ÉPALE289-ENTREVISTA

DE LA COLA QUE SE ARMA LOS VIERNES EN PLAZA BOLÍVAR PARA RETIRAR EL SEMANARIO CONOCIMOS A OSCAR SEGUNDO CANELÓN, COLECCIONISTA DE LA REVISTA ÉPALE CCS. ASÍ, RECOPILAMOS TESTIMONIO DE NUESTRO PUEBLO LECTOR

POR MARÍA EUGENIA ACERO COLOMINE • @ANDESENFRUNGEN ⁄ FOTOGRAFÍAS MICHAEL MATA

Oscar Canelón nos abordó recientemente en las inmediaciones de la redacción para pedirnos algunos números faltantes de su colección de revistas Épale CCS y quisimos conocerlo. Visitamos su residencia y descubrimos el compromiso militante de un vecino del 23 de Enero y de su familia. Esta muestra reflejó el trabajo de hormiga que vienen desarrollando muchos como él, a través de la organización colectiva en la ciudad y el país.

—HÁBLENOS BREVEMENTE DE SU VIDA

Mi nombre es Oscar Segundo Canelón González. Tengo 69 años y estoy pensionado y jubilado. Vivo en el 23 de Enero, en la Zona Central, en los Bloques 22 y 23 con mi hijo y su mamá. Antes me dedicaba a matar tigres. Pero mi ocupación principal era cortador y trazador textil. Ahorita, como está la situación, ya no se consigue material. A la edad que tengo es difícil conseguir trabajo.

—¿QUÉ LO MOTIVÓ A COLECCIONAR LA REVISTA ÉPALE CCS?

Me llamaron mucho la atención los Cuentos del Arañero y la sección Pichón de sibarita. Luego, me puse a leer la revista completa y me gustó todo el contenido. Eso sí, los crucigramas están intactos porque no me he puesto a llenar ninguno.

—¿QUÉ LE QUITARÍA Y QUÉ LE PONDRÍA A LA REVISTA?

No le quitaría nada, pero me gustaría  que agregaran más literatura, historias para leer. Tal vez una novela como Doña Bárbara o libros clásicos venezolanos, cuentos infantiles, Aquiles Nazoa: que todas las semanas publiquen relatos o series de narrativa que los lectores podamos seguir. Me gustan mucho las fotos que publican, especialmente la portada y la contraportada. Son material de gran calidad.  En mi bloque vive el maratonista Marvin Blanco, el que ganó el maratón en 2014 y tenía la foto de Robert Serra. Esa revista la tengo yo. Me gusta que entrevistan a toda clase de personajes de la calle. Gente popular, no solo personalidades famosas sino al ciudadano de a pie.

—¿ACEPTARÍA PAGAR LA REVISTA POR SUSCRIPCIÓN?

No. Muchas personas de avanzada edad son quienes leemos la revista y no podemos pagarla. Por internet pocas personas la leemos. Solo mi hijo, de cuarenta y pico de años, es quien se mete en internet a leerla.

—APARTE DE LA REVISTA, ¿QUÉ MÁS COLECCIONA?

Colecciono salsa y chatarritas de los 70. Me desestreso con la música. Mi principal colección es musical, botellas y latas de cerveza que tengo adornadas en un minibar de mi apartamento. También toco el bongó.

—¿DESDE CUÁNDO LEE ÉPALE CCS?

—Desde la primera edición. Pero le han quitado muchas cosas. Leo desde el principio el periódico Ciudad CCS. La sección del sibarita la extraño. Me gusta mucho la sección de los boleros. El especial como tributo a Caracas estuvo bastante bueno.

—¿QUÉ TAL HA SIDO LA RECEPTIVIDAD DE CIUDAD CCS Y DE ÉPALE CCS EN SU SECTOR?

—En mi zona leen mucho Ciudad CCS. Antes lo daban en Agua Salud. Se armaban grandes colas y todos nos veíamos las caras todos los domingos. Ahora que no la están dando es difícil, así que me vengo a Plaza Bolívar a ver si tengo suerte: se hacen colas y a veces no lo dan. Yo no sabía que ahora la están dando un viernes sí y un viernes no. Mis amigos me la consiguen a veces, y me la dan.

—¿QUÉ LE DIRÍA A LA OPOSICIÓN VENEZOLANA?

No me hables de esos locos. Esos lo que quieren es apoderarse del dinero y del poder de Venezuela. A Maduro le han tirado mucho. Tiene que cuidarse más ahora.

—¿HACE TRABAJO POLÍTICO EN SU COMUNIDAD?

Yo pertenecía a mi consejo comunal, Bloque 22-23, pero caducó. Ahora debemos hacer nuevas elecciones para conformar nuestro nuevo equipo. Mi labor dentro del consejo comunal fue de infraestructura: manejo y mantenimiento de los tanques, de la luz, de los jardines. En mi bloque hemos hecho siembra de lechosa y cambures y se construyó una piscina. También tenemos una cancha de softbol que sirve para hacer planes vacacionales. Mi tarea con el consejo comunal consiste en llevar cartas a los ministerios para poder conseguir los insumos. Vivo en mi bloque desde los 6 años. Por mi casa vimos los tiroteos del 27F y del golpe de 2002. El día de El Caracazo debimos dormir en las escaleras porque nos destruyeron las paredes de la casa con las balas. Yo solía tirarles piedras a los adecos y los copeyanos. Mi hermano Julio Canelón perteneció a la resistencia armada. Estamos resteados con el proceso. En cuanto a los beneficios del Estado no tengo quejas: me llega el CLAP, todos los bonos, el de jefe de familia, el de Hogares de la Patria.

—¿CÓMO VE EL CLIMA POLÍTICO EN SU SECTOR?

Están trabajando bastante. Este fin de semana tuvimos reunión del CLAP para aumentar la logística y el transporte, para que la gente esté enterada de lo que tienen que trabajar ahora. Por los momentos todo se está trabajando bien. Allá no existen bachaqueros. Bueno, hay unos cuantos comercios que están vendiendo la comida muy cara, pero ahí existe el colectivo Alexis Vive. Ellos son los que tienen panaderías, venden sardinas y están bien organizados en beneficio de la comunidad. Respecto a la inseguridad tuvimos una reunión con el colectivo Alexis Vive, que se va a encargar de custodiar la comunidad. Estamos organizándonos todos para trabajar al respecto. Si acaso uno que otro robo se ve de vez en cuando, pero no es peligroso el sector. Por el bloque tenemos un CDI y la alcaldía está remodelando el colegio Francisco González Guinand. El agua llega dos veces a la semana desde hace nueve meses. El bloque de enfrente de mi casa está abandonado, pero nuestra comunidad logró levantar el muro de la entrada y las áreas verdes. También nos instalaron tres ascensores en 2011, pero solo funciona uno. Estamos recolectando el dinero para repararlos. Desde Agua Salud hasta el Bloque 22 hay fallas en el transporte: la gente debe subir la montaña a pie porque no hay autobuses. Los escuálidos de mi zona son molestos y peligrosos, pero no nos dejamos. En cuanto a la salud está difícil la cosa. Para la mamá de mi hijo necesitamos un aparato auditivo que cuesta una millonada. Me dijeron que en el CDI lo daban, pero no lo conseguí.

—¿QUÉ MENSAJE NOS DA AL EQUIPO DE ÉPALE CCS Y CIUDAD CCS?

Que sigan pa’lante y más nada. ¡Pa’lante es pa’lla!

ÉPALE 289

Artículos Relacionados