Portadilla monterroso

MONTERROSO ES UN FORMULADOR DE IDEAS ORGÁNICAS, COMO UN GUSANO ESCURRIÉNDOSE EN EL PAISAJE. EL SIGNIFICADO DEL RELATO DEL DINOSAURIO SE EXPANDE EN TODAS LAS DIRECCIONES TROCÁNDOLO EN EL CUENTO MÁS LARGO DEL MUNDO. HE AQUÍ UNA MUESTRA DE SU ESPUMANTE CAUDAL NARRATIVO

ILUSTRACIONES FRANKLIN ALVIÁREZ

EL DINOSAURIO

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

 

 

 

LA TORTUGA Y AQUILES

TORTUGAPor fin, según el cable, la semana pasada la Tortuga llegó a la meta.
En rueda de prensa declaró modestamente que siempre temió perder, pues su
contrincante le pisó todo el tiempo los talones.
En efecto, una diezmiltrillonésima de segundo después, como una flecha y maldiciendo a Zenón de Elea, llegó Aquiles.

 

 

 

 

 

                                                                        LA OVEJA NEGRA

OVEJA

En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra.
Fue fusilada.
Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que
quedó muy bien en el parque.
Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente
pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y
corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.

 

 

 

 

 

EL RAYO QUE CAYÓ DOS VECES EN EL MISMO SITIO

Hubo una vez un Rayo que cayó dos veces en el mismo sitio; pero encontró
que ya la primera había hecho suficiente daño, que ya no era necesario, y se
deprimió mucho.
EL RAYO

NULLA DIES SINE LINEA (*)

Envejezco mal -dijo; y se murió. MUERTO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(*) Del latín: Ningún día sin una línea.

 

 

LA HONDA DE DAVID

SOLDADOHabía una vez un niño llamado David N., cuya puntería y habilidad en el
manejo de la resortera despertaba tanta envidia y admiración en sus amigos de la
vecindad y de la escuela, que veían en él -y así lo comentaban entre ellos cuando
sus padres no podían escucharlos- un nuevo David.
Pasó el tiempo
Cansado del tedioso tiro al blanco que practicaba disparando sus guijarros
contra latas vacías o pedazos de botella, David descubrió que era mucho más
divertido ejercer contra los pájaros la habilidad con que Dios lo había dotado, de
modo que de ahí en adelante la emprendió con todos los que se ponían a su
alcance, en especial contra Pardillos, Alondras, Ruiseñores y Jilgueros, cuyos
cuerpecitos sangrantes caían suavemente sobre la hierba, con el corazón agitado
aún por el susto y la violencia de la pedrada.

David corría jubiloso hacia ellos y los enterraba cristianamente.
Cuando los padres de David se enteraron de esta costumbre de su buen hijo
se alarmaron mucho, le dijeron que qué era aquello, y afearon su conducta en
términos tan ásperos y convincentes que, con lágrimas en los ojos, él reconoció su
culpa, se arrepintió sincero y durante mucho tiempo se aplicó a disparar
exclusivamente sobre los otros niños.
Dedicado años después a la milicia, en la Segunda Guerra Mundial David fue
ascendido a general y condecorado con las cruces más altas por matar él solo a
treinta y seis hombres, y más tarde degradado y fusilado por dejar escapar con
vida una Paloma mensajera del enemigo.

 

ÉPALE 175

Artículos Relacionados