Minimanual para ser xenófobo y no darse cuenta

Por Nathali Gómez • @laespergesia / Ilustración Justo Blanco

Usted es el típico troglodita que cada diez minutos le dice a un extranjero que, si no le gusta, se devuelva a su país. Ha pensando que tanto énfasis lo hace quedar mal con sus amistades y ha decidido matizar un poco para confundirse con tanto xenófobo de clóset.

  1. Defenderá a los extranjeros hasta que uno de ellos haga algo que no le gusta. Ahí empezará a descalificarlos a todos.
  2. Empezará una frase diciendo: “No es que yo tenga algo en contra de los colombianos, pero…”.
  3. Le será fácil terminar un insulto diciendo: “Peruano, ecuatoriano o colombiano tenía que ser”.
  4. Sufrirá al enterarse que los venezolanos sufren de ataques homofóbicos en otros países, mientras piensa que el error es ser de otros países.
  5. No le costará mucho hacer chistes sobre las debilidades que usted considera que tienen los extranjeros.
  6. En un ataque de rabia pensará que la nacionalidad es un argumento para someter al otro.
  7. Creerá que los extranjeros solo quieren robarlo o aprovecharse de usted. Con base en eso siempre estará a la defensiva.
  8. Dirá que Venezuela siempre le abrió los brazos a todos y olvidará trozos de nuestra historia contemporánea.
  9. Pensará que le caen mejor los extranjeros adinerados, que no parecen latinoamericanos.
  10. Si va a viajar al exterior, lea este minimanual.

ÉPALE 362