LOGO EL RUMOR DE LAS BOLAS

 

De un momento a otro, siente que su vida está empapada en un líquido viscoso que lo sume en un irrespirable sopor bucólico. Mira a los lados buscando respuestas y solo ve ventanas donde se aplastan, caprichosamente, las gotas de lluvia que le recuerdan que la tristeza tiene los zapatos mojados. Pues sí, amigo, no es un súbito ataque de cursilería: es que ha llegado la temporada de lluvias, esa que solo afecta a los espíritus delicados y sensibles como usted.

  1. ÉPALE300-MINIMANUALPara leer este minimanual es imprescindible que busque en Youtube algunas canciones de jazz para días lluviosos.
  2. Si por algún motivo llora, por favor, es imperativo que lo asocie a la lluvia.
  3. Piense en las calles mojadas por donde caminan almas sin destino (no ponga atención a las alcantarillas obstruidas, a las lagunas parduzcas o a los zapatos empapados por las aguas de una transitada avenida).
  4. Evite participar en karaokes donde se hable del tema sin la sensibilidad necesaria. No tararee “Lluvia” de Franco de Vita ni de Eddie Santiago.
  5. Bombardee las redes sociales con tazas de café o té humeantes, colchas, medias divertidas y libros.
  6. Asocie los fenómenos naturales con su estado de ánimo, por favor. No le ponga límites.
  7. Mire los cristales empañados y piense en su futuro. Eso.
  8. Piense en tantos planes arruinados (lavar, estrenar zapatos blancos, ir al abasto, hacer diligencias que impliquen transportar papeles).
  9. No piense en la gente que sufre cuando llueve porque teme que su casa se venga abajo por un deslizamiento. No es bucólico y es muy real. No escuchar “Techos de cartón”.
  10. Darse un beso bajo la lluvia, obvio.

ÉPALE300-IMAGINARIO ÉPALE300-TUIT ÉPALE300-HORRÓSCOPO

ÉPALE 300

Artículos Relacionados