ÉPALE 223 CRÍTICA Y MEDIA

 A GOLPE DE CONTROL POR CARLOS COVA@CARLOSCOBERO

No recuerdo qué científico avizoró la posibilidad de obtener arte de entre una comunidad de chimpancés a los que se apertrechara consecuentemente de materiales para dibujar. Suponía este hombre de ciencia que, por efecto de la teoría combinatoria, en algún momento, entre las infinitas tratativas del grupo de monos, una lámina en particular mostraría el aspecto de una obra maestra. Con un razonamiento similar, muchos creímos que el avance de la era digital y la materialización del ideal de “autoedición” propiciarían la aparición de innumerables genios creadores. El parnaso audiovisual tendría que expandirse a la legión de directores que, entonces, producirían sus ideas sin mayor costo y desde la comodidad de su hogar. El resultado, hasta ahora, fue bastante descorazonador.

Aunque la teoría no estaba mal encaminada, en el sentido de que las producciones caseras inundarían las plataformas de visionado global, no apostaba a que las recrecidas audiencias nacionales, tornadas universales, terminaran entrando por el mismo aro. Influenciados por las tendencias mainstream impuestas por el medio que pretendían modificar, los nuevos videastas optaron por ofrecer variaciones sobre el mismo tema. Rendidos a la ambición arquetipal por el éxito, sus propuestas han reincidido en viejas fórmulas y tópicos gastados. La aspiración mayor de estos productores de bolsillo es el récord de likes o favs con los que una indistinta masa los premia al instante.

El zarpazo del establishment se completaría mercantilizando esta capacidad para obtener el clic aprobador de las audiencias. Producir más con menos esfuerzo se convirtió en una máxima monetarista de estos pichones creativos. Poco mediaría luego para la acuñación de un nuevo histrión digital. Con el youtuber un nuevo género de espectáculo reduciría definitivamente las esperanzas de quienes confiaban, al igual que el científico aquel, en la lógica deductiva. Las nuevas tecnologías no avanzan siempre en línea recta.

ÉPALE 223

Artículos Relacionados