“Malena” (Y III)

Por Humberto Márquez / Ilustración Julietnys Rodríguez

¡Ajá!, pero el brollo va más allá (que no nos gusta, pero nos entretiene, jajajá). Resulta ser que Malena “en una gira a Cuba conoce y, después, se casa con el cantor de boleros mexicano Genaro Salinas, conocido como La Voz de Oro de México. Viven un tiempo juntos en Argentina y, luego, él se marcha definitivamente a raíz de una gira, recalando de manera permanente en Caracas, ya al final de su carrera.

Mientras estuvieron en Buenos Aires Genaro Salinas actúa en radio El Mundo y conoce a la actriz de teatro Zoe Ducós, con quien entabla una relación sentimental. Con el correr del tiempo, y en plena época de la dictadura del general Pérez Jiménez, Ducós se radica en Venezuela actuando en teatro y en la TV de Caracas.

Allí, la actriz se casó con el actor venezolano Héctor Hernández Vera, de quien más tarde se divorció para volver a casarse con uno de los directores de la funesta policía del régimen, llamado Miguel Silvio Sanz.

Continúa relatando Omar Valera que cuando Genaro Salinas vino por última vez a Venezuela estaba muy venido a menos, cantó en locales de segunda categoría, se emborrachaba con frecuencia y trató de acercarse a la Ducós. En la mañana del 28 de abril 1957 (día que recuerdo muy bien porque cumplí 25 años) fue hallado agonizante debajo de un puente de la avenida Victoria de Caracas, con politraumatismos generalizados. Falleció ese mismo día. La noche anterior varios esbirros de la Seguridad Nacional parece que lo esperaron en lo alto del puente, por donde debía pasar a pie para ir a su alojamiento, lo tiraron de lo alto y le pasaron un carro por encima. Su esposa (Malena de Toledo) y otras personas vinieron por sus restos, que hoy reposan en Buenos Aires, creo que en un panteón de los artistas.¡Qué tal!

ÉPALE 365