“Modelo neoliberal chileno entró en crisis”

LA AFIRMACIÓN FUE MANIFESTADA POR EL SOCIÓLOGO ARGENTINO MARCO TERUGGI, QUIEN PRECISÓ QUE POR AÑOS LA ECONOMÍA CHILENA FUE CATALOGADA COMO EJEMPLO POR LA DERECHA LATINOAMERICANA Y ACOTA QUE “SIEMPRE SE LE PUSO COMO EJEMPLO DEL ÉXITO DEL NEOLIBERALISMO”. PERO EN LA ACTUALIDAD TIENE UNA CRISIS QUE HA VENIDO ACUMULÁNDOSE DURANTE LOS ÚLTIMOS AÑOS, TANTO EN LO POLÍTICO POR SER UN SISTEMA BASADO EN EL ORDEN PINOCHETISTA COMO EN LO ECONÓMICO

POR JUAN CARLOS PÉREZ DURÁN / FOTOS ENRIQUE HERNÁNDEZ Y ARCHIVO

Durante muchos años las grandes corporaciones mediáticas nos vendieron a Chile como el ejemplo a seguir por el resto de las naciones de América Latina, como el paradigma económico a copiar para acabar con los problemas y males que aquejaban a las sociedades de la Patria Grande, como el modelo productivo ideal a implementar para execrar las graves situaciones políticas y sociales que hacían mella en las democracias latinoamericanas, como la panacea que acabaría por obra y arte del mercado con la inflación, el alto costo de la vida, la pobreza y la desigualdad.

Recordamos que en aquellos años 90 del siglo pasado, en nuestros inicios periodísticos cuando los analistas económicos hacían referencia a Chile los ojos le brillaban, cual muchacho anonadado por la esbeltez y exuberancia de una linda chica, porque la nación austral se había convertido, en pocos años, en una economía próspera y pujante, gracias a la implementación de políticas neoliberales a inicio de los años 80.

Sin embargo, al parecer, no es así; es decir, “no todo lo que brilla es oro” y el tan cacareado “oasis” del presidente Sebastián Piñera no es tal. El pueblo chileno ha salido a las calles, desde el pasado 6 de octubre, a hacer una serie de reclamos que van más allá del simple incremento del pasaje en el Metro.

El sociólogo argentino Marco Teruggi nos explica que todo se debe a que el neoliberalismo en Chile fue implementado de la mano de una dictadura: “Fue el primer país donde se implementó el modelo neoliberal, fue el gran tubo de ensayo construido de la mano de un proceso dictatorial y la combinación de una reforma profunda en las estructuras económicas junto con una política de terror sobre la población”.

EN CHILE, MÁS QUE UN RECLAMO POR EL PASAJE DEL METRO, LO QUE SE JUEGA EN GENERAL SON LOS ÓRDENES Y PILARES DEL MODELO NEOLIBERAL DE LA NACIÓN AUSTRAL, IMPLEMENTADO DURANTE LA DICTADURA DE PINOCHET

Teruggi manifiesta que luego de empezar a tomar vida el neoliberalismo en el país suramericano, la dictadura de Pinochet duró unos cuantos años más y la transición hacia la democracia tuvo como base al dictador en lo político y al neoliberalismo en lo económico, por lo que Chile fue presentado como el modelo financiero más estable.

Aclara que la situación que se presenta actualmente en Chile se debe a que desde el momento fundacional del neoliberalismo chileno, hasta este año, no había presentado un punto de quiebre como pasó en Venezuela en 1989, en Argentina en el año 2000 o con lo suscitado en Bolivia con la Guerra del Agua y la Guerra del Gas.

