POESÍA O NADA

POR INDIRA CARPIO@_INDIRACARPIO

Lydda, “Venus de Willendorf de la sierra coriana” la dibujó Ildefonso Finol. Cósimo Mandrillo definió su poesía como de protesta, “pero una protesta llevada al límite de su madurez estética”.

Y supo poner acentos donde la tibieza los quitaba: “si la unidad es un sofisma / si el partido deviene tertulia de burócratas y afines / si hasta aquí me trajo el río / entonces tendré que contradecir al río…”.

Lydda Franco Farías disparaba una bala por la revolución y otra contra cualquier macho que le pusiera delantal: “ten en cuenta muchacho de las cavernas / que he ido ganando el derecho a perder de igual a igual el paraíso”.

mientras dormía me crecieron alas
al principio ni yo misma lo creí
hice cálculos sobre las ventajas y
[desventajas
de este suceso inesperado
decidí ensayar un vuelo corto
tropecé contra los vidrios de las
[ventanas
no me di por vencida
llegué a libélula
fui uno que otro pájaro
ave de rapiña
mi ambición no tuvo fronteras
fui escalando
jerarquías hasta agotarlas todas
ahora soy un ángel
y me aburro.
~
No nací para ocupar un espacio y nada
[más.
Ignoro cuál será mi participación.
Me tocó ser mujer y no me quejo,
me tocó caer en la humedad del tiempo,
en la inhóspita sequedad de los caminos
pero aquí me quedo
entre escombros y desperdicios.
Destruyan mi epidermis resentida,
despedacen mis sueños, mi alegría,
aniquílenme
porque un día aparecí sobre la tierra
y tuve voz y grité

No pudieron
moldearme a su antojo,
ni darle la forma requerida a mis palabras,
ni templar los metales de mi risa con sus
[martillazos de odio,
ni siquiera lograron meterme de cabeza
en un canon infesto
~
me encontrarán tendida a ras de luna
o flotando lluvia abajo
en la resaca del último cigarro
en el silencio que vibra emparamado
desde donde pronuncio mi postrer
[discurso (…)
ya voy tierra
ya voy cenizas
ya voy olvido
una vida se aplaza y se desplaza
mínima sustancia
cerrazón.
~
quedé para ser la última invitada
estoy alegre de las botellas sordas
puedes beberme soy todos los licores
no distingo
y si respondo es
para ligar placeres inimaginables contra el
[tiempo
a una temperatura en que tampoco sabes
lo que hace.

ÉPALE 342

Next article

POESÍA O NADA