“Me gané todos los premios como actor”

Por María Eugenia Acero Colomine  • @andesenfrungen / Fotografías Archivo

En los tiempos en que la guanábana política dominaba los destinos de la gente buena de este país, se hicieron famosos los programas de comedia.

Así, RCTV y Venevisión se disputaban por el poder total de las risas. El primer canal tendía más humor político y se reía abiertamente de los Gobiernos de turno; el segundo se quedaba en lugares comunes que ridiculizaban a homosexuales, gordas y pobres. Eso no importaba. La realidad oprimida del venezolano de a pie hallaba una válvula de escape en esos programas de TV, y se encariñaba harto con los personajes que hacían comedia en esos espacios.

De esa memoria de personajes como Mamandini, Pancholón y Cirilo abordamos a Ramón Hinojosa. Hinojosa fue célebre en los años 70, 80 y 90 por sus personajes, no solo se quedó en los sketches humorísticos, sino que trascendió para trabajar también en telenovelas, radio, cine y teatro, jugando todas las posiciones del arte escénico.

Este actor maracayero de 82 años es sobreviviente de una historia familiar trágica, por haber sido huérfano desde muy niño y criado en un ambiente muy humilde. Aún así, de entre la pobreza supo salirle al paso a la vida y adentrarse en el medio artístico, donde ahora nada como pez en el agua. “Yo fui el office boy de Renny Ottolina y viajé seis años siendo asistente de Simón Díaz”, rememora.

“Yo soy un tipo tranquilo. Aprendí a hacer el bien de corazón. Recién un hombre se me acercó pidiéndome un pedazo de pan y le di el pan y 10.000 bolívares”, dice.

En una conversación telefónica con el actor, locutor y productor nacional independiente, éste nos habló sobre su trayectoria y sus andares. Conozcamos más sobre Ramón Hinojosa.

Se considera un tipo tranquilo que aprendió a hacer el bien de corazón

—¿Cuál es tu personaje favorito?

Todos son entrañables para mí, ya que todos significaron una etapa en mi vida. Con ellos me he ganado gran cantidad de premios, como Orinoco y Cirilo. En cine gané un premio como inspector en la película Cangrejo. No puedo hacer distinción. Todos mis personajes me gustan.

—Háblanos de tu experiencia en teatro

Yo estudié en el Ateneo de Caracas con Horacio Peterson. Éramos 86 alumnos. Yo no entraba a clase porque no tenía dinero para pagarlas; mientras, hacía de extra en la televisión. Llegué a ser el extra que más ganó en aquel entonces. En ese curso había puro rico, pero terminé siendo el mejor de todos esos actores. Hice unas once obras de teatro y en la Universidad Simón Bolívar gané cuatro premios municipales de teatro por la obra Las amistades del morocho. Yo llegué a ser parte de la República del Este con Víctor Valera Mora, Caupolicán Ovalles, Salvador Garmendia y muchos otros.

—¿Qué exaltas y qué criticas de tu experiencia en la comedia?

Critico que todavía existe el racismo. Y exalto que se observa que la gente que está arriba ayuda a quienes están abajo.

—¿Por qué ya no hay humor en la TV?

Claro que hay. ¿Quién te dijo a ti que no? El humor existe, pero ya no hay plantas que lo transmitan. Cisneros se olvidó de crear. Ahora, los entes oficiales sí apoyan al talento. Vemos, entonces, el Movimiento Teatral César Rengifo y el Sistema Nacional de Orquestas, así como Corazón Llanero Infantil, una maravilla.

—Háblanos de tu experiencia en cine

Siempre he sido un amante del cine. He hecho alrededor de 20 películas y me ha tocado asumir todos los roles: de figurante, relacionista y actor. También soy locutor. Para llegar a serlo había que presentar un examen, y me tocó. Actualmente estoy por empezar una película hecha por una cooperativa. Los actores decimos que no tenemos nada. Lo único que uno tiene es el reconocimiento del público y las experiencias. Por ejemplo: esta película traerá momentos de compartir al aire libre, en un río. Esa es la riqueza que uno se lleva como actor en el cine.

—Qué beneficios has obtenido del Estado

Todos los bonos y una vivienda en Maracay. Yo duré cuatro años metido en un refugio. Ahora quiero mudarme a Caracas, ya que en Caracas es donde está el trabajo, pero estoy gestionando eso. Vengo de la marcha, donde me conseguí con mi amigo Aristóbulo Istúriz. Gracias a Chávez y a Maduro Venezuela está dándole de frente al bloqueo. Yo soy comunista por convicción, desde muy joven me dediqué a leer El Capital. Sobre Guaidó, cuando llegue a Maiquetía ese señor dirá: “Traidores siempre, leales nunca”, jajajá.

—¿Cómo ves el ambiente actual en el medio artístico?

Lo veo difícil. RCTV y Venevisión no están contratando, lo que están es conspirando. TVES es el único. Winston es trabajador y ayuda a los actores, pero no puede ser el único canal activo. Siento que es posible cambiar el panorama sobre la base del trabajo.

—¿Qué mensaje deseas darle a la comunidad de Épale CCS?

Un gran abrazo al cuerpo de redacción de esta revista. Está bien detallado, con un cuerpo de redactores talentoso. Esta revista está con el pueblo y está llena de pormenores dignos de ser leídos.Lo más sabroso de esta revista es que es gratis.

ÉPALE 361