ÉPALE291-RECONVERSIÓN M 4

UNA BATALLA MÁS POR NUESTRA SOBERANÍA HA SIDO LIBRADA. LOS QUE APOSTABAN POR LA DOLARIZACIÓN SE QUEDARON CON LAS GANAS: EN VENEZUELA EL BOLÍVAR AHORA ES SOBERANO

POR MALÚ RENGIFO • @MALURENGIFO  ⁄  FOTOGRAFÍAS ENRIQUE HERNÁNDEZ

Martes 21 de agosto de 2018, día después de la entrada en vigencia de la reconversión monetaria soberana. El bolívar fuerte, tras años de enfrentar ataques desde todos los flancos imaginables (bachaqueo de productos de la canasta básica alimentaria, secuestro y contrabando de efectivo, uso indiscriminado de especulativos marcadores cambiarios ilegales, malsanas campañas de desprestigio a nivel nacional e internacional y mucho más), debió ser sustituido por el bolívar soberano, una nueva moneda cuyo mayor valor en relación al bolívar fuerte se traduce, entre otras cosas, en la simplificación de todas las operaciones comerciales en bolívares que se realicen.

ÉPALE291-RECONVERSIÓN MDIVIDIR ENTRE CIEN MIL

De forma natural, desde hace varios meses, se había instaurado entre buena parte de la población el uso simbólico de tres ceros de menos en los precios. Carnicerías, mercados populares y casi cualquier tipo de establecimiento comercial habían comenzado a simplificarse la vida diciendo diez mil en lugar de diez millones. “En parte, uno lo hace para no enredarse tanto; pero también, de cierto modo, es una forma de que al cliente no le parezca tan caro o no le golpee tanto escuchar la cifra. Al final, uno como creador no está especulando, simplemente nuestra estructura de costos la elaboramos a partir del costo de las cosas en la calle”, afirma Luisa Nieto, artesana caraqueña, y tiene razón; pero estamos hablando de un estado de cosas que vino dado por una sucia guerra en contra del bolívar fuerte, que tuvo entre sus consecuencias el desarrollo de una terrible distorsión entre salarios y el precio de los productos, en general. Nelory Gutiérrez, comerciante, tiene una empresa que vende helados artesanales en ferias y eventos. Cuenta lo que le ocurrió en una ocasión en Bellas Artes cuando, dadas las pequeñas dimensiones de la pizarrita donde colocaba los precios, puso el valor de los helados restándole tres ceros: “Se acercó una señora, muy mayor, con una niña. La pizarra marcaba Bs. F. 2.000 por cada helado y la señora pidió dos heladitos. Se veían muy humildes, tanto ella como la niña. La señora sacó su monedero y de ahí dos billetes de 2.000 bolívares fuertes, y a mí se me partió el corazón, no sabía cómo explicarle que el precio eran dos millones cada helado”.

NI ES UNA LOCURA, COMO DICEN UNOS, NI ES IRRELEVANTE LO DE LOS CINCO CEROS, COMO DICEN OTROS, QUIENES ASUMEN LA MEDIDA EXCLUSIVAMENTE COMO UNA FORMA DE SACAR CUENTAS CON MAYOR FACILIDAD: HAY ALGO MÁS

Entonces, hace varias semanas el Presidente anuncia que se están afinando los últimos detalles del programa de recuperación económica, y fija como fecha definitiva para la reconversión monetaria, cinco ceros menos mediante, el día lunes 20 de agosto. Como era de esperarse, las quejas no se hicieron esperar: “¿Por qué cinco ceros y no tres, o seis?”, se me ocurre que una reconversión que eliminara seis ceros requeriría el uso de un mayor número de monedas pequeñas que, probablemente, significarían un mayor gasto para su acuñación y un muy lucrativo negocio para los fundidores de níquel.

