ÉPALE280-MIRADAS

PAN SALUD IDEÓ UNA FÓRMULA PARA TRASCENDER EL PRAGMATISMO EMPRESARIAL: VENDER CON ALMA. HOY, CON 32 AÑOS Y FRENTE A LA DANZA ASTRAL QUE MARCA DESDE EL 16 DE MAYO UNA NUEVA ÉPOCA ZODIACAL PARA VENEZUELA, ESPERAN GRANDES FRUTOS EN SU LUCHA POR DEIFICAR ESE BOCADO QUE CITAN TODOS LOS TEXTOS SAGRADOS Y TODAS LAS GUERRAS DEL HAMBRE

POR MARLON ZAMBRANO • @MARLONZAMBRANO / FOTOGRAFÍAS JESÚS CASTILLO

José Luis Jaraba Beleño se llama el chamo que amasa. Lo que celebra Rodrigo Rodríguez Abad es que el segundo apellido de José, de origen árabe, quiere decir procedente de Belén, y Belén significa “casa del pan”.

Quién sabe si es casualidad o causalidad, pero José Luis va esparciendo en envíos atávicos las porciones necesarias para que cuaje el pan, ese alimento maravilloso que se compone
en este caso de harina, sal, agua, papelón, afrecho y algún aditamento misterioso que Abad, artífice de la fórmula, se niega a revelar.

La masa, hermosamente derivada en una pasta maleable de colores ambarinos, se deja azotar por las aspas de una máquina amasadora con más de 50 años de edad, de esas de hierro que mezclan con deleite de eremita los ingredientes y que ha sido derrotado por el antipático acero inoxidable.

No es Belén ni mucho menos un pesebre: estamos en la Calle Real de Manicomio, como quien va a La Pastora desde la avenida Sucre, pero se detiene apenas comenzando a escalar ese anfiteatro natural que amalgama las nieblas del Waraira Repano. Es Pan Salud, panificadora que nada tiene que ver con la empresa privada, aunque proviene de sus huestes, con la espada de la soberanía espiritual, el estandarte de la sabiduría y el aliento del humanismo, atravesados por Urano, novísimo regente de Tauro que, aunque parezca que no tiene nada que ver, lo envuelve todo.

El amasado dura entre 20 y 30 minutos. Si se estira la masa y se rompe, es porque aún le falta.

Wendy Saavedra se une a esa danza metafísica y posa sus manos sobre cada medio kilo cortado con olfato intuitivo. Sus manos de viuda, de mujer sostén de hogar, de dama fuerte y feliz, pese a los designios del barrio, tornan el áureo cilindro de masa en una franja curada por la alquimia de la levadura.

Cada movimiento, cada roce, cada aliento está zurcido por lo real maravilloso al juntar los elementos para darle forma a esa lava volcánica que se esparce sobre un mesón. Todo para armar, cada día, los carros de 120 panes que irán al horno y emergerán con el olor del sagrado alimento integral que, una vez cortado en lonchas cuadradas y empaquetado en envoltorios plásticos, serán distribuidos entre las grietas del hambre.

Si se estira y se rompe es porque aún no está lista

Si se estira y se rompe es porque aún no está lista

LA DANZA CÓSMICA

Abad es el director-gerente de Pan Salud, presidente de la Magna Fraternitas Universalis en Venezuela y un experto de los fenómenos cosmobiológicos. Desde hace 32 años esta pequeña empresa, de no más de diez empleados, fabrica pan como brazo de apoyo financiero de la organización que creó el maestro Serge Raynaud de la Ferrière y continuó su exégeta, discípulo directo y traductor-prologuista de su obra David Juan Ferriz Olivares. En Venezuela tienen dos casas de la cultura y regentan, además, el Instituto de Capacitación Nutricional Vegetariana y Naturista Naturlandia de Caracas, con sede en Los Dos Caminos. En el resto del mundo están distribuidos por 19 países.

Su misión no es sencillamente hacer pan sino alimentar cuerpo y alma. “Queremos que la gente se dé cuenta de que una empresa privada puede ayudar a la sociedad”. Más ahora, asegura Abad, cuando las fuerzas cósmicas orientadas desde el 16 de mayo por el planeta Urano, en el signo Tauro, inclinaron la balanza de la economía hacia los asuntos que favorecen el altruismo, la solidaridad, el desprendimiento.

