Minimanual para no ser un tarifado

POR NATHALI GÓMEZ@LAESPERGESIA / ILUSTRACIÓN JUSTO BLANCO

Usted tiene un problema: cobra por todas sus opiniones. Ha tratado de expresarse de manera gratuita, pero si no suena una caja registradora se frustra y cree que sus neuronas han sido puestas en marcha en vano. Es por ello, y sabiendo este problema, que lo ayudaremos a manifestarse sin esperar nada a cambio.

  1. Es vital que entienda que sólo quienes están acostumbrados a recibir beneficios por sus convicciones lo señalarán de ser tarifado. Así que huya de ellos.
  2. Hablar de lo que le gusta, sin que haya depósito en la cuenta bancaria, es hermoso.
  3. Ya que se está rehabilitando, empiece a entender que cualquier monto es muy pequeño para pagar un pensamiento.
  4. No les demuestre a los demás que no recibe cosas a cambio. Es mejor dejarlos con sus elucubraciones graciosas.
  5. Compadézcase de la pequeñez de espíritu que tiene tanto el que cobra como el que piensa que sólo cobrando puede expresar ideas.
  6. Debido a que se es un extarifado, la amargura se empezará a disipar de su corazón.
  7. Huya de quienes quieran comprar sus opiniones o sus silencios.
  8. Vea con pena a quienes callan sus más íntimos pensamientos por algún beneficio.
  9. Siéntase libre, lo es.
  10. Mire a su alrededor: hay brillo.

ÉPALE 348