LA GRAN DIFERENCIA ENTRE ECUADOR Y CHILE ES QUE, EN EL PRIMERO, HABÍA UNA ORGANIZACIÓN CONDUCTORA DE LAS MOVILIZACIONES; EN CHILE, ES INEXISTENTE

Por ello, acota Teruggi, siempre a Chile las derechas latinoamericanas la presentaron como modelo democrático y económico a seguir, “siempre se le puso como ejemplo del éxito del neoliberalismo, pero lo que estamos viendo hoy es la crisis, no necesariamente porque tenga una crisis económica en sus variables, sino porque es una que ha venido acumulándose en dos órdenes: en lo político, con un sistema bipartidista que reprodujo el orden dejado por Pinochet, y en los pilares económicos que conformaron las experiencias más brutales del neoliberalismo, en cuanto a la privatización de casi todas las cosas”.

El sociólogo argentino señala que en la nación austral las cosas funcionan sobre la lógica de concebir al individuo no como sujeto libre, sino que éste se encuentra en función de su trabajo, de los créditos; en función de que debe trabajar para estudiar, para tener salud, “y ese modelo entró en crisis. Entonces, lo que se juega no sólo es una medida que anunció Piñera, sino, en general, los órdenes y pilares del modelo neoliberal”.

—ENTONCES, ¿LA PROBLEMÁTICA SOCIAL Y ECONÓMICA CHILENA NO SÓLO ES EL AUMENTO DEL PASAJE EN EL METRO, SINO QUE ES EL CÚMULO DE PROBLEMAS A LO LARGO DE LOS AÑOS?

nos responde Teruggi mientras caminamos por los alrededores de la Plaza Bolívar, buscando un lugar donde podamos sostener una diálogo ameno sin el bullicio que arropa al centro de Caracas, el aumento del pasaje en el Metro, que venían dándose aumentos anteriormente, convocó una movilización, una protesta estudiantil que, hasta ahí, era muy parecida al resto de las protestas. Pero ocurrió un fenómeno que a veces ocurre, que es muy difícil de predecir, aunque una vez que ocurre es más sencillo explicarlo: alrededor de ese punto comenzaron a congregarse una serie de demandas que había en la sociedad y, junto con esto, el Gobierno tuvo la peor respuesta al sacar los militares a la calle y decretar un estado de emergencia. Por lo tanto, comenzaron a combinarse una serie de variables y, evidentemente, eso desbordó el tema del pasaje en el Metro, porque el reclamo empezó a ser mucho más grande y se sintetizó en “no son 30 centavos, son 30 años”. Diciendo con esto que no es una cuestión del pasaje, sino una cuestión de un modelo de 30 años. Entonces, de repente comenzó a conformarse una protesta de todos los sectores de la sociedad: de los barrios populares, de los gremios, de las clases medias, de los artistas, de los jóvenes, etcétera.

Los carabineros tienen la orden de defender el sistema económico. Foto Archivo

—ES DECIR, QUE EN CHILE LA PROTESTA ES GENERAL; NO ES SÓLO DE LOS MÁS POBRES, DE LOS MÁS NECESITADOS, SINO QUE TAMBIÉN HAY GENTE DE LAS CLASES MEDIAS Y ALTAS

Sí, pero con diferentes lógicas de protestas, según sea un sector de la clase media o de un barrio popular y hace un gesto con sus manos, como mostrando que tan separados están las clases más vulnerables y los sectores representados por comerciantes y profesionales. No es lo mismo, ni cómo se aplica la represión ni cuál es el nivel de organización que hay. Y este nivel de movilización puso sobre la mesa el problema central: un modelo neoliberal que fue construido sobre la base de la dictadura, ¡que nunca se había tocado!, obviamente. Y la respuesta del Gobierno, de los sectores que están al mando del aparato estatal y de la economía chilena fue responder con la mayor brutalidad de esta época.

El analista gaucho precisa que eso, en lugar de asustar a la gente y que la población regresará a sus casas, generó mayor efervescencia entre los chilenos y provocó mayor movilización de los diversos sectores de la sociedad del país que se encuentra al extremo sur del continente.

