“Los mareados” (I)

Por Humberto Márquez / Ilustración Julietnys Rodríguez

De mis tangos favoritos, siempre en la onda de la amorosa locura y del encanto de la rochela, debo reseñar el de Enrique Cadícamo: “Los mareados”, aunque de su historia haya mucha tela que cortar. Básico en letra, rareza, risa y llanto, en teatro de curda y arrabal: Rara… / Como encendida / te hallé bebiendo. / Linda y fatal / bebías. / Y en el fragor del champagne / loca reías / por no llorar.

La figura del champagne como sustitución de la cocaína, morfina u opio (los juguetes mentales de la época); “el eufemismo del tango”, como diría el doctor Eduardo Giorlandini en Chamuyando tangos. La historia real es que antes se llamó “Los dopados”, no por censuras tontas, como hasta ahora mucha gente ha creído, sino porque como nos cuentan en Todotango.com “la música de Juan Carlos Cobián presenta, como primer antecedente a Los dopados, un aporte musical para una obra teatral del mismo nombre. La letra correspondió a Raúl Doblas y Alberto Weisbach, autores también de la obra…”. Pobre piba, entre dos copas. / Tus amores han logrado / triste hazaña de un dopado / que hoy festeja el cabaret. Estrenada el 4 de mayo de 1922 en el Teatro Porteño y grabado por Roberto Díaz, acompañado en el piano por el propio Cobián y Agesilao Ferrazano en el violín, el 13 de enero de 1924. También lo grabó Fresedo en forma instrumental el 20 de mayo de 1922.

La historia se pone buena porque al irse olvidando “Los dopados”, dos décadas después, tal como lo relata Cadícamo en sus memorias, “un día Troilo llega muy entusiasmado a su departamento trayendo la vieja grabación de Fresedo con la creencia que era instrumental y solicitándole que escribiese una letra. Ambos ignoraban que este tango ya tenía letra. Los reparos de Cadícamo se basaban en la ausencia de Cobián, que en esos momentos se hallaba en los Estados Unidos; pero, confiando en su gran amistad con el músico, se decidió a escribir Los mareados. Lo que implicaba no sólo una nueva letra, sino inclusive el cambio de nombre del tango.

EPALE 360