ÉPALE275-KARL MARX

PADRE Y EPICENTRO DE UNO DE LOS “ISMOS” MÁS RECURRIDOS DEL ÚLTIMO SIGLO, SU LEGADO NO HA PUESTO DE ACUERDO A SUS ADORADORES NI SIQUIERA EN ALGO ESENCIAL: SI EL SER SOCIAL DETERMINA LA CONCIENCIA SOCIAL (Y NO AL REVÉS), ¿CÓMO ES QUE LA MASIFICACIÓN DE LAS TESIS MARXISTAS HAN CAMBIADO AL MUNDO?

POR JOSÉ ROBERTO DUQUE • @JROBERTODUQUE / ILUSTRACIÓN RAUSSEO DOS

He sido testigo y también partícipe de cierto crimen contra las normas de la discusión lógica, o tan siquiera adulta y responsable: cuando un marxista (genuino o autopretendido) intenta destruirte una postura u opinión, echando mano de cualquier obra de Carlos Marx como quien empieza a citar versículos de la Biblia, tratando de aplastarte con la premisa de que todo lo que dice ahí es La Verdad (y si estás contra La Verdad eres demoníaco o de derecha según el caso), el agredido o interpelado suele echar mano del viejo y bastante asqueroso trámite ad hominem: a mí no vengas a citarme a Marx porque ese tipo era burgués, y europeo, y además alemán. Dos cosas le dan ventaja en la escaramuza callejera al discutidor anti-Marx: ha leído alguito sobre las borracheras y veleidades del sabio en su juventud, y también un par de cosas sobre las monstruosidades racistas que dijo el pensador sobre Simón Bolívar. “Es imposible ser bolivariano y marxista”, concluye el negador emocional de Marx. Menos de un minuto más tarde ese mismo negador se pone a hablar de la lucha de clases y de la plusvalía. Y entonces se vuelve un bolivariano marxista.

ÉPALE275-PERFILEl punto es que la vastísima obra de Marx infunde tanto respeto, miedo o pereza entre la gente “normal”, esa que tiene cosas que hacer para procurarse el pan todos los días, que es muy fácil concluir que nadie, o solo una élite, ha leído en realidad la obra de Carlos Marx. Después discutimos si es un requisito haber leído y analizado todo cuanto escribió Marx para ser marxista o tan siquiera para ser considerado aspirante a comunista o a revolucionario, pero acá vuelve a producirse el fenómeno: gente que admite no haber leído nada o casi nada de la obra marxista y al ratico está desarrollando rudimentariamente asuntos como la dialéctica, el proletariado y la inevitable destrucción del capitalismo a causa de su propia dinámica interna: eres marxista o citas a Marx, aunque sea precariamente, aunque creas que no, o aunque quieras negarlo.

El mismo Marx acuñó un decir que se ha convertido en paradoja; aquello de “el ser social determina la conciencia social”. Luego, ha resultado que su obra (generadora de una conciencia sobre la Historia) ha impactado al planeta a tal punto de haber transformado importantes parcelas de la sociedad. Allí está el ser social, condicionado por una interpretación de la Historia. ¿Qué interpretación es esa? Esa según la cual “la misión de la filosofía no es interpretar al mundo sino transformarlo”.

Deriva entonces la película marxera hacia el amargo, elitista y casi siempre ridículo planteamiento: solo puedes ser revolucionario si lees o leíste a Marx. ¿Eres campesino, ágrafo o simplemente un trabajador o vago que no tiene herramientas ni tiempo ni ganas de ponerse a leer cosas densas en vez de andar guerreando en la vida? Entonces de vaina puedes llegar a ser socialdemócrata, pero nunca, óyeme bien: NUNCA puedes ser revolucionario si te niegas a leer a Marx, así como SHO. No sé si existe en algún recodo de El capital alguna sentencia tipo “solo puede ser revolucionario y comunista el que me lea A MÍ”, pero sospecho que no, porque esa obra monumental no es un manual ni un tutorial sobre cómo ser revolucionario y comunista, sino un análisis de los mecanismos y procesos que mueven al capitalismo. Es evidente que muchos de los que andan hablando y escribiendo por ahí en clave marxóloga no leyeron ni leerán jamás El capital, y es también evidente y comprobable que muchos brillantes marxólogos, conocedores de la obra de Marx, que sí se leyeron El capital y desguazaron los libros escritos a cuatro manos con Engels, terminaron siendo cualquier cosa menos revolucionarios. ¿Alguien conoce o sabe quiénes son o fueron Carlos Blanco, Juan Nuño, Manuel Caballero o Teodoro Petkoff? El último de ellos estremeció a la anquilosada UCV en los años 60 con una carrera y una tesis marxista que le valieron un summa cum laude en Economía, y los otros fueron o han sido brillantes teóricos y estudiosos que en los años finales de su vida mandaron a la mierda todo lo estudiado para ponerse al lado de la burguesía y sus aparatos de propaganda. Dictamen de la Historia: estudiar a Marx (y morir en la misma fecha en que él nació, un 5 de mayo, como Nuño) no te hace necesariamente comunista ni revolucionario y ni tan siquiera marxista. Somos lo que hacemos, no lo que leemos o decimos o escribimos.

En resumen, y sin ánimo de aparentar que con esto concluimos o cerramos todo cuanto es preciso decir en un homenaje a quien acaba de cumplir otro aniversario de su nacimiento, es hora de hacer un reconocimiento esencial: los proletarios del mundo le debemos a este pequeñoburgués alemán, y a sus iguales y contendores (eh: fue dialéctico el proceso que maceró la obra marxista), el haber empujado a los pensadores y analistas de la sociedad a darle carácter terrenal a lo que por definición parecía ser materia de pura especulación etérea. Los execrados de la tierra seguiremos construyendo este mundo y construyendo otro; los pensadores que estén ahí, con nosotros o contra nosotros, ya podrán llenarse la bocota proclamando que saben más que la plebe sobre lo que está sucediendo, porque leyeron o están leyendo al tipo que organizó algo parecido a una filosofía basada en cómo es que nos joden a los pobres. Enhorabuena, teóricos de este y del otro lado.

ÉPALE 274

Artículos Relacionados