Ronald y Josef

POR GERARDO BLANCO • @GERARDOBLANCO65 / ILUSTRACIÓN JUSTO BLANCO

¿Quién es el mejor atleta del año? La pregunta la ha venido formulando el Círculo de Periodistas Deportivos de Venezuela, de manera ininterrumpida, desde hace 74 años, y una vez más estamos ante la disyuntiva de seleccionar al más destacado deportista del país en el campo profesional y aficionado en este 2018.

No se trata de un asunto menor, que atañe solo a los miembros de esta cofradía deportiva. En un país asediado desde diversos frentes, donde la mediática nacional e internacional bombardea diariamente a los ciudadanos con falsas noticias que prefiguran escenarios catastrofistas, el deporte se erige como un muro de contención y muestra el rostro verdadero de su gente. Una nación que lucha contra cualquier dificultad, que se sobrepone a las derrotas y que cuando cruza las fronteras es para gestar hazañas mayúsculas, como las de este centenar de atletas postulados, ejemplos de lo afirmativo venezolano, quienes con su accionar demuestran “honradez, abnegación, decoro ciudadano y sincero anhelo de trabajar por la patria”, para utilizar las palabras del poeta y escritor Augusto Mijares.

Entre los candidatos a ganar el premio en el ámbito profesional tenemos dos atletas que marcaron hitos en el país cuyo gobierno belicista ha declarado a Venezuela “amenaza inusual y extraordinaria” para la seguridad de Estados Unidos. Una de las amenazas que ha enviado Venezuela al gigante del Norte ha sido Ronald Acuña Jr., el imberbe de 20 años, nacido en La Sabana, estado Vargas, que se cansó de dar batazos en las Grandes Ligas con los Bravos de Atlanta, y los periodistas gringos lo eligieron Novato del Año de la Liga Nacional. El otro gran peligro nacional se llama Josef Martínez, un valenciano de 25 años que impuso récord de goles (31 en una temporada en la Mayor League Soccer de EEUU) con otro equipo de la misma ciudad: Atlanta United.

En el deporte aficionado, que este año sufrió de nuevo con el bloqueo económico y las dificultades del Gobierno para transferir divisas, la lista de amenazas inusuales se multiplicó. Al punto que Venezuela obtuvo la mejor actuación de su historia en Juegos Olímpicos Juveniles con el oro de Katherin Echandía (levantamiento de pesas) y María Giménez (judo) en Argentina. Rubén Limardo también fue un peligro al ganar su segunda medalla de plata en el Mundial de Esgrima; Yulimar Rojas repitió oro en salto triple en el Campeonato Mundial de Atletismo de Birmingham, Inglaterra; y los pesistas Julio Mayora y Keydomar Vallenilla brillaron con bronce en el Mundial de Turkmenistán. Queda la selección nacional de baloncesto, que está a las puertas de clasificar al Mundial de China 2019.

Venezuela, ¿una amenaza? Claro que sí, pero para repartir leña, anotar goles, y ganar medallas en cualquier parte del mundo.

ÉPALE 305 

 

Artículos Relacionados