MINIMANUAL

POR NATHALI GÓMEZ . @LAESPERGESIA

¿Cuál batalla está perdida siempre? La que se libra contra choferes de camioneticas, por puestos, autobuses y afines. Ni el candor ni la avidez ni la estrategia lo liberarán de ser víctima de su saña, de la que solo están exentos el colector y su círculo más cerrado. Sépalo, el conductor lo odia apenas se sube a la unidad. Nada lo evitará.

1. Lo más importante: evite los autobuses siempre que pueda.
2. No trate de negociar con los colectores: son los vasallos del amo y señor del volante y usted será vilipendiado frente a todos. Su ego será pisoteado una y mil veces.
3. No piense que el pasaje vale lo que se haya acordado. El monto cambia porque usted solo debe pagar los cuatro cauchos, el arreglo del motor, los amortiguadores, el aceite que está tan caro, un kilo de carne, un almuerzo, y así.
4. Tendrá la oportunidad de ser maltratado por más choferes para una misma ruta, porque ahora los trayectos son más cortos para cobrar más veces el pasaje.
5. Lo positivo es que su cultura musical se incrementará exponencialmente. Lo negativo es que el volumen altísimo no dejará que el chofer lo escuche cuando se desgañite pidiendo la parada y, ya lo sabe, usted tendrá la culpa por no haber gritado más fuerte.
6. Debería abstenerse de ser de la tercera edad, ser estudiante, ser niño menor de cuatro años o tener alguna discapacidad. De inmediato será considerado como “el enemigo que no paga completo”.
7. Olvide la parte de servicio público del transporte. No se haga más daño.
8. No maltrate la unidad. Lo único que puede ser maltratado es usted.
9. Aprenda a lanzarse del autobús en movimiento si pagó lo que dice la Gaceta Oficial.
10. Invente universos paralelos y agujeros negros donde meterse cuando le griten “Córrase hacia atrás que hay puesto”, y usted tenga un pie en el estribo de la puerta y la mitad del cuerpo afuera.

3

EPALE304

Artículos Relacionados