ÉPALE251-PEDRO CAMEJO

LA URBANIZACIÓN UBICADA EN LAS FALDAS DEL ÁVILA CUMPLIÓ 65 AÑOS DE FUNDADA, AUNQUE SUS TERRENOS TIENEN 200 DE HISTORIA

POR GERARDO BLANCO • @GERARDOBLANCO65 / FOTOGRAFÍAS ENRIQUE HERNÁNDEZ

Solo una radio comunitaria recuerda en las altas colinas de Sarría la memoria del legendario teniente de caballería del Batallón Bravos de Apure. Ningún busto de bronce, ninguna placa, ni siquiera un letrero ilustra que los 22 edificios, que desde 1952 coronan las antiguas posesiones del general federalista Julio Felipe Sarría, llevan el nombre de uno de los lanceros más valientes, temibles y a la vez humanista de la guerra de Independencia: Pedro Camejo, el Negro Primero del insumiso Ejército llanero comandado por el “El León de Payara”, José Antonio Páez.

Al norte de la ciudad, en las faldas de El Ávila, en esa frontera de asfalto trazada por la avenida Boyacá, que separó la elitesca San Bernardino de las edificaciones populares construidas en la década de los 50 por el gobierno del general Marcos Pérez Jiménez, se ubica la urbanización epónima del héroe negro de Carabobo. Integrado por 22 bloques de cuatro plantas, divididos por escaleras de ocho apartamentos cada una para un total de 704 viviendas, en las que habita una población estimada de 3.500 personas, el conjunto residencial es una de los diseños arquitectónicos menos promocionados de Carlos Raúl Villanueva y sus discípulos.

El afán urbanizador de Pérez Jiménez, decidido a sustituir las viviendas precarias por edificaciones multifamiliares que tuvieran servicios básicos de agua potable, electricidad, vías de acceso y transporte público, dio origen a diversas experiencias arquitectónicas en Caracas. Una de ellas fue Pedro Camejo.

ÉPALE251-PEDRO CAMEJO 1

DOS SIGLOS DE HISTORIA

Los terrenos donde se levanta esta comunidad tienen dos siglos de historia. Su origen se remonta a 1792, tal como señala el urbanista Rafael Valery en el libro La Nomenclatura Caraqueña. Esas colinas formaban parte de la Casa Real del Amparo, “un recinto vastísimo que llenaba sus construcciones en una meseta aislada y se prolongaba hasta el pie de la cadena de El Ávila”. Allí se reunía lo más selecto de los gobernantes y personalidades de la ciudad para organizar sus celebraciones y fiestas, hasta que el terremoto de 1812 dejó la mansión en ruinas, como a toda la ciudad.

ÉPALE251-PEDRO CAMEJO 2En las cercanías de Pedro Camejo, en los terrenos que hoy ocupan la gasolinera, la radio comunitaria Negro Primero y el callejón Lourdes, se construyó en 1881 el primer hipódromo de Caracas, gracias al respaldo económico del acaudalado banquero y tres veces ministro de Hacienda Manuel Antonio Matos, famoso por encabezar la llamada Revolución Libertadora que en alianza con empresas transnacionales fracasó en su intento de derrocar al gobierno de Cipriano Castro entre 1901 y 1903. El general Sarría cedió parte de sus terrenos para la construcción del Hipódromo del Distrito. En honor a este ilustre militar de la Federación se bautizó la calle real y la comunidad que nace donde hoy se yergue derruida la torre Confinanzas, y se extiende hasta los bloques de Pedro Camejo.

URBANIZACIÓN MODELO

Cuando el desaparecido Banco Obrero inició el programa de adquisición de tierras para el diseño de nuevas urbanizaciones en las lomas de Sarría, estas se habían convertido en un sembradío de matas de mangos, donde los habitantes de los viejos caserones iban de paseo a disfrutar del frescor y la sombra cordial de los árboles, mientras los carricitos se divertían tumbando frutas para las sabrosas jaleas de las abuelas.

La idea de edificar allí la urbanización Pedro Camejo surgió del Taller de Arquitectura del Banco Obrero (TABO), organizado por el arquitecto Carlos Celis Cepero con la asesoría del ilustre creador de grandes obras de la modernidad caraqueña, Carlos Raúl Villanueva.

Su originalidad arquitectónica radica en ser la primera urbanización de viviendas pareadas de Caracas, cuyos edificios se interconectaban a través de amplias veredas con el propósito de mantener la socialización, la convivencia y la solidaridad típica de los barrios. También fue la primera urbanización que sirvió de modelo para la integración de la arquitectura y las artes, pues los apartamentos no solo se entregaron con mobiliario, sino que incluían obras de los artistas plásticos Mateo Manaure y Carlos González Bogen. Ese matrimonio entre la arquitectura y el arte luego será plasmado en todo su esplendor por Villanueva en la Universidad Central de Venezuela. El propio Pérez Jiménez inauguró la urbanización con un discurso patriótico sobre la gesta heroica de Pedro Camejo y su lanza victoriosa en batallas memorables como La Toma de las Flecheras y Las Queseras del Medio, en una ceremonia que culminó en baile y parrillada para los propietarios.

Después de 65 años de fundada, Pedro Camejo ha sufrido notables cambios. La fluidez de sus caminerías, que conectaban a las 16 veredas, fue interrumpida por muros y rejas que aislaron los bloques y a sus habitantes. Los parques infantiles que se ubicaban en la entrada de algunos edificios fueron sustituidos por jardines o terrazas de cemento, donde los dueños de los apartamentos de planta baja aposentan sus mascotas y organizan parrandas a todo volumen. Bajo el gobierno bolivariano se acometió la mayor obra de remodelación que incluyó asfaltado de los techos, friso y colocación de baldosas en las paredes externas y balcones que embellecieron los bloques y dispararon el precio de las viviendas. Los apartamentos, vendidos por el Banco Obrero en 20.000 bolívares con un crédito a 20 años, hoy se cotizan en 100 millones.

VECINOS FAMOSOS

Entre los recuerdos que atesoran los pedrocamejeños pervive la imagen de los vecinos más famosos en la historia de la urbanización: los hermanos Marlene, Brenda, Kenny y Gary O’Brien, quienes vivieron en el bloque 7 de la segunda vereda. Integrantes del grupo musical Las Cuatro Monedas, que hizo furor en el país en la década de los 70 con sus pegajosas canciones a ritmo de reggae y sky, los émulos criollos de Los Jackson Five disfrutaron sus años de éxito en el modesto apartamento antes de partir en 1981 hacia Estados Unidos, donde en lugar de un contrato jugoso con la disquera Motown firmaron la disolución del grupo.

Hoy Pedro Camejo lucha por recuperar sus espacios deportivos, como la cancha de baloncesto en la que otro famoso vecino, el entrenador Francisco “Paco” Diez, enseñaba los secretos del juego y hasta organizó inolvidables caimaneras entre los equipos de la urbanización para enfrentar a los quintetos estelares de Guaiqueríes de Margarita y Ahorristas del Caracas.

También esperan que un 24 de junio se recuerde la heroicidad de Pedro Camejo en la batalla de Carabobo con murales en la fachada de los edificios que plasmen la imagen del negro más aguerrido y valiente de la Independencia.

ÉPALE251-PEDRO CAMEJO 3

ÉPALE 251

Artículos Relacionados