Mónica Mancera: Mujer Tambor

Mujeres creadoras

“Soy mujer, gestora cultural, licenciada en letras, editora, amante de hacer aquello que me gusta y dentro de eso que me gusta, existen múltiples facetas que he logrado circunscribirlas a un elemento poderoso que es el tambor”

Por Ketsy Medina / Fotografías Enrique Hernández

Mujeres creadoras, mujeres empoderadas, mujeres impulsoras, mujeres fuerza, así se perfila esta sección en la que en su primera entrega presentamos tan sólo una pequeña parte de la historia de vida de Mónica Mancera, mujer Herencia, mujer tambor. Aquí su testimonio directo.

Volver al origen

Desde que me gradué de licenciada en Letras de la Universidad Central de Venezuela (UCV) necesité sentir el pulso de mi escritura, en la escuela nos conectábamos siempre a un orden académico, pero quería algo más, quería calle.

Llevaba conmigo una inquietud, una especie de necesidad de tocar el tambor, así literalmente, y todas las referencias con las que me fui topando me condujeron al maestro Manuel Moreno y su Herencia.

Mujeres que a pulso lograron su ritmo

Cuando llegué al sótano de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (Faces) de la UCV, me topé con una comunidad de hombres, dispuestos escénicamente en forma de círculo, fue impresionante verles extasiados, dándole al tambor con tanta fuerza.

Me acerqué al maestro y le dije que quería tocar tambor, advirtiéndole que nunca en mi vida le había dado tan siquiera una palmada a una percusión, él respondió que sólo con la intención bastaba, y esa respuesta me indicó que estaba en el lugar que debía de estar.

Manuel, mi maestro y actual compañero sentimental me invitó a integrarme, no sabía qué hacer, se sentía muy raro verme cargada de todo el estereotipo femenino (uñas largas, pintadas y cabello secado) en medio de un montón de hombres en camiseta, sudados y salvajes. La invitación fue a darle, y ese acto, fue para mí un acto liberador.

A través de las clases pude sentir que me conectaba con mis ancestras, con mi comunidad con mis abuelos, con mi herencia, y eso me permitió asumir un papel de empoderamiento, fui soltando el miedo, visibilizándolo, reconociéndolo y abrazándolo, entonces pasé del psicoanálisis y mis actos con el diván, al tambor que se convirtió en mi diván público.

Dime quién eres con tus manos

Esta enseñanza Dime quién eres con tus manos a través del tambor es la esencia pedagógica de la escuela Herencia, con ella me fui dando cuenta que era una persona muy rígida en cuanto a parámetros se refiere, temerosa a exponerme y eso hacía que mi escritura respondiera a patrones establecidos, le temía a la página en blanco y ese temor me llevó a convertirme en editora, más que en creadora.

Reconocer estas ataduras sin intermediación de las palabras, sino a través de los sonidos, me permitió entender que los patrones establecidos nos mantienen realizando justificaciones permanentes ancladas al pensamiento que te distancia del sentir, y allí entra otra enseñanza más: pensar te distancia de ser humano, porque te ubicas en el logos, por lo tanto en la racionalidad, por lo tanto en el deber ser, por lo tanto en la limitación; así fue que en todos los sentidos me enamoré de esta propuesta y fui encontrando mi propio pulso, mi ritmo.

La vida es ahora

Cuando estás en una cama, en terapia intensiva, entiendes que después de eso no hay más, en el plano físico sabes que tienes un límite, el límite de la vida, es en ese momento en el que te dices, si la vida ya se va a terminar, es necesario hacer algo, y es allí cuando te repites, hagas lo que hagas, tiene que gustarte, por eso decidí después de esta experiencia de cercanía a la muerte hacer las cosas que me gustan.

Mujer tambor

La escuela Herencia, que es una plataforma multiformato, abrió espacio para la participación de las mujeres desde hace tiempo, en principio fueron pocas las que se acercaron, pero desde ese momento inicial podemos decir que ya había nacido el germen Mujer Tambor.

Tocar tambor te empodera, es una experiencia que hemos vivido varias, al tocar y darte cuenta que si puedes hacerlo, te cargas de mucha energía. Como mujeres percusionistas nos hemos conseguido con algunas resistencias, sin embargo las hemos superado y ya empieza a entenderse que no buscamos desplazar a nadie, reconocemos el papel de los hombres, sus aportes, sus contribuciones, y estamos conscientes que debemos desarrollar fortalezas, nosotras queremos sumar al repique y este es un acto profundamente feminista, es revolucionar desde el tambor.

Mujer creadora

Una mujer creadora es aquella que tiene la capacidad de descubrir su potencial, el que sea (desde pintar hasta ser ingeniera), una mujer creadora es aquella que tiene la voluntad y se permite el tiempo y el espacio para escuchar su resonancia, en el que cultiva para sí misma. Yo logré hacerlo con Herencia, en eso momentos de soledad, a pesar estar tocando junto a otras mujeres, encontré un espacio íntimo en el que redescubrí que tenía y tengo la capacidad de crear, tomé el control de la palabra, por eso mi voz ya no la cedo, recupere el pulso sonoro y eso me llevó a tener una mejor relación y conexión con mi madre, con mi padre, con la comunidad.

Mujer Tambor es su ensayo en los espacios abiertos del Complejo Cultural Teresa Carreño

ÉPALE 364