ÉPALE285-MITOS

POR MARÍA EUGENIA ACERO COLOMINE •@ANDESENFRUNGEN / ILUSTRACIÓN JESSICA MENA

Cuenta la leyenda que la vida que vivimos no se queda impune para efectos del imaginario filosófico. En caso de que el tiempo no se haya encargado de darnos escarmiento a nuestros absurdos, se dice que al cruzar el umbral nos aguarda, para todos y cada uno de los que no nos hayamos comido la luz tan feo, una jornada intensiva de limpieza, a ver si algún día papá Dios nos abre las puertas del cielo.

Para los griegos, el más allá era asunto sencillo: el foso y para abajo, junto con Hades a la fiesta del magma eterno, a menos de que Zeus se conmoviera con el desempeño de algún personaje de aquellos tiempos de dioses y semidioses y lo convirtiera en constelación.

Para la doctrina católica, se nos da una última oportunidad de echarle agua y jabón astral a nuestras almas. Y tal vez algún día, cuando la rana eche pelos, nos fundiremos en la paz y seremos viento. Sin embargo, se dice que hay una alternativa amorosa para agilizar un poco los trámites burocráticos del karma, y surgió en un monte que en hebreo significa “jardín”. Fue allí que apareció ella: cargando a su bebé y con un atuendo marrón. En esta ocasión hizo acto de presencia para regalar una gota de esperanza a todos los penitentes, de trascender el sufrimiento con un escapulario como puerta de salvación.

Ascendió a Elías y a Isaías en cuerpo y alma a las nubes, luego esta misma madre le entregaría el escapulario a San Simón Stock, en Inglaterra. La virgen del Carmen se convirtió entonces en patrona de marinos, taxistas, del Ejército y de la orden de Carmelitas Descalzas. Quienes le rinden devoción en vida tienen el apoyo celestial de ir al cielo sin alcabala. También cuenta el imaginario popular que los devotos de esta madre suelen sufrir de largas y dolorosas agonías.

Ahora bien, en 2011, durante el papado de Joseph Ratzinger, quedó el purgatorio eliminado, dejando así las posibilidades de felicidad infinita a unos pocos virtuosos, y mandó a la gran mayoría a bajar  en autopista al paraíso de los Rolling Stones. ¿Adónde se irían, desde entonces, las esperanzas de los fieles tras este recorte presupuestario del Vaticano?

La fe de los feligreses es tan fuerte que, seguramente, la madrecita del Monte Carmelo sigue tendiendo un puente de luz a todos los confundidos de esta dimensión. Cada 16 de julio se celebra su día, y en Venezuela la devoción es especial en Boconó. Sea esta celebración una muestra de que el pueblo puede más con su fuerza, aunado a que puede aspirar a transmutar en fuego sus penas con el amparo de su virgencita, que cualquier disposición a dedo de ninguna autoridad terrenal.

ÉPALE 285

Artículos Relacionados