Más de un millón de personas pidió a gritos la renuncia del Presidente. Foto Archivo

—HEMOS VISTO QUE EN CHILE, AL IGUAL QUE EN ECUADOR, A PESAR QUE EL GOBIERNO DE PIÑERA DECRETÓ TOQUE DE QUEDA, LA GENTE SIGUIÓ EN LAS CALLES TOCANDO CACEROLAS, MANIFESTANDO Y VOCIFERANDO EN CONTRA DEL GOBIERNO Y EL APARATO ESTATAL

Una de las grandes diferencias entre Ecuador y Chile es que en el primero había una organización que se adjudicaba ser la conductora principal de las movilizaciones; en el caso chileno no hay ninguna organización conduciendo, es decir, el Gobierno no puede sentarse a dialogar con algún partido o algún conglomerado de partidos que pudiera decir: “Nosotros representamos a quienes están movilizados”. Por lo tanto, no hay un espacio de negociación posible, como sí lo hubo en Ecuador, por lo que se torna más complejo para el Gobierno. Primero ver hasta qué punto quiere negociar y ceder, qué está dispuesto a negociar y ceder, hasta qué punto está dispuesto a defender el orden, marcar que ese orden es inamovible y que para eso está dispuesto a matar, digamos.

Piñera no está nada cómodo. Foto Archivo

—¿Y CÓMO SE PUEDE ANALIZAR ESA SITUACIÓN CUANDO, HASTA LOS MOMENTOS, NO HA SALIDO NINGÚN PARTIDO U ORGANIZACIÓN DISPUESTA A CONDUCIR ESA MASA DE GENTE, ESA GRAN MOVILIZACIÓN POPULAR?

Bueno, sí, pero una cosa es salir y apoyar y otra cosa es conducir. La movilización desbordó a todos los partidos políticos.

La prensa omite los hechos. Foto Archivo

—¿Y QUÉ TAN PELIGROSO PUEDE SER QUE NO EXISTA ALGÚN SECTOR CAPAZ DE ASIR LA BANDERA DE LA CONDUCCIÓN DE ESTA PROTESTA, QUE LOS PARTIDOS SE HAYAN VISTO DESBORDADOS, TAL COMO TÚ DICES, POR LA MASIVA MOVILIZACIÓN DEL PUEBLO CHILENO?

Ese es el momento del estallido, generalmente los estallidos son así. En Caracas, en 1989, fue así; en 2001, en Argentina, fue así; es decir, todo aquél que diga que estaba preparándose para una situación así queda pequeño ante lo que efectivamente pasa. Pero lo que te quiero decir es que hay sectores de la izquierda, y de la centro izquierda, que respaldan la movilización pero que no pueden negociar. Todo esto significa que, en estos años recientes, no se ha logrado poner en pie un instrumento político capaz de conducir un proceso que rompa con el bipartidismo chileno, que no necesariamente un estallido político social tiene una traducción política rápida.

Teruggi puso como ejemplo las movilizaciones estudiantiles de 2011, de las cuales nació el Frente Amplio, “que fue un intento, de gran parte de la dirigencia que encabezó esa protesta, de conformar una suerte de partido electoral, de frente electoral. Entonces, ahora habrá que ver que traducción política tendrá; aquí no aparecerá una alternativa política para toda esa gente que expresa su descontento”.

Para finalizar, el rioplatense precisa:Lo cierto es que hoy, aunque el Gobierno arme una mesa de diálogo y tenga un acuerdo, eso no es suficiente para desmovilizar a la gente, porque lo que ésta pidiendo es que se quite el toque de queda, que los militares vuelvan a los cuarteles, que haya justicia y que se debata el modelo.

La diferencia entre opulencia y pobreza es palpable, pero los medios la esconden. Fotos Archivo

ÉPALE 347

 

 

Previous article

Una canción de distancia

JOIN THE DISCUSSION

thirteen + 12 =