Minimanual para no volverse loco con la flexibilización decembrina

Por Nathali Gómez@laespergesia / Ilustración Justo Blanco

Si cree que el coronavirus se tomó unas vacaciones por estos días, porque sabe que usted estuvo mucho tiempo encerrado y triste, lamentamos decir que está tan activo como siempre y que siempre está esperando cualquier oportunidad para atacar.

  1. Flexibilícese, pero no se parta.
  2. Sea cariñoso con las palabras y deje esa abrazadera y besadera.
  3. No caiga en las compras nerviosas, que le extinguirán la quincena en el primer puesto de empanadas que se le atraviese.
  4. Salga de su casa a ver cómo se flexibilizan los demás.
  5. Póngale tapabocas al Niño Jesús del nacimiento.
  6. Mantenga el control la mayoría del tiempo.
  7. Tómese sus traguitos postergados, pero no se ponga con la abrazadera y agarradera. Recuerde el distanciamiento social.
  8. Piense que en enero la nueva normalidad vendrá más radical.
  9. Sea feliz.
  10. Baile por mí.

EPALE393