Niky García y la hora de la internacionalización teatral

Por Marlon Zambrano • @marlonzambrano / Fotografías Michael Mata

Muy pocas obras de teatro venezolanas salen de gira fuera de nuestras fronteras. Primero, por un asunto lógico relacionado con el bloqueo y las precariedades económicas del país. Segundo, porque no contamos con una estructura de programadores que difundan nuestro arte entre promotores internacionales.

Niky García, director del Festival Internacional de Teatro de Caracas, del Circo Nacional de Venezuela e integrante del Gabinete para la Nueva Espiritualidad de Caracas, hace ese trabajo. Como artista, pero fundamentalmente como organizador del festival caraqueño, se ha empeñado, desde 2017, en sembrar la semilla para que los programadores del mundo aprovechen la semana del festival y conozcan y proyecten la otra Venezuela: la verdadera.

Estos programadores son personalidades del teatro en sus respectivos países, verdaderos “influencerspalabra que disgusta a Niky que llevan el mensaje de lo que se puede apreciar aquí durante la semana del festival. Su viaje al país lo financia la Alcaldía del Municipio Libertador, en su empeño por impulsar el mundo de las tablas.

“Eso ha causado bastante receptividad, sobre todo en Suramérica, donde la gente empieza a entender que aquí hay teatro, danza, circo, festivales; que la gente va al teatro, a ensayar, vive, etcétera”, en alusión al cerco mediático que adultera gravemente la realidad el país en el exterior.

Siete agrupaciones girando

En 2017 se hicieron los primeros ensayos durante la gestión en el Ministerio de Cultura de Freddy Ñáñez, permitiendo desarrollar el Primer Mercado de las Artes Escénicas, para el que se trajeron a más de 30 programadores internacionales. Se apreció la oferta venezolana y se organizaron ruedas de negocios en el marco del festival.

La siembra continuó en 2018 y 2019, consiguiendo repetir la experiencia del mercado y alcanzar varios enlaces. La dinámica cosiste, nos explica García, en que el programador primero ve las obras de teatro, se interesa, inicia conversaciones en rondas de negocios y establece acuerdos para que estas obras salgan a circular por el mundo. Eso permite que nuestro teatro se exhiba en otros países, confronte a otros públicos y participe de otros métodos de organización.

Entre los primeros avances de esta iniciativa se alcanzaron convenios con festivales de Ecuador, Colombia, Brasil, Alemania y Argentina. Finalmente, se concretó una ruta que se llamó Circuito del Pacífico: un enlace de varios festivales hermanos y salas concertadas que permitió el viaje, en 2019, de siete agrupaciones como el Circo Nacional de Venezuela y la compañía de danza contemporánea Sieteocho a festivales de Guayaquil y Manta; Sarta de Cuentas, que estuvo en Ecuador y Medellín; Teatro Seres, que fue a Bogotá; dos grupos de danzas, Agente Libre y Um.Gramo, a Manaos, Brasil; y el Taller Experimental de Teatro (TET), que viajó a Cuenca y Guayaquil, Ecuador, de donde debió ser rescatado al quedarse varado en medios de las manifestaciones que a finales del año pasado sitiaron a ese país.

Recientemente, y como parte de las rondas de negociaciones y la preferencia de un programador teutón, el TET logró insertarse en la programación del Festival de Teatro Iberoamericano “Adelante” de Heidelberg (Alemania), con exitosas presentaciones los días 2 y 3 de febrero pasado y donde estuvo García deliberando en el marco de un foro que suscitó mucho interés sobre la realidad venezolana.

“Lo que se quiere con esta plataforma es que el teatro venezolano se confronte con otros públicos y, obviamente, potenciar una idea de país diferente del que se dice por los medios hegemónicos, toda esa matriz de que Venezuela está en caos total. Yo creo que los artistas, de una u otra manera, somos verdaderos embajadores del país, como el deporte, siempre en materia positiva”, puntualiza Niky.

¿Cómo se mueve el teatro en Caracas hoy?

Hay un cambio de generación increíble. Obviamente, todo el fenómeno de esta migración inducida también afectó al teatro, porque muchos creadores se fueron (maestros, elencos que se rompieron). Entonces, estamos en pleno proceso de cambio, pero pienso que es como una oportunidad para las nuevas generaciones y las nuevas tendencias. Es muy difícil el tema económico; imagínate cómo puede ser en términos de las cosas simbólicas y subjetivas, es decir, se puede prescindir de ellas, a diferencia del comer. Una de las cosas difíciles ahorita es producir, y la Alcaldía ha hecho un esfuerzo en generar un programa de apoyo a la creación, un aporte que se le da en metálico a los grupos durante el primer trimestre del año para reforzar sus creaciones. Hay un promedio de 40 agrupaciones que reciben el apoyo a la creación, no solamente en el teatro, sino también en la artesanía y la música.

Hasta la fecha se han desarrollado ocho festivales internacionales de Caracas consecutivos. El noveno está previsto realizarse entre el 3 y 12 de abril, incluyendo el eje comunitario, pero la programación, con sus invitados nacionales e internacionales, los reserva Niky para la jefa.

“Yo observo que, como en todo proceso de cambio generacional, hay un reacomodo y estamos como por definir hacia dónde va este proceso. Creo que estamos en un momento del cual van a surgir tendencias y un montón de cosas más. Hay un espacio vacío que se está ocupando con los jóvenes, una vanguardia de un montón de chamos queriendo hacer cosas”.

La Alcaldía busca que el teatro caraqueño confronte otros públicos

EPALE 360