POR HUMBERTO MÁRQUEZ / ILUSTRACIÓN JESSICA MENA

ÉPALE275-BOLEROSPensamiento / dile a Fragancia que yo la quiero, / que no la puedo olvidar, / que ella vive en mi alma. / Anda y dile así: / dile que pienso en ella / aunque no piense en mí. / Anda, pensamiento mío, / dile que yo la venero, / dile que por ella muero. / Anda y dile así: / dile que pienso en
ella / aunque no piense en mí
. Ayayayay.

“Pensamiento” es un bolero de Ángel Rafael Gómez Mayea, mejor conocido como Teofilito, natural de Sancti Spíritus. “Un bolero que identifica a la villa espirituana”, así me lo hizo saber mi amiga Emilia Morales, cuando en 2014 nos reencontramos en una conferencia del poeta Darío Jaramillo en la Uneac de La Habana. Esa tarde lo cantó y más tarde la entrevisté en el Hotel Nacional. Allí me contó que las crónicas reseñaban que “el 19 de junio de 1915 el rico hacendado espirituano Juan Ordaz convocó a sus amigos a celebrar el onomástico de su hija Rosa María, que aquel feliz día cumplía 16 hermosas primaveras (…) Acudieron a la hacienda del señor Ordaz amigos y vecinos y, entre estos, jóvenes pretendientes de la linda y acaudalada muchachita. Entre estos se encontraba Rafael Gómez Mayea, apodado Teofilito porque su padre así se llamaba. En medio del jolgorio los jóvenes propusieron llevar a cabo un juego donde las muchachas tomaban nombres de flores. El premio al joven que la identificara consistía en bailar un danzón con ella. Todos acogieron con simpatía aquella inocentada, propia para la época tan romántica que se vivía. Rosa María adoptó el pseudónimo de Fragancia y una amiga de Teofilito el de Pensamiento. Comenzó el juego, y en vista de que ninguno acertaba con adivinar el nombre de la flor que había adoptado la homenajeada, esta se decidió a insinuarle a Teofilito su pseudónimo; pero no se sabe por qué el joven trovador, que ya gozaba de fama por sus bellas interpretaciones, se hizo el desentendido. Entonces la atrevida joven se acercó a él, y ofreciéndole un ramo de flores, le dijo: ‘¿Por qué usted no piensa en mí?’. Al poco rato Teofilito decidió contestar aquella pregunta por medio de su amiga, llamada Pensamiento, y cantó: Pensamiento dile a Fragancia que yo la quiero…. ¡Allá rodó!

Artículos Relacionados