROSIÓN DE LOS MARCOS DE CREDIBILIDAD O INESTABILIDAD INFORMATIVA, COMO LE LLAMA RAMONET, LA GUERRILLA COMUNICACIONAL HA SIDO PARTE DE NUESTRA ESTRATEGIA DE MEDIOS COMO ESTADO REVOLUCIONARIO, Y ESTA ENCUENTRA SUS ORÍGENES EN LA SOCIEDAD DEL ESPECTÁCULO. ¿CÓMO VES EL FUTURO DE LA GUERRILLA COMUNICACIONAL EN EL CONTEXTO ACTUAL?

—Ciertamente la credibilidad está erosionada porque de una generación que “leía entre líneas” pasamos a las generaciones actuales que ven entre imágenes. En el terreno mediático hace tiempo que el enemigo, a nivel mundial, comenzó su “campaña de Rusia”, como Napoleón o Hitler. El dominio de la psiquis colectiva avanza tan profundamente, que sus líneas de convicción se vuelven frágiles. El espectáculo es hoy más poderoso que el cristianismo en la Edad Media: domina al mundo entero por encima, incluso, de las diferencias entre imperialismos. Es, a toda hora y en tiempo real, la versión burguesa del mundo. Vivimos en un mundo dominado por la idea burguesa del mundo. En un mundo dominado por una idea. Pero un mundo dominado por una idea es, también, un mundo a la merced de una idea. Tan a la merced de una idea que un muchacho “arañero”, de Sabaneta de Barinas, avanza consecuentemente con una idea que termina por transformar a Latinoamérica e influir en el mundo. La estrategia comunicacional del Estado ha sido y sigue siendo inexistente. Chávez, el gran comunicador, no creía en ella porque la reemplazaba con su verbo y con su ejemplo. Sus herederos no son tan capaces ni afortunados. Lo que nos salva es que la derecha trabaja con mentiras tan evidentes y con tan poca autoridad moral y credibilidad, que no logra imponer su idea. Pierden poder de convicción y poder de convocatoria. El secreto de la Revolución está en que lo que era esencial se ha vuelto visible.

“EL ESPECTÁCULO ES HOY MÁS PODEROSO QUE EL CRISTIANISMO EN LA EDAD MEDIA: DOMINA AL MUNDO ENTERO POR ENCIMA, INCLUSO, DE LAS DIFERENCIAS ENTRE IMPERIALISMOS”

(EDUARDO ROTHE)

La réplica del Mayo Francés tuvo sus promotores en el contexto nacional de la época, su correlato se filtró desde la jerga militante hasta la práctica artística del momento, su carácter subversivo fue germinando de generación en generación; si existe una vanguardia que no le guardó ni una letra a la nostalgia del romanticismo burgués y se mimetizó con la organización popular y con la célula de producción audiovisual ha sido esta, abriendo los derroteros de una guerra en el campo de la semiótica, la guerra de la inmaterialidad contra la realidad.

La entrevista a Rothe no se pudo desviar, la corrección sobre el “situacionismo” como categoría inexistente fue perspicaz, la categoría no tenía inflamaciones ideológicas como lo dijo solo un sujeto. Ya eso marca una gran diferencia y nos adelanta a lo que vendrá en el arte: las mitologías individuales de los artistas sin comunidad.

ÉPALE 275

Artículos Relacionados