EL RUMOR DE LAS BOLAS

La escena de este minimanual puede transcurrir en cualquier lugar: un aeropuerto, un sitio histórico, una estación de Metro, una reunión de amigos. En el diálogo, con sus variaciones, el venezolano le ruega a un extranjero que se vaya lo antes posible de su país, no sin antes hacerle una lista interminable de calamidades dignas de una telenovela de Delia Fiallo que ocurren en Venezuela.

Malinche1. Cuando alguien diga “Venezuela”, empiece inmediatamente a decir lo espantoso que es su país. Mientras más cosas feas diga, segregará más serotonina.

2. Desconfíe de sus compatriotas. Seguramente no están lo suficientemente preparados para hacer algo.

3. Si sale de viaje, tómese muchas fotos en supermercados. Nada como imaginar que si viviera allá, podría comprar todo lo que quisiera.

4. Alégrese por las crisis, total, usted vive aquí pero mentalmente se fue hace muchos años.

5. Viva con vergüenza ajena. Son los otros los que hacen que su país sea así.

6. Piense que los gringos lo salvarán. Que para eso tengan que intervenir su país es lo de menos.

7. Los extranjeros siempre tendrán más cualidades que usted. Arrastre su autoestima de venezolano por los túneles del Metro.

8. Piense que vivir en cualquier condición en otro país es mejor que su “calvario”.

9. Confíe en que nunca nada servirá.

10. No sé cómo llegó a esta línea sin haber tomado un avión y huido.

IMAGINARIO 170

TUIT Y PREGUNTA

PREGUNTA 170

ÉPALE 170

 

 

Artículos Relacionados