EL RUMOR DE LAS BOLAS

 

Ha trabajado mucho y se siente muy cansado. La verdad es que necesita vacaciones y no quiere hacer esfuerzos que impliquen gasto de calorías. Algún miembro de su familia lo convidará enérgicamente a visitar los siete templos. Usted deberá idear excusas creíbles para que no sea tachado de apóstata o de rompegrupo.

semana-santa

1. Si viven bajo el mismo techo, la situación se complica. La única solución es irse a la playa desde el Domingo de Ramos o fingir que padece alguna enfermedad penosa y larga.

2. . Eso le quitará las ganas de visitar los siete templos después.

3. Diga que debe quedarse con los niños y, si no tiene, pida unos prestados. En esas fechas, las iglesias recomiendan no llevarlos.

4. Léale completica la revista a quien lo sonsaca. Si después de eso todavía quiere ir, se dará cuenta de que la fe de su familiar o amigo es férrea. Felicítelo.

5. Si no sabe decir “No”, vaya. Cuando estén en el primer templo, finja un fuerte dolor de cabeza y regrese a su casa lo más rápido posible.

6. Proponga hacer un recorrido alternativo por las siete tascas.

7. Diga que va a comprar cigarros y no vuelva. Sirve para evadir la visita a los siete templos o para escaparse si ya no lo(la) aguanta más. Aproveche.

8. Hable de sus callos exhaustivamente, mucho antes de Semana Santa. Así la atmósfera estará creada para cuando diga:
“Ay, es que me duelen mucho los callos desde hace días”.

9. Hágase el dormido. Eso funciona en infinidad de ámbitos.

10. Busque la revista N°169, lea el Minimanual para hacerse el pendejo y póngalo en práctica.

 

IMAGINARIO

 

TUIT

PREGUNTA

 

 

 

 

 

 

ÉPALE 171

Artículos Relacionados