ÉPALE286-TANGO

POR MALÚ RENGIFO •@MALURENGIFO / ILUSTRACIÓN JESSICA MENA

NUMERO UNO: EL NACIMIENTO DE GARDEL ES UN VERDADERO CAMBALACHE

Hay toda una polémica, nunca dilucidada, en torno al lugar de nacimiento de Gardel. Argentina se adjudica el honor sin mostrar pruebas, Uruguay posee una supuesta partida de nacimiento que le confiere inmediatamente la nacionalidad al famoso cantante y en Francia aseguran que la madre de Gardel vivía por aquellas tierras al momento de dar a luz.

De aquello hace casi 130 años. Los escasos registros de la época no bastan para dar una respuesta definitiva a la pregunta, pero se sabe, por ejemplo, que en 1920 Gardel se inscribió en el consulado uruguayo para ampararse en una ley para uruguayos residenciados en el extranjero. Según aquella diligencia, habría nacido en Tacuarembó, pero un dato particular le suma misterio al mito: Gardel se registró con una fecha de nacimiento tres años anterior a la real.

NÚMERO DOS: EL TANGO ERA UN BAILE DE HOMBRES

Se generó en los barrios de la orilla de los puertos del río de La Plata y, en sus inicios, lo bailaban los esclavos. Se dice, incluso, que tuvo su origen en La Habana con influencias provenientes de Brasil, que en un principio era solo percusiones y que con el tiempo se fueron sumando instrumentos provenientes de Europa, como es el caso del bandoneón, aporte alemán a un género que crecía en fuerza y aceptación, tanto en América como en el llamado primer mundo.

Los europeos radicados en La Plata comenzaron a interesarse en el ritmo para ambientar los locales nocturnos de más baja calaña, y las prostitutas vieron en él una herramienta de seducción. El baile comenzó a tomar forma como anzuelo para pescar clientes, pero al ser este un baile de arrabales, nada digno de las señoritas decentes, para los hombres la única manera de aprender a bailarlo y tenerlo como excusa para acercarse a las prostitutas era practicarlo con otros hombres. También se dice que era un baile de maleantes y que esa forma particular de usar el sombrero, casi tapando el rostro de los caballeros, no era otra cosa que una forma de ocultarse de los enemigos.

TRES: GARDEL NO ESTÁ MUERTO NI ESTÁ DE PARRANDA

La causa de muerte declarada es una sola: Gardel murió quemado por las llamas de un terrible incendio que consumió las dos aeronaves que colisionaron el 24 de junio de 1935 en el aeropuerto Olaya Herrera de la ciudad de Medellín, Colombia; pero esa es solo la versión oficial. Durante décadas existió entre los fanáticos del ídolo la teoría de que este había sobrevivido a las llamas, pero su rostro y su cuerpo habían quedado tan maltrechos por las mismas que, habiendo sido un hombre tan atractivo, no tuvo valor para continuar cantando y se confinó a vivir en la selva colombiana para terminar sus días solo, alejado de los grandes escenarios, pero conservando para siempre entre sus seguidores el recuerdo de su estampa.

ÉPALE 286

Artículos Relacionados