Despojado del rol de gerente y asumido como una especie de gurú, Abad proyecta augurios esperanzadores para el país: “El paso del regente por las diferentes constelaciones es el que va desentramando los puntos centrales, y desde que Urano entró en Tauro vamos a ver un mayor desarrollo de todos esos altos valores en la actividad comercial, con énfasis en las nuevas visiones que entrañen un mayor desprendimiento y una preocupación especial en la humanidad; que un negocio no sea solamente para aprovecharse de los recursos y de la mano de obra sino para contribuir con la sociedad”.

El prodigio del pan también depende de esas manos

El prodigio del pan también depende de esas manos

¿GERENCIAR CON ALMA?

Mientras, el pan crece como por arte de magia. Cuando nació, de la mano de María Teresa Cárdenas e instruida por el doctor David Ferriz, se desinflaba como un globo desahuciado porque horneaban en una gratinadora de pizza que había que abrir a cada rato para ver cómo iba el pan, eso lo pasmaba. Vendían libros para levantar la empresa. Lo conocían como el “pan chiripa” cuando, a duras penas, se abría paso en el competido terreno del pan, un sustituto de la arepa que, poco a poco, fue tomando protagonismo en la mesa venezolana.

Tres décadas después, el pan se hincha como un pulmón artificial alimentado por fuerzas telúricas. Oscar Michelena, Omar Uzcátegui y Jazmín Saavedra contribuyen con el procesamiento artesanal en las impolutas instalaciones, que dan la sensación de higiene perfecta. Markos Vega y Guillermo León lo hacen desde la administración.

SUS CLIENTES HABITUALES FUERON SUPERMERCADOS Y TIENDAS DE FARMACIAS DE TODO EL PAÍS. CON LA CRISIS DE LA HARINA SE HAN IDO REDUCIENDO A CARACAS, DONDE AHORA SE DISTRIBUYEN ENTRE PEQUEÑOS ESTABLECIMIENTOS

Están intentando posicionarse con más fuerza en el mercado interno y hacen amagos de internacionalización. Para ello pretenden acceder a líneas crediticias oficiales, las que siempre se han hecho esquivas. Pero insisten con la idea de que ahora las condiciones astrales contribuyan a que las fuerzas del pragmatismo empresarial y el humanismo filosófico se den la mano y hagan una simbiosis. “Necesariamente tienen que confluir para poder construir un mundo diferente”.

600 panes al día produce la panificadora desde la Calle Real de Manicomio

600 panes al día produce la panificadora

Sus clientes habituales fueron supermercados y tiendas de farmacias de todo el país. Con la crisis de la harina se han ido reduciendo a Caracas, donde ahora se distribuyen entre pequeños establecimientos, aunque la capacidad instalada les permite procesar 500 sacos de harina al mes, algo así como 1.440 panes al día. Hoy están generando apenas 600, muchos de los cuales tienen una salida social, con distribución concertada con el consejo comunal Un Paso al Triunfo de Agua Salud.

Ello no impide tener como plan sacar al público seis nuevos tipos de panes, que están a la espera por falta de maquinaria y amplitud de la capacidad instalada. Como una cosa no niega la otra, el momento histórico que vive el país está orientado por la verdad, la tolerancia y la paz como principios básicos de la Era de Acuario (Era del Saber), que se extenderá por 2.400 años y que tiene en Venezuela un posicionamiento fundamental, contribuyendo a nuestro protagonismo en el concierto de las naciones.

“¿Cuál es el país que está a la cabeza del continente?… Venezuela”, se pregunta y responde Abad, para agregar que el 16 de mayo pasado apenas acabamos de salir de siete años de regencia de Urano sobre Aries, signo guerrero de resistencia a los nuevos paradigmas. “Durante esos años los conceptos de solidaridad, cooperación, altruismo, estuvieron bajo fuego. Recuerda que Aries está regido por Marte, que es el planeta de la lucha y la confrontación. Habiendo cruzado ya esa prueba, todo lo que se sostuvo adquirirá mayor consistencia”.

Tentado por la oportunidad de hurgar la asertividad de sus mancias, preguntamos:

¿Y saldremos de la crisis?

Sí. Yo pienso que los puntos extremos, por la acción de Urano, que es el planeta de la síntesis, van a empezar a ceder, por lo menos en el campo de la economía, que para la mayoría de la gente es lo más importante hoy en día. Van a comenzar a darse cuenta de que no pueden esperar un progreso abordando de manera sesgada los conceptos. Necesariamente debe comenzar a haber cooperación, que es una palabra clave en todo esto.

ÉPALE 280

Artículos Relacionados