Nueva normalidad 2.0

El encierro ha obligado a la gente a establecer una nueva forma de relacionarse con el mundo. Así, casi todas las áreas productivas y del saber se han visto afectadas por la pandemia. ¿Cómo está generando la gente dividendos y contactos personales con esta nueva normalidad?

Por María Eugenia Acero Colomineandesenfrungen / Fotos Jesús Castillo

Hoy en día, todo lo que considerábamos comportamientos normales se fueron a la porra gracias a la pandemia y el instinto de supervivencia nos empujó a crear una nueva normalidad, que pareciera haber llegado para quedarse. En esta nueva etapa, la tecnología está jugando un papel esencial. Teniendo en cuenta este viraje, consultamos a varios profesionales en diferentes áreas con el fin de saber cómo están haciendo para generar ingresos. También analizamos las nuevas formas de relacionarnos a través de internet, que han surgido con la pandemia.

Pandemia con sabor

Así, conversamos con Evelyn Vásquez, politóloga de 43 años que lleva un emprendimiento desde hace seis años llamado Cazón y arte. “Mi empresa es producto de todo el ánimo y empuje de amigos y familiares, que creían en que lo que yo hacía debía ser masificado para que todos pudieran probar el sazón ríocaribero, afinado en el producto final: cazón y raya desmechadito, aliñado y empacado, listo para comer, de su empaque a la mesa. La pandemia ha sido un gran aprendizaje, tanto como persona como empresaria. El racionalizar la situación, asimilar las consecuencias de lo que ocurre, los pros y contras, definitivamente ha sido una experiencia positiva en todos los aspectos. Valoró cada día y cada momento mucho más que antes. El principal reto ha sido adecuarnos, continuar trabajando bajo circunstancias desconocidas, con nuevas normas y reglas que debemos cumplir”.

Evelyn Vásquez le puso cazón y arte a la pandemia

Aprender por internet

María Beatriz Bermúdez es traductora, intérprete y profesora de idiomas; además, es la directora de la Fundación En Idiomas, que imparte cursos de inglés, francés, italiano, portugués, mandarín y alemán a niños y adultos. “Los venezolanos somos resilientes y expertos en reinventarnos. La pandemia ha supuesto un desafío desde el punto de vista tecnológico, dadas las deficiencias del servicio de internet y electricidad en Venezuela. Sin embargo, el espíritu de superación, las ganas de aprender de nuestros estudiantes, la creatividad del equipo con el empleo de métodos asíncronos de enseñanza y la inquebrantable voluntad de querer lograr las cosas nos ha permitido, no sólo llegar a más estudiantes que se encuentran hasta en las regiones más apartadas del país, sino también nos ha hermanado digitalmente. En tiempos adversos florece la belleza del ser humano. Sin duda, la pandemia nos ha hecho más empáticos, más sensibles, más hermanos”.

«No solo llegamos a más estudiantes en todo el país, sino que también nos hemos hermanado digitalmente»

María Beatriz Bermúdez

Jorge Torrealba imparte clases de aikido por internet. “Si todo sale bien, podría terminar dando clase para practicantes en otras partes del mundo, donde llegue el internet. Para hacerlo offline, antes de la cuarentena, había que ser octavo dan (eso implica unos 40 o más años de práctica y docencia). Ahora, siendo tercer dan —en mi caso, 22 años de práctica, donde se incluyen los 15 años de docencia—, la oportunidad de tener dicha experiencia es más cercana a la realización, sin esperar tanto tiempo”.

María Beatriz Bermúdez ha tendido puentes de hermandad con los idiomas en toda Venezuela

Generar criptomonedas

Juan Martorano es abogado y, en lo que va de año, ha venido amasando un pequeño capital en bitcoins gracias a que recolecta regularmente centavitos de criptomonedas.

“Yo pertenezco a un grupo en Telegram que se llama ‘Centavitos de criptomonedas’. En ese grupo promovemos la criptoeconomía bajo la óptica del socialismo y del mundo incipiente de las criptomonedas. En Telegram existen grupos como NTC, LTCClixbox y Faucet Cripto, donde obtenemos los centavitos o satochis, latcoins y centavitos de dash. No sólo promovemos la adopción de la criptoeconomía, sino que privilegiamos las criptomonedas que son aceptadas por la PetroApp. También estoy recogiendo satochis en portales web que te dan centavitos por cumplir ciertas tareas. A veces, con eso, se puede comprar petros y hacer intercambios. Yo he hecho intercambios de petros a bolívares en la Plataforma Patria. Parte de los bonos que recibo en esta plataforma los invierto en petros, y en diez meses he hecho poco más de un petro con los centavitos que he venido generando”.

Relaciones interpersonales

Ari Vilera impulsó una campaña titulada “Rompiendo con la virtualidad (#RompiendoConLaVirtualidad), con la que empezó a convocar a sus afectos para que se reunieran un rato, respetando las normas de bioseguridad. ¿La finalidad? Ayudar a mantener una salud mental equilibrada como válvula de escape ante tanto encierro. “La idea es que la gente se anime a reunirse entre sí para superar la soledad. Tampoco es un desafío a las normas de bioseguridad. La idea es encontrarse con los panas, cuidándonos en extremo. Yo los rocío con alcohol y, luego de eso, nos abrazamos; incluso, los pongo a hacer gárgaras de agua y sal y pasamos los zapatos por alcohol o cloro. A mí de verdad me hartó eso de tomarse un café virtual. ¡No! Vamos a tomarnos un café en una plaza. Yo tengo un lema: si hubo Miss Venezuela y elecciones, ¿por qué no vamos a reunirnos un rato con nuestros amigos?”, aclara

Ari Vilera se le rebeló a la Matrix, y rompió con la virtualidad.

ÉPALE 386