ÉPALE291-RECONVERSIÓN M 5

Ni es una locura, como dicen unos, ni es irrelevante lo de los cinco ceros, como dicen otros, quienes asumen la medidaexclusivamente como una forma de sacar cuentas con mayor facilidad: hay algo más. Con los salarios y pensiones a un nivel tan por debajo de lo mínimo necesario para subsistir, y con cifras tan infladas para costear cualquier nimiedad, se pierde noción del valor real del dinero y de nuestro trabajo. Esto, sumado a la desesperación y el miedo de no poder acceder a los productos, instaló en el imaginario colectivo la idea de que es mejor pagar el precio que sea por una pasta dental hoy que pagarlo mañana, cuando seguramente haya subido al doble. En una especie de mecanismo de defensa contra el desaliento naturalizamos toda la perversa red de explotación que han diseñado para nosotros el sector empresarial, los comerciantes corruptos y los traficantes del dólar, y diseñamos nuestras propias formas de sobrevivir a la misma sin poner ni una cuota de resistencia al desangramiento. En vista de esto, y entendiendo que las cuotas de resistencia individuales no han dado mayores resultados, la puesta en uso del bolívar soberano figura como el gran ejercicio de resistencia que colectivamente debíamos hacer; y muestra de ello, y del compromiso con que el pueblo asumió la aceptación de la medida, fue el ambiente tan particular que hubo en las calles caraqueñas el pasado martes.

DINERO EN EFECTIVO: UN SUEÑO HECHO REALIDAD

ÉPALE291-RECONVERSIÓN M 1Nos dirigimos Enrique Hernández y yo a los cajeros automáticos del Banco de Venezuela de la avenida Universidad, espacio que habitualmente, o al menos hasta hace unos días, era caldo de cultivo de enfermedades respiratorias y sofocos varios, dado el gentío que debía apretujarse en el recinto durante horas con tal de poder sacar los Bs. F. 10.000 (o Bs. S. 0,1) que por regla se le permitía sustraer a cada usuario. La primera grata sorpresa fue que la cola era breve y que cada usuario se retiraba del recinto tras realizar una sola transacción, es decir, la cola avanzaba. Primer triunfo del bolívar soberano y su incidencia en la calidad de vida de los venezolanos.

Nos paramos en una cola para sacar los siete bolívares que escasamente había en mi cuenta y comenzamos a conversar con la gente alrededor. Una gordita que se las quería dar de chistosa nos informa: “El monto máximo de retiro por cajero automático son Bs. S. 20, maldito Maduro, jejejé”. Nos miramos, no pudimos reír con ella, no quisimos. Volteamos a hablar con otra muchacha, de un carácter diferente: “Ay, ojalá que todo esto salga bien, que la gente no se ponga a trampear. Mira, a mí lo único que me preocupa es la frontera; allá, en Cúcuta, todo lo que nosotros tenemos ellos se lo quieren agarrar. Se lo digo porque yo vengo de vivir allá una temporada y vi todo eso, ellos lo trampean todo, eso es horrible. Ojalá se ponga control sobre la frontera; porque, mira, nada más nosotros tener el efectivo las cosas mejoran mucho. Yo soy comerciante, compro y vendo cosméticos; de aquí me voy, ya mismo, para La Hoyada a comprar mercancía antes de que me la vayan a subir de precio. Pero, fíjate, con lo que uno saca de aquí ya tiene para pagar el pasaje de la semana, y más. Esa es una tranquilidad enorme”.

LA ANGUSTIA BONITA Y EL VAMO A PORTARNOS BIEN

El famoso garitero digital Gustavo Borges comentaba recientemente: “Nunca en mi vida, en mis tormentosos 59 años, había visto una angustia tan bonita en un pueblo. Angustia porque todo funcione bien, que dé resultado, que uno de los suyos salga victorioso, porque esa victoria de él es la victoria de todos; angustia no por algún miedo cobarde individual a pasar roncha, no, sino una maravillosa angustia revolucionaria por la dignidad, por triunfar en medio de esta guerra”.

Hay razones para esa angustia bonita, que es una mezcla entre expectativas, fe en el otro, en nosotros, ganas de que salga bien y temor de no saber hacerlo. Pero motivos para la esperanza y el orgullo los hay. Uno de ellos es que no le mordimos el peine a los que convocaban a paro desde el martes, porque sí, y aunque fueron bastantes los comercios que amanecieron cerrados, desde ese día hasta hoy las actividades han recobrado regularidad, y muchos comerciantes han demostrado que el cierre solo se debía a la necesidad de etiquetar de nuevo los productos con la transformación a bolívar soberano. Otros sí han especulado y subido los precios de manera notable, pero hay una orden del Gobierno de atender toda denuncia sobre usura. Ojalá funcione, ojalá se atiendan, ojalá que la conciencia que da origen a la angustia bonita gane esta guerra de una vez.

ÉPALE291-RECONVERSIÓN M 3

ÉPALE 291

Artículos Relacionados