Screenshot_12

A GOLPE DE CONTROL POR CARLOS COVA/@CARLOSCOBERO

Impuestas ya como subgénero, las miniseries infantiles tienden a generar polémica allá donde se emitan. Hablamos de un concepto que supone una rica veta televisiva, al inscribir la empatía natural del mundo infantil en el envoltorio del género folletinesco. Esto último, sin duda, es lo que activa el celo de los críticos. Por más que los productores se abstengan de mencionarlo, se trata de telenovelas donde la inmanente historia de amor se produce entre menores de edad. Vaya una cosa incómoda. Y aunque usted, padre o madre responsable, conceda a sus hijos la capacidad de vivenciar la experiencia amorosa, el asunto presenta siempre otras aristas.

Rehaciendo la fórmula de Violetta, fenómeno televisivo de Disney Channel, Soy Luna recrea la historia de una adolescente con inquietudes artísticas. La personalidad encantadora de la protagonista constituye el primer rasgo típicamente ficcional de la trama. Modelada a imagen y semejanza de las princesas de la factoría Disney, Luna Valente avanza en línea recta hacia su propia realización. La oposición consabida está ejercida por una pichona de villana, Amber Smith, quien a su vez reproduce las vilezas de su madre, lo que al final, probablemente, servirá para excusarla. Nada para activar las alarmas por ahora.

Llama la atención en esta producción, sin embargo, su dominio del tiempo diegético (el tiempo “real” de los protagonistas). En las series convencionales los personajes alternan en una atmósfera disforme, que se dilata o abrevia según su estado de ánimo. En Soy Luna las tramas avanzan solapándose al compás del cronómetro. Todo un trabajo de filigrana.

Volviendo a las preocupaciones materno-paternas, es necesario insistir en que el valor cultural o intelectual de una obra no reside solo en su propuesta, sino en su confrontación con quien la consume. Siéntese con su retoño a mirar y a conversar sobre la serie. Sin esperar por usted, en el colegio de su hijo ya lo están haciendo, y no precisamente los maestros.

ÉPALE 187

Artículos Relacionados