Pentagrama con líneas curvas de mujer

Swing Latino

Cantantes, percusionistas, compositoras, trompetistas. Sólo la mujer es transmisora de una energía ancestral que se transforma en acordes, ritmo y sonido

Por Natchaieving Méndez  ⁄  Fotografías Archivo

¿Qué siente una mujer? La eterna pregunta con múltiples respuestas, cuya búsqueda hace que hasta el más erudito peregrine en un laberinto de opciones. “La mujer es indescifrable”, se escucha a decir a diario; incluso canciones dan cuenta de esta complejidad, como aquella que relata la historia de un tal Goyito Sabater, quien se la dio de poeta y lo mandaron a psiquiatría.

En este mes dedicado a la mujer mucho se dirá del sentimiento y aporte desde la femineidad. Mas si hay una expresión que retrata y expresa esta esencia es la música, no solamente desde la voz de las compositoras, sino desde la dulzura, energía, sutileza, resolución, aplomo y sensualidad que sólo las hijas de Eva podemos transmitir a través del canto o la ejecución de cualquier instrumento musical.

Una referencia indiscutible de la salsa: Graciela Pérez

Es la mujer musa de temas que se han popularizado en la música afrocaribeña y que han sido la banda sonora de muchas historias con triste o feliz final. Desde el bolero, el son, la guaracha hasta el merengue y la salsa, las cualidades de las damas han sido la inspiración para que infinitos compositores, en su mayoría hombres, hayan creado grandes piezas para el recuerdo como “Yo quisiera” (Alberto Amadeo “Titi” Rivera), Longina (Manuel Corona), Mujer Divina (Joe Cuba), Amor de mis amores (Agustín Lara) y una larga lista que se pierde de vista.

Sin embargo, qué mejor que sentir, a través de los sonidos, la profundidad de las emociones de una mujer cuando emana de la propia fuente femenina. Es por eso que no es igual escuchar la obra maestra de Orlando de la Rosa, “Vieja Luna”, interpretada magistralmente por Roberto Ledesma, Hugo Romani, Tito Rodríguez, entre otros caballeros de la canción, que oírla en la inconfundible voz de Celia Cruz.

Al respecto, el músico e investigador Nico Monterola resalta que si alguna mujer es una referencia importante en la salsa es Graciela Pérez, una de las fundadoras de la agrupación femenina cubana Anacaona. También mencionó a Celeste Mendoza, quien desde la percepción del especialista es “una de las mejores cantadoras y bailadoras de guaguancó”.

La lista de nombres de mujeres vinculados con la música afrocaribeña es larga. No obstante, Monterola destaca, con especial cuidado, el aporte de las señoras de la música en diferentes épocas, incluso la actual. Algunas de las que llegan a su memoria son: Omara Portuondo, Yoli Raimond “La Lupe” (la primera en cantar bugalú), Linda Leida, Miky Vimary, Mirtha Silva, Yolanda Rivera (percusionista), Sonia López, Graciela Grillo, Arabella, Maite Hontelé y muchas otras.

En Venezuela, por supuesto, no se puede dejar de mencionar a la dama de la guaracha y el son: Canelita Medina, quien para su época rompió la supremacía masculina en los escenarios de estos géneros. Más actual, y vinculado a la salsa, una de las referencias en el país es, sin lugar a dudas, Mariana Guevara “La Sonera”, quien ya desde el colegio de monjas donde estudiaba de niña demostró que a esta mulata lo que le sobra es explosión femenina en su voz y un sabor criollo difícil de conseguir en otras latitudes.

Trina Medina, Arabella, Diana, Eukaris, Marianella, Aquamarina, Letty Sandoval, Veruska Verdú, María L. Guerra (percusionista) y muchas otras nacidas en estas tierras han dejado claro, en el ámbito musical, que la mujer venezolana va más allá de la belleza física en la que se le ha querido encasillar. Con su talento es portadora de un sentimiento, una energía y una sabiduría ancestrales que mueven al mundo desde su vientre y se extrapolan por sus poros. Las venezolanas somos sabor, ritmo y expresión que dejan una estela difícil de olvidar… Más na. ¡Saravá!

ÉPALE 363