Música en el encierro

Lejos de cerrar puertas, la pandemia motivó a muchos músicos en todo el mundo a abrir las puertas de su creatividad para grabar piezas y ofrecer recitales por internet en todo el mundo

Por María Eugenia Acero Colomine@andesenfrugen / Fotografías Archivo

Durante los primeros meses de la pandemia del coronavirus, muchos artistas suspendieron sus conciertos y recitales para evitar mayores brotes de contaminación. Así, el encuentro con el arte y la cultura se vio privado por causas de fuerza mayor. Se perdió así una cuantiosa cantidad de dinero, y la fanaticada quedó en el aire sin saber si habían perdido su inversión, o si en un futuro podrían ver de cerca a sus artistas favoritos. Similar sucedió con el teatro y con los deportes en general.

Sin embargo, con el desarrollo de la cuarentena a nivel mundial, surgió la idea por parte de muchos músicos de regalar un poco de su creación a través de la autopista de la información. Con esta iniciativa, hemos sido capaces de disfrutar muy de cerca de la música de nuestros artistas favoritos.

Esta idea ha hecho que muchos artistas hayan tendido un puente de comunicación entre ellos y su fanaticada, y además que crearan un espacio de disfrute de la música completamente gratis. Es posible que esta nueva modalidad se convierta en una tendencia cultural con la que en un futuro no muy lejano la humanidad se acerque a la música. El peligro de generar focos peligrosos de contaminación está llevando a la música a reinventarse, y es muy posible que en los tiempos venideros empecemos a acostumbrarnos a presenciar los conciertos por Internet.

Música en webcam

Fito Páez, por ejemplo, abrió las puertas de la sala de su casa para brindar un recital en línea, mientras sus fans escribían comentarios en vivo. Igual han hecho Andrés Calamaro, Pedro Aznar, Chris Martin de Coldplay, Omara Portuondo y Chucho Valdés. Los Rolling Stones, también se dispusieron a grabar una pieza desde sus casas para el disfrute de sus fans. Metallica fue una de las primeras bandas en manifestarse, y sus conciertos se pudieron disfrutar en Youtube y Facebook todos los lunes de manera gratuita. Andrea Bocelli fue otro que entonó piezas sentidas en su hogar mientras se recuperaba del COVID-19. Es importante acotar, que el afamado tenor y su familia fueron contagiados con el temido virus. El recital One World, Together at Home reunió a decenas de músicos y artistas quienes compartieron su talento por Internet.

Los Rolling Stones tocaron desde sus casas

Otros artistas han aprovechado el tiempo de pausa para componer y lanzar nuevas canciones, como la cantante española Rosalía, quien puso en el panorama la nueva pieza “Dolerme”. El uruguayo Jorge Drexler fue uno de los primeros en suspender sus conciertos y realizarlos por Internet, además de componer “Codo con codo”, un llamado desde el arte a la protección.

Entretanto, algunos artistas le han visto el queso a la tostada del negocio, y ya están ofreciendo conciertos pagos por Internet, como la Boy Band surcoreana BTS, que ha venido dando recitales en línea gratuitos en estos meses, y el 14 de junio brindará un concierto pago. Ya las promociones del espectáculo están rodando, y el precio de las “entradas” ronda los 50 euros. A propósito del beneficio económico y el arte, muchos artistas, músicos y cultores callejeros han impulsado la modalidad de la “gorra virtual” por Instagram para poder percibir dinero de sus presentaciones virtuales. Esta herramienta también se está implementando en teatro.

En España varios cantantes y músicos unieron sus fuerzas y grabaron una pieza que se convirtió en el himno iberoamericano de la pandemia actual: “Resistiré”, una versión en español de la famosa pieza “I Will Survive”, que inmortalizara en los años 70 Gloria Gaynor. Diego Torres sacó del baúl de los recuerdos su gran éxito “Color Esperanza”, y lo grabó de nuevo junto a decenas de artistas que cantaron también desde sus casas.

Gerardo Valentín se acercó a sus fans a través de la webcam

En Venezuela, la coral Juventudes Culturales de la UCV grabó la “Missa Brevis”, de Antonio Lotti. Esta pieza fue ensamblada por separado, con cada coralista en su casa, en diversas partes del mundo, y luego unidas todas las voces junto a la dirección del maestro Luis Eduardo Galián. En Venezuela, la movida musical se ha venido manifestando a través de las redes sociales también. Por ejemplo, todos los fines de semana varios artistas nacionales se presentan en vivo a través de @barenred y @elhornocolectivo. Cultores como Gerardo Valentín, Cecilia Todd, José Alejandro Delgado y Leonel Ruiz también han abierto las puertas de sus casas para conectarse al público a través del Internet. En la movida Ska, reggae y música de raíz negra, el sello musical Dot Community Sello ha estado en proceso creativo, y ha participado en diversos festivales online. Han producido incluso videos que han participado en festivales musicales de conciencia y han establecido enlaces con México, Argentina, Colombia, Chile, Uruguay, Estados Unidos, etc. El festival Ska en Casa Fest fue uno de los eventos en los que participó este sello,  y participaron más de 20 bandas de Latinoamérica y Europa. Big Mandrake, la Banana Voladora, Los Skatalíticos y la Big Landin Orquesta, los Al Capone y los Natural Killers fueron las bandas venezolanas participantes. Viover, Mariana San Juan, las Palmeras Caníbales, Tilingo, el grupo Cimarrón y otras agrupaciones se han manifestado bajo el apoyo de este sello. Los vientos anuncian que tanto a nivel nacional como internacional seguirá  habiendo creación musical por Internet para rato.

La coral Juventudes Culturales de la UCV impactó por Internet

La creatividad humana se ha puesto una vez más de manifiesto ante la adversidad. El hecho de que la música siga sonando es una muestra de que el ingenio humano siempre sale a flote y le sale al paso a los obstáculos que se atraviesan en el camino. Es posible que estas nuevas modalidades musicales den paso a una nueva forma en que músicos y público puedan comunicarse.

ÉPALE 374

Previous article

Mujeres de la salsa