LOGO EL RUMOR DE LAS BOLAS

 

Usted amaneció hoy con ganas de citar artículos que no conoce. Se levantó, agarró la Constitución de 1961 y, dos horas después de mirar algunas páginas, se dio cuenta que esa no era. Volvió a inspirarse, abrió la de 1999, leyó el título y pensó que ya se la sabía de memoria. La cerró y empezó a hablar de ella con una familiaridad de constitucionalista avezado.

  1. ÉPALE313-MINIMANUALLa clave de todo esto es parecer convincente.
  2. Es vital que tome artículos sueltos de la Constitución y que los interprete. Nunca podrá leerse completo un mismo título ni, mucho menos, un mismo capítulo. Es como leer ‘Rayuela’.
  3. Ponga cara de jurista cuando tenga que explicar que casi todos los artículos de la Carta Magna hablan sobre la salida del Presidente.
  4. Cuando se sienta descubierto llame a desconocer la Constitución, aduciendo que eso también está contemplado en ella.
  5. Invente definiciones que no están en el texto fundamental. Le ayudo: “usurpación de la presidencia”, “encargaduría de la presidencia”, “comunidad internacional”.
  6. Cite a rabiar pocos artículos. El todo no importa.
  7. Ponga cara de Hermann Escarrá cuando hable de los artículos 233, 333 y 350. Los demás no existen.
  8. Inste a otros a leer su interpretación. Que nadie lea nada por sí mismo.
  9. Cuando se sienta acorralado diga que, como cierto concepto no está en la Carta Magna, se vio obligado a crearlo.
  10. Autoproclámese como Presidente.

ÉPALE313-IMAGINARIO ÉPALE312-TUIT ÉPALE313-PREGUNTA

ÉPALE 313

Artículos Relacionados