Ludovico Silva

FOTOGRAFÍA ENRIQUE HERNÁNDEZ-D’JESÚS

SONETO CORAL POR LA PAZ DEL MUNDO

En la divina chispa de los dioses

Por el Elíseo cantan mis hermanas

Y se me transfiguran en humanas

Mujeres que me cantan con sus voces

Esa maravillosa melodía

Que suena en los abismos más lejanos

Y cuya delicada lejanía

Convierte a los mundanos en hermanos

Hasta que la hermandad de los terrenos

transforma a los que son muchos en menos

y de la gran profundidad ausente

Cae sobre mis ojos el presente

y la sangre del hombre y sus venenos

se convierten en vino rojo y puro

donde se esconde el último Futuro.

ÉPALE 344

Previous article

Julio Cortázar

Next article

El símbolo